CarsMagazine

Se prorrogó el ESP obligatorio para Mini Trucks

Lo decidió el Gobierno tras un pedido de algunas empresas que no llegaban a cumplir con los plazos estipulados. Se podrán vender sin ESP todo el 2022.

Los vehículos de la Categoría N1, conocidos popularmente como Mini Trucks, podrán continuar siendo patentados durante este año en la Argentina sin control de estabilidad (ESP) de serie, a contramano de lo que ocurre con los vehículos de pasajeros y comerciales livianos (ver aquí). Lo permitió el Gobierno de la Nación tras un pedido de los vendedores.

La decisión fue comunicada a través del Boletín Oficial. Allí, la Agencia Nacional de Seguridad Vial y la Secretaría de Industria publicaron la Resolución Conjunta 1/2022. En ella se exceptúa a los Mini Trucks de la obligatoriedad de contar con el ESP para su comercialización.

La prórroga de la obligatoriedad es hasta el 31 de diciembre de 2022. Sin embargo, en ningún momento del documento se indica que desde el 1º de enero de 2023 será obligatorio, por lo que deja abierta la chance de una nueva postergación.

Ocurrió que las empresas Ralitor, Corven Motors y Minarelli se juntaron con la Cámara de Importadores y Distribuidores de Automotores (CIDOA) y le pidieron a las autoridades nacionales un plazo extra para adaptarse a la normativa que ya está vigente para los autos.

Los vendedores argumentaron su pedido en la imposibilidad de cumplimiento del plazo establecido en la normativa, basado en que sus proveedores no han logrado desarrollar aún el dispositivo de seguridad en cuestión para estos vehículos utilitarios, además de que tampoco hay empresas nacionales capaces de proveer el dispositivo a corto plazo.

A su vez, dichas compañías plantearon que, de no otorgarse la prórroga de la entrada en vigencia del cumplimiento del requisito, se originaría un desabastecimiento del mercado ya que no existen vehículos sustitutos con las características mencionadas, lo que consecuentemente implicaría un gran perjuicio a los usuarios y sus fuentes de trabajo.

En este contexto, la Dirección de Política Automotriz entendió que la situación descripta ameritaba otorgar la excepción al cumplimiento del ESP de serie para los Mini Truck con estructura chasis-cabina, con un motor igual o inferior a 1.5 litros de cilindrada y de hasta 120 CV, y capaces de alcanzar una velocidad máxima de 120 km/h.

Si bien no está escrito en la Resolución, pudo haber sido clave en la decisión del Gobierno el hecho de que algunos de estos modelos sean de producción nacional, como el Shineray T30 que produce Ralitor y el Z-Truck que fabrican Corven y Minarelli. De no haberse postergado el ESP, estos modelos debían retirarse del mercado.

Compartir:
Newsletter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *