Lluvia y calles inundadas: ¿cómo manejar más seguros?

La conducción bajo lluvia u otras condiciones meteorológicas obliga a extremar las precauciones para evitar accidentes. Recomendaciones del Centro de Experimentación y Seguridad Vial.

inundacion-humboldt-santa-f
Las esquinas se convierten en trampas de agua en muchas zonas de la ciudad de Buenos Aires.

La seguidilla de tormentas torrenciales que afecta desde hace varios días a la zona centro y norte del país impuso condiciones muy difíciles para los automovilistas. Particularmente en la Ciudad de Buenos Aires, las intensas lluvias causaron repentinas inundaciones en calles y avenidas, con el consiguiente desorden, congestionamiento de tránsito y muchos casos de autos directamente inutilizados.

La lluvia, junto con la niebla, son los factores climáticos que más incrementan el riesgo de siniestros y se ha comprobado que 90% de los choques son causados por error del conductor. El Centro de Experimentación y Seguridad Vial (CESVI) brinda una serie de recomendaciones para saber cómo actuar y cómo manejar en casos de lluvia fuerte o situaciones de escasa visibilidad.

Mas allá de las condiciones que se presenten en la ruta, el primer consejo es tener sentido común y precaución. El choque del agua contra el parabrisas de por sí produce baja visibilidad, que se suma al empañamiento por la condensación de vapor. Ante esto, hay que mantener las luces encendidas, usar el aire acondicionado para desempañar y mantener limpios los vidrios y, si la situación lo requiere, encender las luces antiniebla.

Por otra parte, el agua caída se mezcla con la suciedad y el aceite del pavimento, aumentando el riesgo de derrapes. La mejor forma de evitar patinadas es reducir la velocidad. Al conducir más despacio, más banda de rodadura del neumático estará en contacto con el pavimento, lo que redunda en mayor tracción y respuesta de frenado.

El estado de los neumáticos adquiere protagonismo en estas circunstancias, ya que tiene la misión de desagotar el agua para que el contacto entre el caucho y el asfalto sea el mejor posible. En estas circunstancias, más allá de su diseño, lo principal es que cuenten con la profundidad de dibujo adecuada. Por otro lado, la presión es un valor a tener en cuenta también. Menos presión puede hacer que la banda de rodadura no apoye correctamente y como consecuencia generará una dificultad extra a la hora de despejar el agua.

lluvia-en-autopista
En malas condiciones, se recomienda mantener una distancia prudente en las autopistas.

A continuación, otros aspectos importantes a tomar en cuenta que enumera el CESVI:

FRENOS
Antes que nada, desde el CESVI reiteran la importancia de transitar con precaución y a baja velocidad, aumentando la distancia de seguimiento entre vehículos, ya que por la baja adherencia del neumático y la calzada humedecida, los frenos pueden alterar su funcionamiento.

AQUAPLANING
La acumulación de agua en la calzada puede generar el llamado efecto aquaplaning, es decir, que el parche de contacto del neumático no desaloje el agua que se encuentra entre éste y el asfalto. Esto es importante tener en cuenta al atravesar charcos de agua, y fundamentalmente, bajar la velocidad. Una recomendación para evitarlo es en lo posible seguir la huella del coche que nos precede.

ZONAS ALTAS
El Cesvi recomienda tratar de seleccionar vías de circulación o zonas más altas de la ciudad y en lo posible evitar las zonas más bajas. Así, se disminuye la posibilidad de que ingrese agua por las tomas de aire del motor. Muchas veces si se transita por las calles cercanas a las vías del tren (incluso de algunas rutas nacionales) el agua no llega a generar inundación, puesto que estos lugares son más altos que el resto de la ciudad. En zonas rurales, se debe circular por rutas o caminos principales, también autopistas.

VÍAS DUDOSAS
Cuando se circule por zonas anegadas se recomienda no avanzar y tratar de retomar hacia una vía alternativa. Pese a que el lugar por el que se transita sea conocido, no es bueno tomar riesgos, ya que pueden haber pozos, badenes, cordones, etc. Muchas veces la cantidad de agua que se acumula supera ampliamente los límites de los elementos mecánicos. Pero también pueden surgir inconvenientes como quedar a la deriva, o pasar por encima de una alcantarilla destapada, rompiendo piezas mecánicas. En caso de dudar si se puede traspasar o no el sector comprometido, recomiendan volver marcha atrás y retomar por otro lado.

DESCENDER DEL VEHÍCULO
Si el vehículo queda varado en un sector profundo, se debe bajar y dirigirse con rapidez al sector alto más cercano. Lo mismo si el auto comienza a ir a la deriva por la corriente: se debe tratar por todos los medios de bajar.

INFORMARSE
Por último, desde el CESVI i recomiendan verificar la información sobre el estado de las vías y comprender la complejidad de la situación. Además, avisar al 911 y a los servicios de emergencia si hay árboles caídos, cables, etcétera.

Compartir:

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *