CarsMagazine

Opinión: Nuevo Suzuki Jimny en Argentina

Probé la nueva generación de un ícono del off road. Lo aceleré en tierra y también en asfalto, para descubrir hasta dónde llega. ¿Una compra racional o emocional?

Por Martín Egozcue
martin.egozcue@carsmagazine.com.ar
Fotos: Martín Lübel
@mlubelphoto

> QUÉ PROBÉ <
El Nuevo Jimny es la cuarta generación del todoterreno compacto (segmento B) de Suzuki, que evoluciona en diseño, mecánica y equipamiento sobre la generación previa, lanzada en 1999. Un auténtico ícono del off road, disponible en carrocería de 3 puertas y 4 plazas, que conserva su característico chasis de largueros, con tracción 4×4 y función reductora.

> QUÉ ME GUSTÓ <
+ Capacidad off road (un todoterreno de raza, pensado esencialmente para circular fuera del asfalto, en barro, ripio, nieve y hasta rocas, con sobradas capacidades)
+ Relación precio vs. capacidad off road: no hay rival que le gane en ese aspecto (un Jeep Wrangler, aunque de otro tamaño y equipamiento, lo triplica en valor)
+ Robustez estructural, con chasis de largueros y ejes rígidos adelante y atrás
+ Ángulos de ataque, ventral y salida (supera a todos sus posibles rivales, sobre todo destacándose en los ventral y de salida, de 28 y 49 grados, respectivamente)
+ Reductora de accionamiento mecánico, con palanca (inspira mayor confiabilidad)
+ Diseño encantador (no hay quien no lo mire con cariño por la calle)
+ Dotación de seguridad (seis airbags, ESP, control de descenso/ascenso, Isofix)
+ Pantalla táctil con Android Auto, Apple CarPlay, GPs nativo y cámara de retroceso
+ Equipamiento de confort (climatizador, control crucero, volante revestido en cuero)
+ Faros delanteros LED, con regulación de altura y lavafaros (esencial en la práctica del off road), de muy buena iluminación en situación de conducción nocturna en ruta

> QUÉ LE RECLAMO <
– Mayor autonomía (con tanque de apenas 40 litros, se complica en viajes largos)
– Caja AT con 5 marchas (reduciría bastante el consumo por encima de 120 km/h)
– Algún centímetro más de despeje (no es poco 21 cm y hasta creció 2 cm sobre la generación anterior, pero tampoco es una cifra donde se luce ante otros rivales)
– Mejor tenida direccional a velocidades de autopista (hay que corregirlo bastante)
– Insonorización más cuidada (aunque su espíritu sea rústico, todo suma al confort)
– Un baúl un poco más generoso (con cuatro pasajeros, el espacio es casi ridículo)
– Regulación en altura de la butaca y por qué no, también de volante en profundidad
– Que al menos el asiento del acompañante vuelva a su posición original cuando se lo rebate para que ingresen los pasajeros traseros (hay que reacomodarlo siempre)
– Faro antiniebla trasero (así como tiene delanteros, debería incluir el posterior)
– Asistencias a la conducción disponibles en otros mercados (frenado automático de emergencia, aviso de salida de carril, detección de fatiga del conductor, etc.).

> PRESTACIONES <
Velocidad máxima:
155 km/h (en Dª a 4.800 rpm)
Aceleración 0-100 km/h: 13,6 segundos
Frenada 100-0 km/h: 44,2 metros
Elasticidad 80-120 km/h en Dª: 11,7 segundos
(*) Velocidad, aceleración y elasticidad medidas con instrumental GtechPro
(*) Distancia de frenado medida a 100 km/h reales, en pista de pruebas
(*) Mediciones sólo con conductor abordo y tanque lleno de combustible
(*) Presión de neumáticos: 30 libras

> CONSUMOS <
Urbano:
10,5 litros/100 km
Velocidad promedio: 23 km/h
Autonomía: 380 km

A 100 km/h: 7,2 litros/100 km
Régimen: Dª a 3.100 rpm
Autonomía: 555 km

A 130 km/h: 11,3 litros/100 km
Régimen: Dª a 4.000 rpm
Autonomía: 353 km

Capacidad del tanque: 40 litros
Combustible indicado: 91 RON como mínimo (Grado 2), según manual de uso
(*) Consumos a velocidades reales con instrumental GtechPro
(*) Mediciones de consumo con aire acondicionado encendido

> FECHA DE LANZAMIENTO <
Septiembre 2019

> ORIGEN <
Japón

> MECÁNICA <
Motor aspirado naftero de 1.5 litros, 4 cilindros y 16 válvulas, de disposición longitudinal, con inyección indirecta y bloque de aluminio, que entrega 102 CV de potencia a 6.000 rpm y 130 Nm de torque a 4.000 rpm. Transmisión automática de 4 velocidades (convertidor de par), sin opción secuencial, pero con función “overdrive” que rebaja un cambio para agilizar un sobrepaso. Tracción 4×2 (trasera) con acople a 4×4, con función reductora (relación 2,64:1), sin diferencial central (no se puede circular en 4×4 sobre asfalto seco). Dirección con sistema de recirculación de bolas y asistencia eléctrica. Frenos delanteros a disco y traseros a tambor. Suspensión delantera y trasera de ejes rígidos con resortes helicoidales, con barra estabilizadora delantera.

> DIMENSIONES Y PESOS <
Largo:
3,48 metros
Ancho: 1,64 metros (sin espejos)
Alto: 1,72 metros
Entre ejes: 2,25 metros
Despeje mínimo: 21 centímetros
Ángulo de ataque: 37 grados
Ángulo ventral: 28 grados
Ángulo de salida: 49 grados
Baúl: 85 litros (377 litros rebatiendo los asientos traseros)
Peso: 1.185 kg

> RODADO Y AUXILIO <
Neumáticos:
Dunlop AT20 Grandtrek 195/80 R15
Auxilio: 100% homogéneo (neumático y llanta), montado sobre el portón trasero

> VERSIONES Y PRECIOS <
GLX 1.5 102 CV MT5 Monotono: USD 29.500
GLX 1.5 102 CV MT5 Bitono: USD 30.000
GLX 1.5 102 CV AT4 Monotono: USD 39.200
GLX 1.5 102 CV AT4 Bitono: USD 39.750 (*)
(*) Versión evaluada; precios vigentes a febrero 2020

> GARANTÍA <
3 años o 100.000 kilómetros

> POSIBLES RIVALES <
Por capacidades, tamaño y precio, no existe un rival directo para el Suzuki Jimny en la Argentina. Sin considerar las dimensiones ni el precio, otros vehículos de marcada vocación off road que hoy se comercializan en nuestro país son el Jeep Wrangler y el Toyota Land Cruiser Prado. Y otras alternativas, que llegarán en 2020 en sus nuevas generaciones, son el Mercedes-Benz Clase G y el Land Rover Defender.

> FICHA TÉCNICA + EQUIPAMIENTO <
Para descargar, click aquí.

> EN INSTAGRAM DE @CarsMagazineArg <

 

Ver esta publicación en Instagram

 

😍 Me encantó el nuevo Suzuki Jimny. Un auténtico “juguete” que no sólo te enamora por su simpatía, sino también por sus tremendas aptitudes todoterreno. 👉 A tal punto que para mí, se trata del vehículo con la mejor relación entre precio y aptitudes off road que se vende hoy en 🇦🇷. Lo probé a fondo en distintos terrenos y con una gran galería de 📸 de @mlubelphoto, te lo cuento con el máximo detalle en la nota que ya está en la portada de CarsMagazine.com.ar. 🤔 ¿Qué pensás del Suzuki Jimny? Desde USD 29.500, ¿es un compra racional o emocional? Y vos, ¿para qué lo usarías? Te leo acá… 👇 #SuzukiJimny #Suzuki #Jimny #4×4 #OffRoad #TodoTerreno #TestDrive #Prueba #Opinión #CarsMagazine #MartínEgozcue cc @suzukiarg @flor.accorinti

Una publicación compartida por Martín Egozcue – CarsMagazine (@carsmagazinearg) el

> GALERÍA DE FOTOS <

El Nuevo Jimny llega importado desde Japón y en la Argentina hay lista de espera.

Esta cuarta generación está siendo un tremendo éxito comercial en todo el mundo.

Desde 1970 (1ª generación), Suzuki vendió 2,8 millones de unidades del Jimny.

Un todoterreno de raza, que se destaca especialmente por sus ángulos off road.

El ángulo de ataque está en el promedio, pero el ventral y el de salida, sobresalen.

Es hora de un chapoteo rápido para refrescarse en una cálida tarde de verano…

Pero todavía hay muchas pruebas y fotos que realizar. ¿Seguimos con la diversión?

Lo mejor del Jimny está afuera del asfalto, cuando se conecta la 4×4 y la reductora.

Lübel me pide: “Bancame ésta, un segundo”. Fueron 9 minutos. Pero la foto garpó.

Ahora sí, seguimos con la acción. El Jimny parece flotar en superficies desparejas.

Y de nuevo al agua, para probar la tracción en el barro, donde avanza “caminando”.

Así se inclina para marchar como un auténtico tractorcito. “Mi tractor verde”, ponele.

La 4×4 sólo debe utilizarse en situación off road. Como no tiene diferencial central, no se puede conectar en asfalto seco o en otras superficies de alta adherencia.

Pasaron 10 minutos y otra vez, Tincho Lübel pide: “Dame esta estática, por favor”.

Cuando casi se iba el sol, última acelerada al mejor estilo rally raid. ¡Qué divertido!

Bueno, ¿qué onda en el asfalto? No es su hábitat natural pero cumple con lo básico.

Claro, si lo exigís, enseguida levanta la delantera interna por el eje rígido frontal.

Acá se aprecia mejor. No hace falta doblar muy fuerte. Igual no pierde la trayectoria.

En Argentina, el Jimny ofrece un motor naftero de 1.5 litros, con 102 CV y 130 Nm.

Un 4 cilindros longitudinal que sólo requiere nafta de 91 RON. Cargá donde quieras.

Aceleración modesta, en 13,6 segundos. La máxima está limitada: 155 km/h reales.

Frenada de “100 a 0” en 44,2 metros. Larga distancia, pero sin perder la trayectoria.

La versión AT techo bitono cotiza a USD 39.750. Pero hay MT desde USD 29.500.

¿Ya lo dije? El diseño del Jimny me parece encantador. Y así, en verde, la rompe…

Toda la onda posible, en apenas 3,48 metros de largo. Sí, estacioná donde quieras.

Faros redondos, líneas cuadradas. Toda una simpleza que es un éxito en ventas.

Adelante: suspensión de eje rígido con barra estabilizadora. Robustez asegurada.

El despeje mínimo es de 21 cm y como se ve, está dado por el diferencial trasero.

Atrás: otro eje rígido. De serie, tal vez podría equipar un protector para diferencial.

AllGrip: así denomina Suzuki al sistema de tracción integral del Nuevo Jimny.

Faros delanteros de LED, de gran iluminación nocturna, con lavafaros incluidos.

Con 49 grados, el ángulo de salida supera al de cualquier otro todoterreno.

Llantas de aleación de 15 pulgadas y neumáticos Dunlop Grandtrek AT20.

Son cubiertas de uso mixto. Si al Jimny lo vas a usar más en off road, las cambiaría.

Interior más moderno que antes, con plásticos rígidos pero aceptable calidad final.

Volante revestido en cuero (sólo regula en altura) con controles de audio y crucero.

Instrumental sencillo y computadora muy básica. Simplicidad antes que modernidad.

Caja automática de 4 velocidades, de convertidor de par; y reductora con palanca.

Si tuviera 5 marchas, el Jimny mejoraría bastante el consumo a más de 120 km/h.

Para puristas: la sencillez y confiabilidad del sistema mecánico para la reductora.

Climatizador automático. Debajo, entre otras, la tecla para el control de descenso.

Pantalla táctil con Android Auto y Apple CarPlay, para espejar apps del smartphone.

Cámara de retroceso, una ayuda para estacionar pero también, para el off road.

A pesar del doble burlete, la insonorización es bastante mejorable. Un punto crítico.

Butaca sin regulación en altura y posición de conducción erguida. Es así y punto.

Agarradera para el acompañante, como la que tienen otros íconos del off road…

Acceso a plazas traseras. La butaca no vuelve a su posición original. Para mejorar.

Sólo para dos atrás, pero con Isofix, dos apoyacabezas y dos cinturones inerciales.

Un Tincho detrás de otro Tincho va cómodo. Pero te claro: yo mido 1,70 metros.

Portón de apertura horizontal. Si tenés que abrirlo, acordate antes de estacionar…

¿Y el baúl? Es éso que vez… Diminuto espacio de apenas 85 litros, según Suzuki.

Ah, pero debajo está este otro espacio. Al menos entra el kit de balizas y demás.

Respaldos regulables para ganar algo más de espacio e intentar guardar un bolso.

Pero también rebatibles por fracciones. Ahí sí ya podés guardar tu equipaje de viaje.

Y si sólo viajan dos, toma más color. Tenés 377 litros, volumen nada despreciable.

Parecía obvio, pero mejor una imagen y que quede dicho: auxilio 100% homogéneo.

Ya lo dije en mi Instagram en @CarsMagazineArg: me enamoré del Jimny y desde el día que lo devolví, pienso excusas para pedírselo otra vez a Suzuki. Porfi, porfi…

Compartir:
Newsletter

4 comentarios en “Opinión: Nuevo Suzuki Jimny en Argentina

    • Andrés, para la ciudad está bien, hasta mejor de lo esperado. Pero tené en cuenta que es un vehículo con eje rígido no sólo atrás, sino también adelante. No está pensado para ser precisamente confortable, sino robusto y duradero. Pero aprueba en la ciudad. Otro detalle: la dirección no es por cremallera sino por recirculación de bolas, y hay que mover el volante más de lo habitual para las maniobras. Ejemplo: para doblar en una esquina, lo vas a tener que girar más de lo habitual porque si no me equivoco, el volante gira 4 vueltas completas de tope a tope.
      Saludos!
      Martín Egozcue

  1. Muy buena prueba Martín. Sin dudas son racionales y hasta ahí nomás las versiones MT de aprox. 30mil dolares. Ya las de 40mil ni se justifican. Es más racional una pickup mediana entrada de gama CD 4×4 MT con reductora.
    De alguna manera este suzuki me hizo acordar al Lada Niva, mucho mas rústico y precario pero igual de capaz en el off road, con la gran diferencia de que valía menos de 15mil USD.
    Saludos

    • Gracias Guillermo por tu lectura y participación habitual. Coincido con vos en que las versiones manuales dentro de todo tienen un precio para evaluar; pero las automáticas, al ser alcanzadas por el impuesto, se dispararon a cifras que invitan a pensarlo dos veces. Sin embargo, como sabemos, este vehículo tiene muchos fanáticos y allí, lo que pesa es la compra emocional.
      Saludos!
      Martín Egozcue

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *