CarsMagazine

Test Drive: Subaru Forester 2

Es uno de los modelos más vendidos de la marca japonesa en la Argentina. Probamos, además, la versión más demandada de la gama. Analizamos a fondo a este SUV que, a diferencia de varios rivales, ofrece reductora y se destaca en el “off road”.


Evaluamos la Forester 2 en versión 2.0 de 150 CV, con caja manual y equipamiento de entrada.

Texto y fotos: Martín Egozcue
martin.egozcue@cars-magazine.com.ar
Colaboración: Carlos Blancuzzi

LA BALANZA


Tracción integral permanente
Transmisión con “alta” y “baja”
Equipamiento de seguridad
Mejoras en la dinámica
Evolución del impulsor
Plazo de la garantía
Capacidad del baúl


Dotación básica en confort
Habitabilidad en la 5ª plaza
Cubre-cárter de plástico


El sistema de tracción integral permanente característico de Subaru, en acción ante la demanda.

El segmento de los SUV es cada vez más amplio, con distintas alternativas de marcas, orígenes, tamaños y prestaciones. Muchos de estos modelos suelen ofrecer versiones 4×4, pero no todos aplican la tracción integral en forma permanente y, mucho menos aún, proponen una transmisión con “baja” o reductora, lo que mejora aún más las prestaciones “off road”. La Subaru Forester, que acaba de renovarse en la Argentina con el arribo del último modelo, es el único que entre los SUV de su segmento plantea esa solución mecánica para mejorar el desempeño fuera del asfalto o en condiciones de exigencia. Desde luego, en cualquiera de los casos hablamos siempre de vehículos “todocamino” y no de “todoterreno”, siendo estos últimos mucho más extremos, como podría ser un Jeep Wrangler o un Land Rover Defender. En las últimas horas, CarsMagazine probó a fondo la Forester en su versión de entrada de gama –2.0 AWD M/T de $ 185.000– para conocer cuál es su verdadera propuesta.


Se fabrica en Japón y comparte la plataforma con el Impreza. Su despeje es de 21,5 centímetros.

DISEÑO
Fabricada en Japón, la Forester comparte plataforma con el Impreza, por lo que técnicamente pertenece al segmento mediano (también llamado C). Más allá de mejoras en la motorización y el equipamiento que describiremos a continuación, la última versión del modelo, identificada en la Argentina como “Forester 2”, presenta un leve rediseño en las ópticas, la parrilla, el paragolpes y los espejos exteriores (más chicos, ahora con luz de giro incorporada). Se trata del modelo lanzado internacionalmente a comienzos de 2011, y que arribó al mercado argentino en noviembre pasado. Es, en definitiva, el “restyling” de la tercera generación de Forester surgida en 2008 (la primera apareció en 1997 y la segunda, en 2003). La Forester 2 mantiene casi inalterables sus dimensiones, con 4,56 metros de largo, 1,78 m de ancho y 1,70 m de alto. La distancia entre ejes llega a 2,61 metros.


La versión evaluada se posiciona a $ 185.000. La más equipada (Limited) llega hasta $ 249.000.

MOTOR / PRESTACIONES / CONSUMO
Como es característico en Subaru, el impulsor es del tipo Boxer, horizontalmente opuesto (los pistones se mueven en direcciones opuestas), lo que genera una mejor distribución de pesos, con menores vibraciones, además de ser más liviano y compacto. Más allá de estas características ya conocidas, en este caso estamos ante la tercera generación del motor Subaru Boxer, que ofrece mayor suavidad de marcha junto a una reducción del consumo hasta en 10%, gracias a modificaciones en la combustión, refrigeración, admisión y escape. Naftero, de 2 litros, 4 cilindros y 16 válvulas, este impulsor alcanza 150 caballos a 6.000 rpm y entrega un torque (momento de mayor empuje) de 19,5 Kgm a 3.200 rpm. La transmisión es manual de 5 velocidades, con “alta” y “baja”.


La Forester
2 presenta mejoras en el motor, para mantener sus prestaciones con menor consumo.

Probamos la Forester en ciudad, autopista, ruta y caminos rurales para comprobar su rendimiento en distintos ámbitos. En cualquier instancia, el motor Boxer empuja con decisión a este SUV de casi 1.500 kg, y entrega respetables prestaciones, con 10,7 segundos para el “0 a 100” y 185 km/h de velocidad máxima. A la hora de los consumos, viajando a 130 km/h y según la computadora de abordo, la ecuación fue de 9,1 litros cada 100 kilómetros. A esa velocidad, en 5ª marcha, el impulsor gira a 3.500 rpm. En la ciudad el gasto que registramos superó los 10 litros cada 100 kilómetros. La Forester puede funcionar sin inconvenientes con nafta Grado 2 (de 95 octanos, equivalente a Súper), tal cual recomienda el manual del usuario.


La versión X ofrece un equipamiento de confort discreto. Así, su atractivo pasa por otro lado.

AL VOLANTE: DEL ASFALTO AL “OFF ROAD”
Lo mejor de la Forester aparece cuando se abandona el asfalto. Allí es donde este SUV japonés se diferencia de muchos rivales gracias al sistema de tracción integral permanente, que Subaru denomina “Symmetrical All Whell Drive”. Pero particularmente, porque también ofrece reductora. De accionamiento mecánico, mediante una palanca ubicada junto al freno de mano, la “baja” reduce parcialmente el desarrollo de las marchas, lo que genera mayor capacidad de tracción y de arrastre. Si bien la reducción no llega al nivel de lo que ofrecen los 4×4 más extremos, sin duda implica un plus que otros modelos no tienen a la hora de meterse en el barro. En la ruta, la Forester transmite una interesante dinámica gracias a mejoras aplicadas en los esquemas de suspensión, sin descuidar el confort de marcha.


El comando para “alta” y “baja”, el gran diferencial de la Forester frente a sus rivales.

Volviendo a la reductora, es importante saber que puede colocarse con el vehículo en movimiento, siempre que se presione el pedal del embrague. Otra instancia en que la “baja” resulta muy útil es a la hora de llevar un remolque o en un camino de montaña, en ascenso o descenso. Cuando el tránsito vuelve a la normalidad hay que regresar a la “alta” para reducir el régimen del motor y el consumo. Por último, deben conocerse las aptitudes pero también las limitaciones de la Forester. Por eso es importante tener presente su despeje de 21,5 cm y sus ángulos de ataque (24,8°), ventral (23°) y salida (23°), para aprovecharlos al máximo pero tampoco pasarse del límite. Durante nuestra prueba, y mientras buscábamos “la foto”, golpeamos la parte baja de la trompa en un desnivel y sufrimos el desprendimiento parcial del plástico cubre-cárter que –creemos– debería ser de un material más resistente.


El motor Boxer de tercera generación, de bajo centro de gravedad, un sello de todo Subaru.

POSICIÓN DE MANEJO / HABITABILIDAD / BAÚL
El interior de la Forester 2 en su versión de entrada de gama, denominada X, no derrocha en lujos. Así, no hay tapizados de cuero, techo solar ni regulaciones eléctricas, todo ello y mucho más reservado para la versión tope de gama. Los materiales de la plancha de abordo y las contrapuertas de la versión X son rígidos, sin inyectados suaves al tacto, pero se los percibe bien terminados y encastrados. La posición de manejo se encuentra fácil porque la butaca del conductor se regula en altura, y la columna de dirección en altura y en profundidad. La visibilidad es buena y no presenta mayores dificultades.


Se trata de la tercera generación de la Forester, con el último “restyling” aplicado en 2011.

Los comandos están bien ubicados a excepción del que opera la computadora de abordo (hay que quitar la mano del volante y buscarlo junto al velocímetro). En ese sentido, un faltante del ordenador es el indicador de autonomía. También se extraña el cierre centralizado de puertas automático en rodaje: hay que acordarse de presionar la tecla. En habitabilidad, las plazas traseras ofrecen buen espacio para dos adultos, para las piernas y en altura para la cabeza. No ocurre así en el caso de un quinto pasajero, que no podrá acomodar bien sus piernas sobre el túnel de transmisión. Además, el respaldo es duro porque se trata en realidad de un apoyabrazos oculto. El baúl ofrece 450 litros, aunque parecen más. Rebatiendo los asientos, el volumen crece hasta 1.660 litros. Debajo del piso del baúl se guarda la rueda de auxilio, en llanta de chapa pero de idéntica medida a las montadas.


Muy buena capacidad de baúl; llantas de aleación de 16”; auxilio en chapa, pero de igual medida.

EQUIPAMIENTO DE CONFORT Y SEGURIDAD
Como ya se apuntó, la versión X de la Forester 2 no se luce por su dotación de confort en relación con lo que uno esperaría de un vehículo posicionado a $ 185.000. Lo más destacado es el climatizador automático, la radio con CD-MP3 que ahora incorpora Bluetooth, puerto USB y entrada Auxiliar, y la dirección con asistencia electrónica. Entre los faltantes que no le perdonamos (considerando su precio) anotamos el sensor de estacionamiento trasero y el control de velocidad crucero. Para disfrutar de mayor confort, Subaru propone las versiones XS (intermedia) y Limited (full), de $ 205.000 y $ 249.000, respectivamente.


La habitabilidad es muy buena a excepción de la 5ª plaza, donde un adulto no viajará cómodo.

En seguridad, todas las versiones de Forester 2 ofrecen el valioso programa electrónico de estabilidad, comúnmente conocido como ESP pero que la marca japonesa denomina VDC. También, desde luego, frenos ABS con repartidor electrónico, a lo que se agregan anclajes ISOFIX para sillas de niños y apoyacabezas delanteros activos. Esta versión de entrada de gama ofrece dos airbags (frontales), al igual que la intermedia. Así, para contar con airbags laterales y de cortina hay que estirarse hasta la versión más costosa… Más allá de este último punto, la Forester recibió numerosas distinciones en seguridad, entre ellas el Top Safety Pick del IIHS en los Estados Unidos.


Puede funcionar sin problemas con nafta Grado 2 (Súper); detalles de comandos e instrumental.

CONCLUSIÓN
Si la decisión de ingresar al segmento de los SUV está ligada a la necesidad de reales prestaciones “off road”, por ejemplo para quien entra y sale regularmente de un campo, modelos como Subaru Forester resultan más recomendables que otros que, tal vez con mayor equipamiento de confort, no ofrecerán las mismas prestaciones fuera del asfalto. La clave de ello es, como se explicó, el plus que implica contar con transmisión con reductora. Si en cambio se busca un elevado confort abordo, está claro que al menos la entrada de gama de la Forester no llegará a colmar las expectativas. Pero hay un dato irrefutable: esta versión más básica es la más demandada en la Argentina, y a su vez Forester 2 es uno de los dos modelos más vendidos (el otro, el Outback) de Subaru en el mercado local…

EQUIPAMIENTO DESTACADO
– Tracción integral permanente con “alta” y “baja”
– Control electrónico de estabilidad (VDC)
– Frenos ABS con distribución electrónica (EBD)
– Airbags frontales (conductor y acompañante)
– Apoyacabezas delanteros activos
– Anclajes ISOFIX para sillas de niños
– Asistente al arranque en pendientes
– Climatizador automático
– Radio con CD-MP3, USB, Aux, Bluetooth y control satelital
– Pack eléctrico completo (alzacristales, cierre centralizado y espejos)
– Volante regulable en altura y profundidad
– Asientos traseros reclinables y rebatibles 60/40

FICHA TÉCNICA
Carrocería:
tipo SUV, 5 puertas
Motorización: nafta, 1.994 cc, 4 cilindros, 16 válvulas
Alimentación: inyección electrónica multipunto
Potencia máxima/régimen: 150 CV a 6.000 rpm
Par máximo/régimen: 19,5 Kgm a 3.200 rpm
Velocidad máxima: 185 km/h
Aceleración de 0 a 100 km/h: 10,7 segundos
Tracción: integral permanente (Symmetrical All Wheel Drive)
Dirección: asistida electrónicamente
Transmisión: manual de 5 velocidades con Dual Range (“alta” y “baja”)
Frenos: a discos en las 4 ruedas; delanteros ventilados, traseros sólidos
Llantas: de aleación de 16”
Neumáticos: Bridgestone Dueler H/T, medida 215/65 R16
Rueda de auxilio: homogénea en medida, en llanta de chapa
Dimensiones: largo, 4,56 m; ancho, 1,78 m; alto, 1,70 m; entre ejes, 2,61 m
Peso: 1.475 kg (en orden de marcha)
Capacidad de baúl: 450 litros (ampliable a 1.660 litros)
Capacidad de tanque: 60 litros
Consumo urbano: 10,5 litros/100 km (autonomía: 571 km)
Consumo a 100 km/h: 6,7 litros/100 km (autonomía: 895 km)
Consumo a 130 km/h: 9,1 litros/100 km (autonomía: 659 km)

PRECIO Y GARANTÍA (*)
La versión evaluada, 2.0 AWD M/T X, se comercializa a $ 185.700. La gama comprende otras dos alternativas: 2.0 AWD A/T XS, a $ 205.400; y 2.0 AWD M/T Limited, a $ 249.100. Existe también una versión 2.5 Turbo AWD A/T, de 230 CV, que por el momento no está disponible en el país. la garantía es de 5 años o 100.000 kilómetros para el conjunto motor/transmisión, y de 3 años o 60.000 kilómetros para el resto del vehículo.
(*) Valores actualizados a abril de 2012.

POSIBLES RIVALES
Chevrolet Captiva, Ford Kuga, Honda CR-V, Hyundai Tucson, Jeep Patriot, Kia Sportage, Mitsubishi Outlander Sport, Nissan X-Trail, Renault Koleos, Toyota RAV4, Volkswagen Tiguan

Compartir:
CarsMagazine

2 comentarios en “Test Drive: Subaru Forester 2

  1. Pingback: Prueba de la Subaru All New Forester en Argentina

  2. Pingback: Test Drive: Subaru Forester 2

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *