CarsMagazine

Renault Kwid: primeras impresiones al volante

Previo a su lanzamiento, lo probamos en Mar del Plata. Nos gustó la agilidad urbana y el “aire SUV”. Posición de manejo y habitabilidad trasera, puntos críticos.

contacto-renault-kwid-1El Kwid ya está en preventa en Argentina, con precios entre $223.800 y $249.200.

new-martinPor Martín Egozcue (desde Mar del Plata)
martin.egozcue@carsmagazine.com.ar

El Renault Kwid, el nuevo modelo económico de la marca francesa, rival del Fiat Mobi y Volkswagen up!, acaba de lanzarse en fase de preventa en Argentina (ver aquí). Días antes del anuncio, CarsMagazine.com.ar realizó un contacto con el citycar del rombo en Mar del Plata, por invitación de Renault Argentina, cuya publicación estaba embargada hasta esta fecha. A continuación, las primeras impresiones al volante del Kwid, un modelo que llega para ocupar el lugar del discontinuado Clio Mío y que en consecuencia, debería convertirse en el producto más vendido de Renault en el mercado local.

Durante algunas horas, CarsMagazine.com.ar probó el Kwid en “La Feliz” con la idea de comenzar a conocer un vehículo que llega importado desde Brasil, y que iniciará su comercialización oficial en Argentina a fines de noviembre. El contacto se realizó sobre la versión Iconic, posicionada al tope de la oferta, cuyo precio en la fase de preventa es de $249.200 (la versión base, llamada Life, se posiciona en $223.800). En toda la gama, el Kwid propone motorización naftera de 3 cilindros y 1.0 litros, 66 caballos a 5.500 rpm y 92 Nm a 4.250 rpm, con block de aluminio y transmisión por cadena (lo que reduce el costo de mantenimiento). Se trata del primer motor de la familia SCe (por “Smart Control Efficiency”) que Renault comercializa en Argentina. La transmisión es manual de cinco marchas, de nueva generación, denominada SG1.

Uno de los primeros aspectos que nos agradó del Kwid es su agilidad urbana. Si bien los 66 CV podrían parecer escasos, el secreto está en el bajo peso. Según Renault, el Kwid pesa sólo 780 kg (versión Life). Esto genera una relación peso-potencia de apenas 11,8 kg por CV, superior a las de Mobi (12,6 kg/CV) y up! con motor aspirado (12,3 kg/CV). Por haberse tratado de un contacto breve, no llegamos a medir prestaciones, pero sí confirmamos que el Kwid se mueve con mucha soltura en el tránsito, incluso con cuatro pasajeros a bordo y el aire acondicionado encendido, tal como lo probamos la mayor parte del recorrido.

Tampoco hubo tiempo de efectuar mediciones a fondo de consumo. Desde Renault hablan de un consumo urbano de 6,9 litros cada 100 kilómetros. Las cifras preliminares que registramos en Mar del Plata, en uso puramente citadino, rondaron los 7,5 litros cada 100 km. Pero habrá que esperar una prueba más a fondo, que CarsMagazine.com.ar realizará en breve, para certificar y ampliar dichas cifras, no sólo de consumos sino también con prestaciones.

Con dirección eléctrica de serie (el up! también la ofrece aunque no en toda la gama, mientras que en el Mobi es hidráulica), el Kwid es muy fácil de manejar, con un radio de giro bien reducido (Renault asegura que es el menor de la categoría). Además, propone un despeje elevado de 18 centímetros y amplios ángulos de ataque (24°) y salida (40°), que le confieren un plus a la hora de transitar por calles en mal estado o sortear lomos o cuentas. “De los autos citadinos, el Kwid es el más SUV de todos”, afirman desde Renault Argentina, basándose justamente en los aspectos mencionados sobre despeje y ángulos.

En seguridad, el Kwid propone, como diferencial sobre up! y Mobi, airbags laterales, totalizando cuatro bolsas de aire (junto a las obligatorias frontales). Además, Renault destaca que el Kwid de origen brasileño recibió 140 kg de refuerzos en la estructura de la carrocería para mejorar la resistencia del vehículo ante impactos (por ejemplo, con barras de protección en las cuatro puertas y ejes de alta resistencia alrededor del habitáculo). Esto se decidió a raíz de los pobres resultados (cero estrellas) que recibió el Kwid en la India en pruebas de crash test. “Además, sólo hay un 20 por ciento de piezas comunes entre el Kwid de origen brasileño y el que se produce en la India”, explicó la marca del rombo, si bien ambas versiones comparten la misma plataforma denominada CMF-A, de la alianza Renault-Nissan (donde la letra final, como aquí la “A”, indica el segmento al que pertenece el vehículo).

A nivel tecnología, el Kwid se luce con el sistema multimedia Media NAV, con pantalla táctil de 7 pulgadas, navegador integrado y hasta cámara de retroceso, este último ítem exclusivo de la versión tope de gama Iconic. Ninguno de sus rivales directos de segmento ofrece cámara de reversa o una pantalla multimedia de estas características.

Del otro lado de la balanza, uno de los puntos mejorables que identificamos en este contacto inicial son las vibraciones que transmite el motor tricilíndrico, que se aprecian en el volante en primera instancia, pero también en el resto de la estructura del vehículo (al levantar el capot con el motor encendido, se aprecia cómo vibra el motor; y desde atrás, se observa cómo se mueve el caño de escape). Las vibraciones son notorias y si la memoria no nos falla, mayores que aquellas que nos transmitió el up! (ver prueba aquí), también de motor de tres cilindros.

Otro aspecto que no nos convenció del Kwid fue el tacto del pedal de freno, de recorrido un poco largo. No es tan crítico como en algunos autos chinos que hoy se comercializan en Argentina (con al menos 2 cm de recorrido “muerto” en el pedal), pero sí algo más extenso de lo convencional. Esto no significa que el citycar del rombo frene mal (en el inminente test drive a fondo, mediremos las distancias), aunque sí que la primera impresión de contacto con el pedal genera una sensación algo “esponjosa”.

La posición de conducción es mejorable, ya que ni siquiera la versión tope de gama que probamos ofrece regulación en altura de butaca y volante. O sea, es todo fijo. Renault destaca que el asiento del conductor está a 32 cm de distancia del suelo. Es un aspecto que la marca entiende como positivo y que refuerza el concepto de “el más SUV de los citycars”. Sin embargo, el conductor que mida más de 1,75 metros de estatura encontrará crítico el espacio en altura para la cabeza y deberá reclinar por demás el respaldo, lo que terminará comprometiendo el confort del ocasional pasajero posterior.

Precisamente, la habitabilidad trasera es algo justa, aunque lógica para un citycar. Desde Renault destacan que el Kwid tiene la mayor distancia entre ejes del segmento, con 2,42 metros, aunque el up! exhibe la misma cifra (en cambio en Mobi llega apenas a 2,30 metros). Y aunque la marca del rombo sostiene que aquello genera “el mayor espacio posterior de la categoría”, de todas formas es difícil que se acomoden atrás dos pasajeros adultos de más de 1,75 metros, sobre todo si quienes viajan adelante también son de esa estatura.

El baúl, en cambio, es bastante respetable en tamaño: 290 litros, un volumen que supera a los 235 litros ofrecidos por Mobi (ver prueba aquí) y a los 285 litros del up!, y que además es ampliable hasta 1.100 litros rebatiendo el respaldo trasero (es enterizo). Además, el Kwid ofrece allí (debajo del piso) un auxilio con neumático 100% homogéneo (165/70 R14) a los cuatro montados en todas sus versiones, otro punto donde se diferencia sobre el citycar de Volkswagen.

Hasta aquí las impresiones iniciales sobre el Kwid, un producto que evaluaremos a fondo en las próximas semanas en un operativo especial de CarsMagazine.com.ar, para contarte, en detalle, cuáles son sus aspectos destacables y mejorables, las prestaciones, los consumos y su posicionamiento punto por punto frente a sus competidores.

contacto-renault-kwid-2Renault nos propuso un contacto previo al lanzamiento, embargado hasta ahora.

contacto-renault-kwid-3El Kwid llega desde Brasil para competir entre los citycars, contra el up! y el Mobi.

contacto-renault-kwid-4Con 18 cm de despeje, el Kwid es “el más SUV de los citycars”, destaca Renault.

contacto-renault-kwid-5El lanzamiento será a fines de noviembre; recién ahí estará en concesionarios.

contacto-renault-kwid-6Interior de la versión Iconic. En terminaciones, mejor que Mobi, por debajo de up!

contacto-renault-kwid-7Media NAV con pantalla táctil y GPS; y en versión Iconic, cámara de retroceso.

contacto-renault-kwid-8Instrumental claro pero sencillo, con computadora de abordo de funciones básicas.

contacto-renault-kwid-9El volante es fijo, sin regulaciones; la butaca del conductor no se ajusta en altura.

contacto-renault-kwid-10En breve, CarsMagazine.com.ar realizará un operativo especial con Renault Kwid.

Compartir:
CarsMagazine

8 comentarios en “Renault Kwid: primeras impresiones al volante

    • Abes,
      Supongo que te referís al Geely LC.
      Estoy probando el Kwid en este momento y en los próximos días publicaré la opinión.
      El LC me dejó una grata sensación, que superó el prejuicio típico por los autos chinos.
      Tal vez tendría que poner uno al lado del otro para una comparación directa.
      Por ahora el Kwid tiene cosas interesantes y otras cuestionables, pero en unos días amplío.
      Saludos!

  1. Lo que menos me gusta son los 39 litros del tanque de combustible y eso que en Brasil le aumentaron 10 litros a los 29 originales de la India.

  2. Buen informe Martín.
    Sin dudas lo más flojo es que hayan pensado primero en la pantalla táctil, antes que en la posición de manejo.
    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *