CarsMagazine

Opinión: Ford Maverick Lariat en Argentina

Qué nos gustó y qué le reclamamos a la pickup compacta del óvalo. Prestaciones, consumos y análisis a fondo desde la versión de tracción 4×4, por $7.616.000.

Por René Villegas
Fotos: Claudio Arena

> QUÉ PROBAMOS <
La Ford Maverick es la nueva pickup compacta con carrocería autoportante del óvalo, emplazada sobre una plataforma del segmento C; provista de un estilo simple pero robusto, y dotada de un potente motor naftero turbo-comprimido, en esta versión Lariat con tracción integral.

> QUÉ NOS GUSTÓ <
+ Potencia y prestaciones:
realmente el motor es la gran clave de este producto. Tiene 253 CV y 380 Nm de torque, que brindan prestaciones propias de un auto deportivo (6,5 segundos de “0 a 100” y 4 seg. de “80 a 120).
+ Modos de conducción: dispone de cinco modos de conducción para distintas superficies (barro, arena, nieve, etc.), que alteran o bloquean el sistema de tracción integral, o los controles de estabilidad y tracción.
+ Compromiso de suspensiones:
dobla con seguridad (aunque con tendencia a irse algo de trompa) y el eje trasero independiente (exclusivo de la Lariat) es un aporte en terrenos en mal estado.
+ Diseño exterior: si bien la resolución frontal podría ser discutible, en general tiene un estilo propio que resulta atractivo.
+ Sobriedad general: el hecho de no contar con cromados en ninguna parte, sumado a llantas de aleación en tono negro, le aportan un imagen de sobriedad que no deja de ser interesante.
+ Resolución interior: muy buena posición de manejo, acceso cómodo, y plazas traseras relativamente cómodas para pasajeros de hasta 1,75 metros.
+ Neumáticos de uso mixto:
los All Terrain de esta versión Lariat son los apropiados para una versión 4×4. Pero además, el rodado 17” con perfil “65” es ideal para nuestros caminos.
+ Consumos: para la potencia, resultan en general más que aceptables. En ciudad, con el Start&Stop se puede obtener un consumo coherente, en torno a 11 litros/100 km. El tanque de 64 litros permite buena autonomía.
+ SecuriCode: el código de acceso, clásico en los Ford norteamericanos, permite dejar la llave en el interior del auto, y cerrar o abrir la pickup mediante un código numérico (utilizando un teclado en el pilar B)
+ Faros con tecnología LED: buen poder lumínico para la conducción nocturna y pasaje automático entre “altas/bajas”.
+ Instrumental: muy claro, se destaca por contar con dos cuadrantes principales con agujas. La pantalla central de 6,5” brinda información suficiente para todas las funciones del vehículo.
+ Caja de carga: cuenta con ocho ganchos de sujeción en total, portón con cerradura, protector interior y luz de caja. Sólo podríamos reclamarle un cobertor.
+ Gancho trasero: en la versión Lariat, el gancho de remolque es de serie, ya que es uno de los elementos del pack FX4. Por ese, motivo la patente queda sobre el lado derecho.
+ Ganchos delanteros:
otro elemento que conforma el pack FX4 de serie es el par de ganchos delanteros de remolque, que le aportan solidez al frontal.
+ Ventana de luneta: detalle muy práctico por su apertura eléctrica. Resulta cómoda para renovar el aire del habitáculo, ya que al abrirla no afecta la insonorización de forma considerable.

> QUÉ LE RECLAMAMOS <
– Más cantidad de ADAS: si bien incluye sistema Ford Co-Pilot 360° con frenado autónomo y luces altas/bajas automáticas, debería incorporar también mantenimiento de carril y crucero adaptativo, dos de las ayudas a la conducción más habituales en la actualidad.
– Despeje del suelo: no está pensada para un uso off-road demasiado exigente. Ante ello, el despeje de 21,8 cm resulta insuficiente. En Internet se ofrece un kit de elevación de suspensiones (ojo: no es un equipamiento oficial de la marca y podría alterar el desempeño dinámico del vehículo).
– Sin modo manual: la transmisión no ofrece mando manual de ningún tipo, y el selector sólo dispone de tecla L (Low) para mayor retención, aunque no sirve de mucho.
– Detalles interiores: la calidad interior no se destaca, pero no es criticable para una camioneta. Eso sí, la textura superior de la plancha de abordo resulta muy difícil de limpiar: la tierra parece adherirse a la misma.
– Faltantes de equipamiento: por su precio, debería ofrecer algunos extras de equipamientos, como cargador inalámbrico de celular, sensores de estacionamiento (no tiene ni siquiera trasero, aunque sí cámara) o butacas climatizadas, entre otros.

> PRESTACIONES <
Velocidad máxima:
170 km/h (limitada)
Aceleración 0-100 km/h: 6,5 segundos
Elasticidad 80-120 km/h en Dª: 4,0 segundos
(*) Aceleración y elasticidad medidas con instrumental GtechPro
(*) Mediciones sólo con conductor abordo y tanque lleno de combustible

> CONSUMOS <
Urbano:
11,3 litros/100 km
Velocidad promedio: 22 km/h
Autonomía: 566 km

A 100 km/h: 5,9 litros/100 km
Régimen: Dª a 2.100 rpm
Autonomía: 1.084 km

A 130 km/h: 9,1 litros/100 km
Régimen: Dª a 2.700 rpm
Autonomía: 703 km

Capacidad del tanque: 64 litros
Combustible indicado: nafta Grado 2 (95 RON como mínimo)
(*) Consumos a velocidades reales con instrumental GtechPro
(*) Medición de consumo con climatizador encendido y modo de conducción Normal

> FECHA DE LANZAMIENTO <
Noviembre 2021

> ORIGEN <
México

> MECÁNICA <
Motor naftero turbo-alimentado Ecoboost de 2.0 litros, 4 cilindros y 16 válvulas, con 253 CV de potencia a 5.500 rpm y 380 Nm de torque a 3.000 rpm. Distribución por cadena. Transmisión automática de ocho relaciones (de convertidor de par), con selector Rotary Shifter. Tracción integral con conexión automática, y modos de manejo seleccionables. Dirección con asistencia eléctrica. Frenos delanteros y traseros a discos. Suspensión delantera McPherson y trasera independiente multibrazo.

> DIMENSIONES Y PESOS <
Largo:
5,07 metros
Ancho: 1,97 metros (2,12 metros con espejos)
Alto: 1,74 metros
Entre ejes: 3,07 metros
Despeje: 21,8 centímetros
Capacidad de carga: 613 kilos
Peso: 1.748 kg (en orden de marcha)

> RODADO Y AUXILIO <
Neumáticos:
Pirelli Scorpion ATR 225/65 R17
Auxilio: Atlas 215/65 R17 (neumático convencional, diferente medida)

> VERSIONES Y PRECIOS <
XLT 2.0 253 CV AT8 4×2: $ 5.769.000
Lariat 2.0 253 CV AT8 4×4: $ 7.616.000 (*)
(*) Versión evaluada; precios vigentes a junio de 2022, según www.ford.com.ar

> GARANTÍA <
3 años o 100.000 km

> POSIBLES RIVALES <
Fiat Toro
Renault Duster Oroch

> FICHA TÉCNICA + EQUIPAMIENTO <
Para descargar, click aquí.

> GALERÍA DE FOTOS <

Ford Maverick se posiciona de manera muy atractiva: importada desde México, tiene un precio similar al de la Fiat Toro, su principal posible rival.

Con 5,07 metros de largo, la carrocería fue desarrollada sobre un chasis autoportante. La gran distancia entre ejes aporta buen control dinámico.

Doblando se comporta de manera muy segura, con inclinaciones mínimas y gran control direccional. En ruta o autopista se mueve como pez en el agua.

El frontal es más bien sobrio y carece de cromados. Las ópticas cuentan con tecnología LED, salvo para los giros.

La postura de la Maverick es visiblemente baja. El despeje es de 21,8 centímetros, aunque en la parte frontal resulta algo limitado.

Estampado en el portón, aparece su nombre. Las luces de giro traseras son de color rojo y se comparten con la luz de freno. No cuenta con antiniebla trasero.

De serie, todas las Lariat en Argentina llevan el paquete FX4, que incluye ciertos detalles funcionales. Entre ellos, los neumáticos mixtos de 17”.

Los fuertes ganchos de remolque son otro de los detalles del paquete FX4. Como muchos otros modelos nuevos con luces LED, no tiene rompenieblas.

Las llantas de 17” de color negro se combinan con neumáticos Pirelli Scorpion ATR: mixtos, pero que brindan buen confort en la ruta.

También viene de serie con gancho de remolque, que incluye instalación eléctrica para las luces. 

La caja de carga tiene 1,38 metros de largo, por 1,35 de ancho. El alto es de 51 centímetros. En el interior cuenta con ocho ganchos metálicos para amarrar cargas.

La ventana trasera tiene apertura eléctrica. Por ello carece de desempañador. La luz de la caja se enciende de manera independiente, o al abrir las puertas.

El motor 2.0 Ecoboost es similar al que utilizaba el Mondeo, aunque en este caso con 253 CV y 380 Nm de torque. ¡Sí, es una bomba!

¿Es un GTI? 6,5 segundos para el “0 a 100” es una marca que no se repite mucho. La velocidad máxima está notablemente limitada a 170 km/h.

El diseño del panel de abordo está bien logrado. Dispone de siete bolsas de aire, incluyendo airbag de rodilla para el conductor.

Volante de dirección con muy buen grip. La posición de manejo resulta cómoda, y permite viajar bajo, lo que brinda mayor sensación de deportividad.

Fácilmente legible, el tablero de instrumentos tiene una pantalla color de 6,5”. Además, cuenta con un práctico reóstato para graduar la intensidad de la luz del cuadro.

Selector giratorio o “Rotary Shifter” como la marca lo denomina. No posee ningún tipo de mando manual, y ese es uno de los principales defectos que le encontramos.

Por detrás se ubican las teclas para cambiar los modos de manejo, desactivar el control de tracción, la función Hold de la caja, Start&Stop y control de descenso.

Las butacas son cómodas, y están tapizadas en cuerina de color marrón, que combinada con el azulado del resto… sí, nos recuerda a la década del setenta.

Los espejos exteriores cuentan con una sección de mayor graduación para que el punto ciego no sea sorpresa. Cuesta acostumbrarse, pero resulta práctico.

El “SecuriCode” es un clásico en los Ford pensados para Norteamérica. Se puede cerrar el auto con las llaves adentro. Eso sí, no hay que olvidarse el código.

La pantalla es de 8”, y al hueco del lado derecho aún no le encontramos función. No nos enojaríamos si le dejara lugar a una pantalla más grande…

Climatizador bizona de buen funcionamiento. Nos tocó una semana con 0° al despertar, así que totalmente aprobado.

Comando de la ventanilla de luneta, y doble USB: uno del más moderno tipo C, y otro del clásico 2.0. La función Android Auto funciona sólo con cable: debería ya ser inalámbrico.

Presenta un estilo rudo y en eso cumple. Ahora bien, la textura y los tonos internos no son ideales. Al material rugoso de la plancha es muy difícil quitarle la tierra.

Las plazas traseras no están para nada mal. Tiene las limitaciones propias de una pickup, pero en general puede hasta cumplir un rol familiar.

Y si llevamos niños viene muy bien que puedan tener cargadas sus tablets o celulares: para ello hay otros dos puertos USB C y 2.0.

Cojín con buena altura, que permite un buen descanso para las piernas. Resulta más cómoda que muchas pickups medianas.

El neumático de auxilio es de 17”, aunque con perfil y pisada inferior, y con dibujo rutero. Lo bueno es que no es uno de esos “ruedines” temporales.

Esquema de la suspensión trasera independiente. En cambio, la XLT, con tracción 4×2, dispone de un eje trasero torsional, siendo un esquema semi-independiente.

En definitiva, si el objetivo es tener potencia, con buen manejo y seguridad, en formato de pickup, creemos que se trata de una opción casi perfecta. Bienvenida la Ford Maverick a la Argentina.

Compartir:
Newsletter

3 comentarios en “Opinión: Ford Maverick Lariat en Argentina

  1. Al precio de la versión probada, si no estoy errado, habría que sumarle unos 3 millones más en concepto de «vasallaje» adicional al Estado, con lo que el precio total para tenerla en el garaje sería de unos 10 millones y después viene la patente, el seguro, el combustible. Un disparate para quien convalida esos valores. Uno termina comprando impuestos antes que una camioneta, esto es muy claro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *