CarsMagazine

Opinión: Hyundai Veloster N en Argentina

Cuánto acelera, cómo dobla y cómo frena este auténtico “hot hatch” pensado para track days, pero usable en el “día a día”. Una propuesta para enamorarse rápido…

Por Martín Egozcue
martin.egozcue@carsmagazine.com.ar
Fotos: Martín Lübel
@mlubelphoto

Explosivo. Creo que ése es el adjetivo que mejor describe las sensaciones que me generó el Veloster N, que probé a fondo en “Ciudad Autódromo” (www.ciudadautodromo.com), el nuevo nombre del histórico “Oscar y Juan Gálvez” de Buenos Aires. El deportivo de Hyundai está concebido esencialmente para track days, esas jornadas de pista donde podés inscribirte con tu vehículo particular, sin necesidad de una mayor preparación mecánica.

¿Preparación mecánica? ¡Nada de eso le hace falta al Veloster N! Porque es un auténtico “hot hatch” capaz de clavar el cronómetro en exactos 6,0 segundos en el “0 a 100”. Sí, ésa fue la mejor de mis marcas en los tres intentos que realicé con partida detenida, todos cronometrados con el propio instrumental que el Veloster N tiene incorporado en su pantalla multimedia (el primero fue en 6,3 segundos, luego en 6,2 segundos y en el tercero, ya “hermando” a pleno el conductor con el embrague, llegué a ese numerito redondo).

La velocidad máxima declarada por Hyundai, de 250 km/h, no llegué a comprobarla, pero tampoco era una necesidad. Lo que sí me encargué de comprobar es la elasticidad del motor turbo-naftero de 2.0 litros y 250 caballos. ¡Y es tremenda! De “80 a 120”, en apenas algo más de 4 segundos, en cuarta marcha. Sí, porque el Veloster N es tan deportivo que no se subió a la moda de la transmisión automática: ofrece una clásica caja manual en “H”, que además propone un selector de exquisito tacto y recorrido (no recuerdo otro tan pero tan preciso como éste).

El Veloster N no sólo acelera endemoniado. También frena casi como un auto de carrera: se detuvo de “100 a 0” en menos de 36 metros en las pruebas que realicé en las distintas rectas del autódromo porteño. Y lo mejor: esa capacidad de frenado no decae con el correr de la exigencia y los giros al circuito (y eso que le di rosca de lo lindo toda la tarde).

Pero sin duda, lo mejor que me regaló el Veloster N fue la sensación al volante, con una dirección súper precisa y directa, y un desempeño dinámico intachable en el circuito, con muy poco rolido (inclinaciones de carrocería) en curvas de media y alta velocidad. Sólo logré inclinarlo un poco, y hasta ponerlo fugazmente en tres ruedas (ver fotos debajo), en los ensayos de slalom entre conos. Pero incluso ahí, la sensación de dominio fue total (y sólo cuando miré las grandes fotografías de Martín Lübel descubrí hasta dónde lo había llevado).

Y aquí va otro dato clave: el Veloster N que me prestó Hyundai tenía calzados neumáticos 0 km. Claro, los Michelin Pilot Super Sport HN que equipa de serie y que fueron especialmente diseñados por la marca francesa para los vehículos deportivos de la línea N de la automotriz coreana.

El Veloster N no tiene rivales directos en la Argentina. Porque no existe hoy a la venta un deportivo en nuestro mercado con este nivel de deportividad y sensaciones y en este rango de precios; y que además, pueda utilizarse en el “día a día”, sin llegar al extremo de otros productos que tal vez descollan en el circuito pero luego se sufren en la calle. Por supuesto, si uno analiza el mercado Premium, hay deportivos mucho más potentes, pero no por el valor del Veloster N, de 50.000 dólares (créeme que, por lo que ofrece, no es ningún disparate el precio de este Hyundai).

Mi consejo: si buscás un deportivo en serio y el Veloster N está en tu radar, creo que será difícil que te arrepientas. La dosis de diversión y adrenalina que genera este “hot hatch” es, literalmente, de alto vuelo. Y sin necesidad de gastar el doble de dinero que tal vez implique un Premium de bandera alemana.

> PRESTACIONES <
Velocidad máxima:
250 km/h (dato oficial)
Aceleración 0-100 km/h: 6,0 segundos
Frenada 100-0 km/h: 35,8 metros
Elasticidad 80-120 km/h en 4ª: 4,6 segundos
Elasticidad 80-120 km/h en 5ª: 5,8 segundos
Elasticidad 80-120 km/h en 6ª: 7,3 segundos
(*) mediciones sólo con conductor abordo y ½ tanque de combustible

> CONSUMOS <
Urbano:
10,9 litros/100 km
Velocidad promedio: 20 km/h
Autonomía: 458 km

A 100 km/h: 7,1 litros/100 km
Régimen: 6ª a 2.250 rpm
Autonomía: 704 km

A 130 km/h: 9,4 litros/100 km
Régimen: 6ª a 2.900 rpm
Autonomía: 531 km

Capacidad del tanque: 50 litros
Combustible indicado: 91 RON como mínimo (Grado 2)
(*) consumos a velocidades reales con GtechPro

> FECHA DE LANZAMIENTO <
Enero 2019

> ORIGEN <
Corea

> MECÁNICA <
Motor turbo-naftero de 2.0 litros, 4 cilindros y 16 válvulas, con 250 CV de potencia a 6.000 rpm y 353 Nm de torque entre 1.450 y 4.000 rpm. Inyección directa. Distribución por cadena. Transmisión manual de seis velocidades. Tracción delantera. Dirección con asistencia eléctrica. Frenos a disco delanteros y traseros. Suspensión trasera independiente.

> DIMENSIONES Y PESOS <
Largo:
4,26 metros
Ancho: 1,81 metros
Alto: 1,39 metros
Entre ejes: 2,65 metros
Baúl: 380 litros
Peso: 1.400 kg

> RODADO Y AUXILIO <
Neumáticos:
Michelin Pilot Super Sport HN 225/40 R18
Auxilio: Kumho 125/70 R18; de uso temporal, hasta 80 km/h

> VERSIONES Y PRECIOS <
Veloster N 2.0 Turbo 250 CV MT6: USD 49.900
(*) precio vigente a agosto 2019

> GARANTÍA <
3 años o 100.000 kilómetros

> POSIBLES RIVALES <
Alfa Romeo Giulietta Veloce
Peugeot 308 S GT
Peugeot 308 S GTI (*)
Renault Mégane III RS (*)
Volkswagen Golf GTI (*)
(*) modelos ya discontinuados, pero igualmente válidos en la comparación

> FICHA TÉCNICA + EQUIPAMIENTO <
Para descargar, click aquí.

> EN INSTAGRAM DE @CarsMagazineArg <

 

Ver esta publicación en Instagram

 

😍 ¡Cómo voy a extrañar al Veloster N! Me enamoré de su poder de aceleración y frenado, pero ante todo, de cómo dobla y las sensaciones que transmite al volante. ¡Y hasta de su ronroneo! 🤗 Me divertí mucho en el @autodromo.oscaryjuangalvez, que de paso, te cuento que está cada vez más lindo y seguro, y con renovadas propuestas. 👉 En breve te cuento mi opinión del gran deportivo de @hyundaiarg, con una galería tremenda de imágenes de @mlubelphoto. Y con eso espero, querido Veloster N, devolverte algo de lo mucho que me diste en estos días… 👋 #HyundaiVelosterN #VelosterN #Veloster #Hyundai #HotHatch #SportsCars #Review #TestDrive #Prueba #Opinión #CarsMagazine #MartínEgozcue

Una publicación compartida por Martín Egozcue – CarsMagazine (@carsmagazinearg) el

> GALERÍA DE FOTOS <

Una tarde a fondo con el Veloster N en el ahora llamado “Ciudad Autódromo”.

El deportivo de Hyundai se lanzó en enero y tiene un precio de 49.900 dólares.

Llega importado desde Corea, pero está diseñado y desarrollado en Alemania.

“N” es la división de vehículos deportivos de Hyundai. Es como una submarca.

No hay rivales directos hoy a la venta en el país con la propuesta del Veloster N.

Es un auténtico “hot hatch” pero que también puede utilizarse en el día a día.

Pocos periodistas lo probaron en la Argentina. ¡Gracias Hyundai por la propuesta!

El Veloster N es atractivo desde todos los ángulos. Es como si acelerara detenido.

¡No te das una idea el hermoso sonido que emite ese doble caño de escape!

Gran desempeño de los Michelin Pilot Super Sport HN, específicos para Veloster N.

Desempeño dinámico intachable. El ESP puede desconectarse total o parcialmente.

Le di rosca y logré ponerlo fugazmente en tres ruedas. Y así lo capturó Martín Lübel.

Prueba de frenado de 100 km/h hasta detención total. ¿En cuántos metros lo hizo?

Necesitó menos de 36 metros, con un desempeño casi propio de un auto de carrera.

Claro, no faltó la prueba de aceleración de 0 a 100 km/h. Así arranqué, a fondo…

…para clavar 6 segundos exactos, según el propio instrumental del Veloster N.

Mis tres intentos, de menos a más: 6,3 seg., 6,2 seg. y finalmente, 6,0 segundos.

Vení, acércate, que te muestro en detalle al Veloster N por dentro también…

La calidad es correcta, pero por 50 mil “verdes” esperaba algún acabado “soft”.

La posición de conducción es impecable, con múltiples regulaciones eléctricas.

Pedalera deportiva y generoso apoyapié, donde debe ir el izquierdo en descanso.

La dirección es exquisita y muy directa. Está entre lo que más me gustó, sin duda.

Las teclas de la diversión, que permiten configurar los modos de conducción.

Instrumental claro, simple y con predominio analógico. Es todo lo que está bien.

Increíble la precisión y el tacto del selector de la caja manual de seis velocidades.

Con 250 CV y 350 Nm, el 2.0 litros turbo-naftero es una fiesta a todo régimen.

En otros mercados entrega 25 CV adicionales, pero aún no está disponible acá.

La pantalla para jugar a ser ingeniero mecánico y especialista en puesta a punto.

Podés toquetear la configuración del rendimiento del motor con un solo click.

Y también los reglajes de la dirección, la suspensión y la repuesta del ESP.

También hay una pantalla más normal, claro, para la multimedia y todo lo demás.

Si no conocías al Veloster, te cuento: si sos el conductor, es una coupé.

Pero si sos acompañante, tenés dos puertas, para mayor practicidad.

La manija de apertura está ahí, semioculta, para que no se note la tercera puerta.

La habitabilidad es correcta. Hablamos de un hatchback de segmento C (mediano).

Pero tené en cuenta que su configuración es “2+2”: o sea, sólo dos pasajeros atrás.

Baúl de 380 litros, algo pequeño, pero difícilmente sea lo que importe en este auto.

Mala noticia: si pinchás, el auxilio es temporal y sólo permite circular hasta 80 km/h.

Sí, pulgar abajo, acá y en cualquier vehículo con auxilio temporal en la Argentina.

Podés cargar nafta de Grado 2 ya que requiere 91 RON como mínimo. Sí, posta.

“Sólo unas vueltitas más antes de devolverlo, total hay luz todavía”, le dije a Lübel.

Y me subí, dispuesto a “sentirlo” por última vez. Sabía que iba a extrañarlo rápido…

Explosivo, divertidísimo de conducir, y apto para el día a día. ¿Qué más pedir?

Ya estoy buscando una excusa para volver a pedirte prestado, querido Veloster N.

Compartir:
Newsletter

Un comentario en “Opinión: Hyundai Veloster N en Argentina

  1. Muy buen coche, pero permítame optar por el Peugeot 308S GT, ya que casi empuja lo mismo pero su diseño y calidad de materiales lo supera ampliamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *