Cómo es la nueva suspensión de la Ford Ranger 2020

Para lograr una pickup más versátil, con mayor confort y control al mismo tiempo, se rediseñó la barra estabilizadora y su anclaje. Fotos y explicación al detalle.

Por Martín Egozcue
martin.egozcue@carsmagazine.com.ar

La Nueva Ford Ranger 2020, que se lanzará a la venta en la Argentina en agosto de 2019, presenta varias novedades, algunas apreciables a la vista y otras, ocultas. En CarsMagazine.com.ar ya te contamos todos los cambios de la segunda renovación profunda que recibe la pickup mediana del óvalo (ver aquí). Pero hay uno que, a nuestro juicio, merecía una profundización por dos motivos. En primer lugar, porque es precisamente una de esas evoluciones que no se aprecia a simple vista, sino recién en la conducción. Y en segundo término, porque es la única novedad de la Ranger 2020 que se aplica en toda la gama, sin distinción de equipamiento, motorización o transmisión. Se trata de la nueva suspensión delantera que permitió mejorar el confort y el control sobre la pickup. “Es ingeniería que no se ve, pero que se siente”, resume Gustavo Oneto, Gerente de Desarrollo de Producto de Ford Argentina, en diálogo con CarsMagazine.com.ar durante la presentación de la Ranger 2020 en Mendoza.

Al momento de desarrollar la Nueva Ranger, Ford se propuso que su pickup fuera aún más versátil en términos de conducción. “Trabajamos para lograr una Ranger que tuviera mayor confort de marcha pero sin perder los atributos que la caracterizan, entre ellos la conducción off road, la estabilidad, la capacidad de carga y la tracción”, le explica Oneto a este medio. “Por esa razón, tuvimos que hacer un cambio grande en la Ranger para lograr ese compromiso y equilibrio”, destaca.

En detalle, los ingenieros de Ford rediseñaron la barra estabilizadora delantera y le cambiaron el ruteo. “Antes, la barra pasaba por delante de las torretas de suspensión y ahora pasa por detrás. Los puntos de anclaje de la barra ahora están sobre los largueros del chasis y anteriormente estaban en el travesaño. Con este cambio se logró una mayor rigidez torsional, que ofrece un mejor control de rolido; es decir, ante las inclinaciones de la carrocería”, detalla Oneto.

Ford podría haberse limitado simplemente a cambiar los amortiguadores de la Ranger, sin la modificación de la barra estabilizadora y el punto de anclaje. “Pero en ese caso, si sólo colocábamos amortiguadores más blandos, se iba a generar una sensación de inestabilidad que no era lo que buscábamos”, señala el ingeniero. “Queríamos en cambio lograr una pickup más versátil y entonces tuvimos que trabajar con distintas variables al mismo tiempo”, agrega. En ese sentido, también se cambió la posición del tope de la suspensión, que estaba en la parrilla inferior y ahora está sobre el amortiguador. Eso permitió redistribuir todas las cargas en los componentes de la suspensión y en consecuencia, habilitó otros compuestos de neumáticos y hasta nuevos valores de presión de inflado: de 35 PSI, la presión se redujo a 30 PSI.

Entonces, tras haber rediseñado la barra estabilizadora y todas las otras modificaciones ya detalladas, “recién ahí fue posible trabajar en las curvas de respuesta, tanto de amortiguadores como de resortes y elásticos, y de esa forma lograr mayor confort de marcha, sin sacrificar control”, aclara Oneto.

Pero desde luego, una vez modificada la suspensión delantera, Ford también trabajó en una recalibración de la trasera, para mantener el equilibrio de la Ranger. “El cambio en la suspensión delantera fue de configuración y puesta a punto. Lógicamente, la suspensión trasera debía acompañar esa nueva puesta a punto delantera para conservar un desempeño homogéneo y armónico”, asume Oneto.

Además, Ford determinó una puesta a punto de la suspensión delantera específica para cada peso de la pickup, ya que éste varía en función del motor (2.2 o 3.2), la caja (MT o AT), la tracción (4×2 o 4×4) y la cabina (simple o doble). “Para cada ‘familia de peso’ hay una puesta a punto de suspensión. La Ranger 2020 tiene 17 versiones y dentro de esa gama, de tres a cuatro ‘familias de peso’, y para cada ‘familia’ hay una puesta a punto específica”, aclara.

El rediseño de la suspensión delantera de la Ranger 2020 se aplicó inicialmente en otros mercados del mundo (en primera instancia, en Australia) y ahora Ford decidió incorporarlo a la pickup en la región de Sudamérica. “Ford tiene un equipo de diseño global, que para la Ranger está en Australia. Pero luego cada región del mundo aplica una sintonía fina sobre los desarrollos globales, para adecuarlos a cada mercado, a sus caminos, características, velocidades y el gusto de los conductores locales”, concluye Oneto.

Durante la presentación en Mendoza, donde estuvo CarsMagazine.com.ar, Ford mostró los cambios aplicados a la suspensión delantera de la Ranger 2020.

La barra estabilizadora (en verde) ahora está anclada a los largueros (antes, al travesaño). En la Ranger anterior, esta foto de la barra no hubiera sido posible…

También se cambió la posición del tope de suspensión, que estaba en la parrilla inferior y ahora se posicionó sobre el amortiguador, como se aprecia en la imagen.

“Más confort y más control” es el resultado de las modificaciones que recibió la Ranger 2020. El desarrolló nació en Australia y luego se adaptó a la región.

Gustavo Oneto, Gerente de Desarrollo de Producto de Ford Argentina, le explicó a CarsMagazine.com.ar cómo se reconfiguró la suspensión de la Ranger 2020.

Compartir:
Newsletter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *