CarsMagazine

Audi RS Q e-tron: la oportunidad de romper moldes

Juan Manuel Díaz, diseñador argentino en la marca alemana, visitó nuestro país y describió al vehículo que concibió para el Rally Dakar. Y hay más en camino…

Por Patricia Osuna Gutiérrez

El diseñador argentino Juan Manuel Díaz, quien ocupa el cargo de Jefe de Diseño de Audi Motorsport en Audi AG, visitó nuestro país y CarsMagazine.com.ar asistió a una charla que brindó sobre el Audi RS Q e-tron, el vehículo con el que la marca alemana participó del Rally Dakar 2022. Un proyecto que puso a prueba sus capacidades personales y también las de Audi AG para un desarrollo que sólo duró ocho semanas.

El RS Q e-tron es un vehículo por demás particular, que reúne tres pilares estratégicos de Audi. Por un lado, RS son las siglas de los modelos más deportivos de la marca; la Q es la letra que identifica a la familia de SUVs; y finalmente, e-tron es la nomenclatura de los vehículos electrificados. En el caso del RS Q e-tron, se combinan tres motores eléctricos y uno de combustión, turbo-naftero.

La génesis del RS Q e-tron se remonta a septiembre de 2020, en plena pandemia, cuando Audi anunció que volvería a las carreras de larga duración, con dos proyectos sobresalientes. Por un lado, el Rally Dakar a partir de 2022 y por otro, las 24 horas de Le Mans desde 2023 (este auto se presentará en julio próximo, en el verano europeo).

En la etapa inicial del desarrollo del RS Q e-tron, Audi convocó a sus estudios de diseño de todo el mundo. Fue un concurso que recibió 27 propuestas, entre ellas la de Díaz, el diseñador oriundo de Rosario, Santa Fe, de 47 años. “Fue por sacarme el gustito que hice mi propuesta, porque en Audi estoy más enfocado en los autos de calle… El prototipo para el Dakar tenía que ser alto y diferente. Entonces me encontré con la oportunidad de romper moldes”, comentó Díaz en una rueda de prensa que brindó en Buenos Aires, en el Audi Lounge.

Tan buena fue la idea de Díaz para el Dakar, que su propuesta resultó elegida, conjuntamente a la de su colega Dario Tomorad, debido a que compartían los mismos conceptos. “Eran dos elementos que se encajaban uno dentro del otro. Algo de nivel rupturista, que sale de ciertos estereotipos. Tuvimos esa oportunidad y la aprovechamos. Debíamos hacer un vehículo muy radical”, explicó Díaz.

Así fue que Juan Manuel, junto con Dario, trabajó durante ocho semanas porque “para llegar en tiempo y forma con este vehículo y que tuviera de seis a ocho meses de pruebas en España y África antes de la carrera, teníamos que hacerlo en ese tiempo récord”, aclaró.

Debido al escaso margen, el área de ingeniería realizó directamente la modelación en 3D y no llegó a fabricarse un modelo real en escala “uno a uno”. “Trabajamos directamente con los ingenieros aeronáuticos que desarrollan la parte aerodinámica, y en modelar lo que hacía falta. Es decir, lo que en Motorsport de Audi se hace en un año y medio y en Diseño de autos de calle dura cuatro años, en este caso puntual lo debimos resolver en sólo ocho semanas”, destacó el diseñador.

DE LA CALLE A LA PISTA Y VICEVERSA
Durante la charla, Díaz señaló que el RS Q e-tron tomó muchos elementos de los autos de calle y en ese sentido, mencionó al Audi Q3 Sportback. “De todas formas, en el diseño había que esconder la toma de aire gigante de arriba. Y buscamos conectar con esa aleta que va desde el techo hasta el paragolpes trasero. En este punto, hay conexión con lo que se viene pronto en el auto de Le Mans, que también tiene un detalle técnico de este tipo”, adelantó.

Si bien no se obtuvieron los resultados esperados (el mejor de los Audi llegó 9º, conducido por el sueco Mattias Ekström), el RS Q e-tron atrapó todas las miradas desde el equipo también conformado por el francés Stephane Peterhansel y el español Carlos Sainz. “La experiencia en la carrera demostró que no hubo problemas técnicos, sino más bien fallas humanas, que es algo normal. Toda la tecnología que aplicamos en este vehículo para el Dakar se verá en breve en autos de producción. Es un anticipo de lo que se viene, en diseño y tecnología”, señaló Díaz.

“Pero no diseñamos este auto sólo para llamar la atención. Trabajamos con la idea de salir a ganar… No se dio, pero en el próximo Dakar, Audi tiene muchas posibilidades de ganar por toda la experiencia acumulada en 2022, y eso servirá para los desarrollos futuros sobre este vehículo”, afirmó el diseñador.

AERODINÁMICA, FACTOR CLAVE
Como en todo vehículo de competición, la aerodinámica es determinante. Y en este caso, todas las pruebas se realizaron por simulaciones en computadora. Algo muy complejo porque como explicó Díaz, los ingenieros tenían que lograr que “respiraran” las baterías, los motores eléctricos y el motor a combustión interna del vehículo.

Además, las ruedas delanteras, como bien se aprecia, están muy expuestas y “aerodinámicamente es terrible”, explicó Díaz. Pero había un requisito en términos de funcionalidad y seguridad: que la trompa del auto fuera redondeada porque “si cae de trompa en una duna de arena, tiene que volcar y poder seguir andando”, detalló Juan Manuel. “Lo más difícil para nosotros, en diseño, fue hacer el pasa-ruedas delantero y la trompa”, agregó.

Si bien el Audi RS Q e-tron fue desarrollado únicamente para competir, desde que fue presentado varios clientes de la marca quisieron adquirir una unidad. Y por esa razón, como explicó Juan Manuel, desde la automotriz debieron aclarar que el vehículo no se comercializará al público.

Finalmente, en cuanto al diseño gráfico del RS Q e-tron, desde Audi Motorsport querían que el vehículo transmitiera toda la tecnología de la marca, sin interferencias en el diseño, los colores y la estética. A tal punto, que Audi decidió finalmente no sumar a Red Bull como sponsor del vehículo. “Los colores y el logo de esa marca interferían y hasta arruinaban el diseño del RS Q e-tron”, admitió Díaz.

PASADO Y FUTURO
Ya con más de dos décadas de trayectoria como diseñador de automóviles, actualmente Juan Manuel no sólo trabaja en autos de calle y en proyectos como el Rally Dakar. También en su trabajo hay vehículos que nunca estarán a la vista del público. Se denominan “ejercicios de diseño” y sólo sirven como inspiración de futuros vehículos de calle.

“Desde 2001 hasta 2016 trabajé en autos de producción. Hoy miro hacia atrás y me fue mucho mejor de lo que había soñado en mi vida. Entrar a Audi fue una experiencia excelente, porque aprendí muchísimo en la parte de producción, en todo lo que es el futuro del diseño, y sólo me faltaba lo que es competición”, analizó Díaz.

Acerca del futuro de la movilidad, Juan Manuel afirma: “Se verá a nivel mundial, en las carreras y en la calle, un ecosistema de distintas tipologías de motores, con distintos tipos de combustibles. No es que todo será eléctrico. Habrá un poco de cada cosa… Eso es el futuro”. Y agregó: “Lo único que no quiero es que haya carreras con autos autónomos, porque sería como ver un Scalextric. El factor humano es lo que hace apasionante a las carreras”.

Compartir:
Newsletter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *