CarsMagazine

Hace 20 años se lanzaba la segunda generación del Mini

El sucesor del Mini clásico tuvo su estreno mundial en el Salón de París, a finales de septiembre de 2000. Seis meses después comenzaba a producirse en Oxford.

Se cumplieron 20 años del relanzamiento de un ícono de la industria automotriz. Estamos hablando de la segunda generación del Mini, que tuvo su presentación mundial en el Salón del Automóvil de París, a fines de septiembre de 2000.

El sucesor del Mini clásico, que dejó de fabricarse pocos días después, después de 41 años, se convirtió en el primer vehículo compacto premium. Las ventas del renovado modelo británico producido en la planta de Oxford comenzaron el 7 de julio de 2001. A nuestro país llegó en 2004.

Más información, en el comunicado de prensa a continuación de las imágenes…

COMUNICADO DE PRENSA – BMW GROUP ARGENTINA

Se cumplen 20 años del relanzamiento del MINI, el original en el segmento Premium de vehículos pequeños

  • A finales de septiembre de 2000, el MINI moderno disfrutó de su estreno mundial en el Salón del Automóvil de París. El exitoso relanzamiento de la tradicional marca de herencia británica introdujo una categoría de vehículos completamente nueva y sentó las bases para el desarrollo continuo y la diversidad en la gama de modelos. En Argentina, el portfolio de opciones disponibles actualmente incluye al MINI Cooper S (3 y 5 puertas), Cabrio, Clubman, Countryman, John Cooper Works y John Cooper Works GP.

Buenos Aires, 01 de octubre de 2020 – Un original celebra un aniversario histórico. Hace 20 años, el MINI se presentó por primera vez en un escenario público en el Mondial de l’Automobile de París. La historia de éxito única en el sector automotriz comenzó con el lanzamiento de la tradicional marca de herencia británica bajo el paraguas de BMW Group y la presentación de los modelos MINI One y MINI Cooper. Como sucesor del Mini clásico, que dejó de producirse pocos días después, después de 41 años, la segunda generación proporcionó todos los elementos necesarios para otra revolución en el segmento de los vehículos pequeños. El MINI fue el primer vehículo Premium de esta clase. Su concepto moderno ha promovido un desarrollo avanzado continuo hasta el día de hoy, que abarca el manejo divertido, la eficiencia, la comodidad, la seguridad, la conectividad y, no menos importante, la diversidad de modelos.

Un viaje en el tiempo con un ejemplo temprano del MINI Cooper brinda una oportunidad ideal para seguir la pista del carácter pionero exhibido por la segunda generación. El embajador de la fase inicial del original británico para el siglo XXI salió de la línea de producción en octubre de 2001, seis meses después del lanzamiento de la producción en la planta de MINI en Oxford. Tres propietarios anteriores ya habían experimentado el manejo divertido mientras recorrían unos 175.000 kilómetros. Y como todo MINI, se le dio un nombre. Este modelo recibió el nombre de “Sunny”, inspirado en el acabado de pintura de la carrocería en Liquid Yellow, que lo transformó en una rareza. En el primer año de ventas del MINI moderno en Alemania, solo uno de cada quince vehículos se suministró en este color. La combinación con el toldo y las carcasas de los retrovisores exteriores en color negro era aún más rara.

La señal de partida para el desarrollo de la segunda generación del MINI ya se dio en julio de 1994. Además de detalles de estilo como los voladizos cortos, los faros redondos y la parrilla del radiador hexagonal, una de las principales prioridades de los diseñadores fue transferir la idea fundamental de los años iniciales del Mini clásico a la era moderna del vehículo. El MINI moderno también necesitaba ser único, ofrecer espacio para cuatro personas y su equipaje, proporcionar una experiencia de viaje eficiente y generar entusiasmo con características de conducción no alcanzadas por ningún otro modelo de su clase. También se tuvieron en cuenta las aspiraciones contemporáneas de comodidad y los máximos estándares de seguridad. Una vez más, se creó un nuevo y revolucionario vehículo pequeño, adaptado a los requisitos de su época en todos los criterios, y esta vez se desarrolló y fabricó para cumplir con todos los estándares de calidad de una marca Premium.

En otoño de 1997, a periodistas seleccionados se les permitió conocer por primera vez el estudio MINI 2000. Esto generó la fiebre MINI. El lanzamiento de la marca y la inminente presentación del vehículo de producción en serie fueron temas de intenso debate, especialmente en línea. Paralelamente al estreno mundial en París, se lanzaron sitios web MINI nacionales e internacionales y pronto ya se habían registrado más de 100.000 posibles clientes interesados en el MINI.

La venta del MINI en el Reino Unido comenzó el 7 de julio de 2001 y el lanzamiento al mercado en Alemania se celebró dos meses después. Ya en este punto, se introdujo un turno de fin de semana en la planta de MINI en Oxford por primera vez, para estar en condiciones de satisfacer la demanda masiva. Y, sin embargo, el triunfo mundial apenas había comenzado. En Japón, donde el Mini clásico tenía una gran comunidad de fanáticos, la segunda generación también encontró un enorme interés. El lanzamiento de las ventas estaba previsto para el 2 de marzo de 2002 porque esta fecha se pronuncia “MI-NI” en japonés. Por fin, el turno de los aficionados estadounidenses llegó finalmente el 22 de marzo de 2002. Los concesionarios ya habían reservado pedidos para 20.000 coches.

El MINI de la segunda generación cautivó a los conductores de todo el mundo con su ágil manejo. Hasta el día de hoy, “Sunny” no deja ninguna duda de que el MINI ha sido diseñado para conducción atlética y curvas extremas. El motor de 85 kW / 115 CV que impulsa el MINI Cooper también ofrece una impresionante capacidad de aceleración. Hace unos 20 años, esto también impresionó a John Cooper, el ingenioso diseñador de autos deportivos que previamente había allanado el camino para que el Mini clásico tomara las pistas de carreras por asalto. “El MINI Cooper te pone una sonrisa en la cara”, comentó después de su primera prueba de manejo en el modelo del mismo nombre, una vez más llevando su nombre. Los principios de diseño elementales de la primera generación habían sido asumidos en la nueva edición con tracción delantera y el motor de cuatro cilindros montado transversalmente en la parte delantera. Sin embargo, el manejo divertido contemporáneo sin rival en el entorno competitivo ahora se entregaba con un eje delantero MacPherson con ejes de la misma longitud, el eje trasero multibrazo único en este segmento, frenos de disco en las cuatro ruedas y el sistema antibloqueo de serie que incluye control de frenado en curvas y distribución electrónica de la fuerza de frenado.

Desde el principio, se proporcionó una amplia gama de opciones para individualizar un componente clave del estilo típico de MINI. La diversidad y la apariencia Premium dentro del interior fueron creadas por una amplia gama de características que incluyen asientos y tapicería, molduras interiores y volantes en muchas versiones, junto con opciones de equipamiento moderno como control de clima automático, asientos con calefacción, techo corredizo panorámico y navegación. El programa de accesorios originales de MINI incluía faros auxiliares, luces traseras blancas, un paquete aerodinámico, una gama de molduras del toldo, así como instrumentos adicionales e incluso un teléfono para automóvil.

Ya en 2003, se lanzó un motor diésel en la segunda generación del MINI, y el MINI Convertible le siguió en el año siguiente. La diversidad de modelos fue aún mayor para la tercera generación lanzada en 2006. El MINI Clubman, el MINI Coupé y el MINI Roadster se unieron a la gama. No mucho después de esto, la marca logró irrumpir en el segmento de los compactos Premium donde hoy el MINI Countryman y el nuevo MINI Clubman crean el “go-kart feeling” en una dimensión adicional. Se conquistaron grupos destinatarios adicionales en lo que ahora es la cuarta generación de modelos del vehículo compacto con el MINI 5 puertas.

El interior también demuestra que la reinterpretación de las características del diseño en la segunda generación del MINI ya formaba la plataforma para el avance tecnológico. Aquí, “Sunny” expresa su estilo individual sobre todo con el gran velocímetro en el centro del panel de instrumentos. En el MINI de primera generación, el instrumento de posición central había sido reemplazado por nuevas pantallas detrás del volante cuando se introdujo el tipo MK V Mini en 1985. Y en el último MINI de cuarta generación, la velocidad, la velocidad del motor y otra información relacionada con el conductor se muestran en un moderno cuadro de instrumentos en la columna de dirección, también en pantalla digital según el modelo. Sin embargo, el instrumento central sigue siendo un elemento importante de diseño y control hasta el día de hoy. Sirve como pantalla de control para funciones de navegación, infoentretenimiento, teléfono y vehículo.

Durante el período de 20 años, el MINI se ha vuelto notablemente más maduro, pero su carácter sigue siendo inimitable. Y el tono de color fresco que se adapta tan perfectamente a “Sunny” actúa ahora como un faro muy especial para el futuro. Los acentos de color amarillo caracterizan al MINI Cooper SE que marca la siguiente etapa evolutiva del original como el primer modelo totalmente eléctrico de la marca.

Tradición británica presente en Argentina.

En nuestro país, el histórico británico se introdujo en el año 2004, y desde entonces ha seducido las calles con su característico aspecto deportivo y elegante. Actualmente el portfolio de opciones disponibles incluye al MINI Cooper S (3 y 5 puertas), Cabrio, Clubman, Countryman, John Cooper Works y al exclusivo John Cooper Works GP, presentado el pasado mes de mayo.

Compartir:
Newsletter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *