CarsMagazine

Test Drive: Peugeot RCZ

En la pista, la ruta y la ciudad, probamos a fondo la coupé deportiva del León. Qué ofrece y qué le falta –por $ 217.000– a un modelo exclusivo y fuera de serie de la marca francesa, que llega a la Argentina en su versión más radical, de 200 CV.

[media id=102 width=590 height=478]

Texto y fotos: Martín Egozcue
martin.egozcue@cars-magazine.com.ar
Cámara y edición: Luis Gindre
audiovisuales@cars-magazine.com.ar
Agradecimiento: Escuela de Manejo Avanzado – www.jorgeomardelrio.com.ar

LA BALANZA


Diseño
e imagen
Motorización y prestaciones
Comportamiento dinámico
Consumo en ruta/autopista
Dotación de seguridad
Equipamiento de confort
Auxilio homogéneo


Plazas traseras diminutas
Confort de marcha en ciudad
Sin navegador incorporado

Visibilidad limitada


CarsMagazine probó el Peugeot RCZ en la pista de la “Escuela de Manejo Avanzado”, en Tigre.

En Peugeot describen al RCZ como un “fuera de serie”. En efecto, ya desde el nombre esta coupé deportiva se diferencia de cualquier otro modelo de la marca francesa por ser el primer automóvil que no utiliza un cero o doble cero central en su denominación. Además, el RCZ fue el encargado de estrenar el último rediseño del León. Considerando lo expuesto, está claro que se trata de un vehículo distinto, posicionado como el más exclusivo de la oferta de Peugeot a nivel mundial y también en la Argentina, donde se comercializa desde principios de 2011. CarsMagazine lo probó para descubrir cuál es, en definitiva, la propuesta de este deportivo que varios ven sugerentemente parecido al Audi TT


El comportamiento dinámico transmite deportividad y seguridad en cualquier situación.

DISEÑO Y CONCEPTO
Desde que se lo presentó en formato de concept car, en Frankfurt 2007, quedó claro que el RCZ buscaba competir, al menos por imagen, contra el TT de Audi. La principal semejanza se aprecia en el formato curvo del techo, aunque en el caso del RCZ, con un toque distintivo en su remate, en la doble joroba de la luneta. En definitiva, el parabrisas, el techo negro y esta luneta totalizada marcan una continuidad de líneas delimitada por los arcos de aluminio, lo que termina dándole al RCZ un “aire” al TT. Más allá de esto, el RCZ encarna también un estilo propio, que le aportan detalles como el alerón trasero móvil (nos explayaremos sobre él más adelante), las vistosas llantas de 18 pulgadas y el particular remate del sector posterior. De frente, justo hasta donde comienza el parabrisas, es similar al 308, modelo con el que, justamente, comparte la plataforma aunque con medidas levemente modificadas. Hay que aclarar que la producción del RCZ fue tercerizada a manos de la firma austríaca Magna Steyr, que fabrica vehículos deportivos en pequeñas series. Del RCZ se producen sólo 20.000 unidades por año.


El RCZ acelera de “0 a 100” en 7,5 segundos y alcanza casi 240 km/h de velocidad máxima.

MOTOR / PRESTACIONES / CONSUMO
A nivel mundial, la oferta del RCZ comprende varias opciones de motorización, incluso con versiones diesel, pero a la Argentina sólo llega la más potente de la gama. Es la que monta el motor naftero turbo de 1.6 litros y 200 caballos. Un claro ejemplo del “downsizing”, la tendencia generalizada de las automotrices de reducir cilindrada (y así, consumo y emisiones) manteniendo o incluso incrementando las prestaciones. Este impulsor de 4 cilindros fue desarrollado entre Peugeot y BMW, y se utiliza en otros modelos de ambas marcas. Pero la configuración que eleva la potencia a 200 CV fue desarrollada exclusivamente para el RCZ y no la montará otro vehículo. Técnicamente, el secreto del motor está en la distribución variable, no sólo en admisión sino también en escape. Traducido a prestaciones, implica que el RCZ acelera de “0 a 100” en 7,5 segundos, con una velocidad máxima de 237 km/h. La potencia tope se obtiene entre 5.500 y 6.800 rpm, y el torque pleno, de 275 Nm, se registra desde 1.700 hasta 4.500 rpm.


Se lanzó en la Argentina a comienzos de 2011. Llega importado desde Austria, a $ 217.000.

El conjunto motriz está asociado a una caja manual de seis velocidades, que permite aprovechar el máximo potencial del motor hasta el corte, en torno a 6.500 rpm. Los consumos son moderados, sobre todo en el tránsito en rutas y autopistas. Circulando a 130 km/h constantes, el gasto ronda los 8 litros cada 100 kilómetros. En esa condición, el motor gira a 3.500 rpm en 6ª marcha. En el ámbito metropolitano, considerando que lo probamos durante el fin de semana, con tránsito mucho más fluido que en días hábiles y horas pico, el gasto apenas llegó a 9 litros cada 100 kilómetros. El impulsor es, además, cumplidor de la norma anticontaminación Euro 5, la que está vigente hoy en Europa (en la Argentina recién rige, desde enero pasado, la Euro 4).


Para muchos, el diseño del RCZ se parece al del Audi TT. Hay semejanzas, también diferencias.

AL VOLANTE: DE LA PISTA A LA CIUDAD
El verdadero potencial del RCZ se percibe en una conducción decididamente deportiva y para ello, CarsMagazine realizó un ensayo en la pista de la “Escuela de Manejo Avanzado” de Jorge Omar Del Río, en Tigre. Allí comprobamos el buen desempeño dinámico de la coupé, producto de varios factores: la elevada rigidez torsional del chasis, el bajo centro de gravedad, la buena pisada de los neumáticos y una dirección con asistencia variable en función de la velocidad. Respecto del 308, el RCZ presenta además una ampliación de las trochas delantera (+ 44 mm) y trasera (+ 63 mm) que le confieren mayor aplomo en el tránsito en curvas y en los cambios bruscos de dirección. Lo percibimos muy noble, especialmente en virajes de media y alta velocidad. Un plus para esto es el alerón trasero con regulación del grado de incidencia. Cuando el RCZ alcanza 85 km/h, de abre a 19°, y se cierra si se reduce la velocidad por debajo de 55 km/h. En cambio, a más de 155 km/h se despliega a 34°, y vuelve a la posición de 19° al desacelerar a menos de 145 km/h. De todas formas, el alerón se puede fijar en la 2ª posición, sin importar la velocidad de tránsito (incluso con el vehículo detenido), mediante un botón ubicado entre las butacas (ver foto).


El RCZ mide casi 4,30 metros de largo y está desarrollado sobre la plataforma del Peugeot 308.

Desde luego, lo que se gana por un lado, en general, se pierde por otro. Es difícil que un deportivo resulte altamente confortable en ciudad, sobre todo a la hora de transitar por las calles porteñas, entre cunetas, baches y empedrados. Percibimos que el RCZ transmite con demasiada nitidez las imperfecciones del camino, pero creemos que no se debe tanto a la configuración de las suspensiones, sino más bien a los neumáticos Continental en medida 235/45 R18; es decir, de muy bajo perfil. Por otra parte, la asistencia de la dirección podría ser más generosa a baja velocidad, en maniobras de estacionamiento. La notamos exageradamente pesada en esa circunstancia.


Nuestra prueba terminó con un pinchazo. El monitoreo de presión de neumáticos nos lo anticipó…

POSICIÓN DE MANEJO / HABITABILIDAD / BAÚL
El RCZ propone butacas delanteras con apoyacabezas integrados, en una única pieza. Con tapizado de cuero, ofrecen regulaciones eléctricas y ajuste lumbar. Pero a nuestro juicio, les falta mayor sujeción lateral considerando el tipo de vehículo. El volante, también forrado en cuero, está recortado en su parte inferior y lleva incrustada una placa de aluminio con la leyenda RCZ. La palanca de cambios, en cuero y con pomo de aluminio, es de vástago corto y nos resultó agradable, ya que percibimos recorridos más precisos que en otras cajas de Peugeot que hemos probado. La pedalera en aluminio con generoso apoyapie contribuye a dotar de deportividad al habitáculo del RCZ.


Llantas de 18”; alerón trasero regulable en dos posiciones; tapa del tanque; motor 1.6 de 200 CV.

Encontramos complicada la visibilidad en ciertas situaciones. Los parantes delanteros son gruesos y hay que estar atentos en las esquinas. Hacia atrás también se complica (ver foto), ya que el tamaño de la luneta es reducido y además, deforma levemente la visión por la curvatura que presenta. En ese contexto, son bienvenidos los sensores de estacionamiento (delantero y trasero) que el RCZ incluye de serie. La habitabilidad es la esperable en una coupé tipo “2+2”, donde las plazas traseras son casi simbólicas. Al margen de que es sumamente difícil acceder a ellas, son prácticamente inhabitables por un adulto. Incluso hicimos la prueba de colocar un silla infantil (tipo “huevito”, de recién nacido) aprovechando los anclajes ISOFIX, y comprobamos que… sólo entra si se desplaza exageradamente hacia adelante la butaca delantera. En cuanto al baúl, ofrece casi 400 litros, una gran capacidad considerando el tipo de vehículo. Además, el auxilio, que es homogéneo (misma llanta, misma cubierta), se aloja debajo del piso, en un hueco donde cabe perfectamente asegurado y protegido en prolija funda tipo competición.


Butacas de sujeción lateral mejorable; las traseras, diminutas; auxilio idéntico a las ruedas montadas.

EQUIPAMIENTO DE CONFORT Y SEGURIDAD
Más allá de la dotación de confort, cuyos elementos más destacados figuran en el listado al pie, lo más llamativo del RCZ es su interior recubierto en cuero integral, que abarca no sólo las butacas, sino toda la plancha de abordo y los paneles de puertas. Entendemos que es una solución inteligente para aplicarle un toque distintivo, en un acercamiento a lo que propone el segmento Premium. Sin embargo, no pudimos ocultar cierta defraudación cuando en el interior también nos encontramos con comandos (brazos de luces, de radio y de velocidad crucero, entre otros) que son exactamente los mismos que Peugeot ofrece en modelos de gama inferior. Al margen de ello, las dotaciones de confort y seguridad son sumamente completas. En el primer rubro sólo anotamos la ausencia de navegador (si el 408 fabricado en la Argentina lo trae, en el RCZ europeo no debería faltar); y en seguridad, en cambio, no deja zonas grises.


El cuero reina en el habitáculo y es un distintivo del RCZ; la visibilidad trasera es bastante limitada.

CONCLUSIÓN
El RCZ se comercializa a $ 217.000, en una única versión y sin opcionales disponibles. Pasado a “verdes”, cotiza a 51.000 dólares, 10.000 menos que el Audi TT 2.0 TFSI de 211 caballos con caja manual. Es, sin duda, una diferencia considerable. El TT ofrece mejores prestaciones (aceleración, velocidad máxima) y calidad decididamente Premium. Pero el RCZ propone un diseño igualmente impactante y una dotación de equipamiento similar, considerando incluso que el precio del TT no contempla ciertos opcionales que el RCZ incluye de serie. Entonces, ¿generalista de alta gama o Premium de pura estirpe? Es el gran dilema a resolver…

EQUIPAMIENTO DESTACADO
– Frenos ABS + repartidor electrónico + asistencia al frenado en urgencia
– Airbags frontales y laterales delanteros
– Controles de tracción y de estabilidad
– Faros delanteros de Xenón + iluminación direccional adaptativa
– Faros traseros de tecnología LED
– Alerón trasero regulable en dos posiciones
– Pedalera de aluminio; volante y palanca de cambios forrados en cuero
– Monitoreo de presión de neumáticos
– Rueda de auxilio homogénea
– Control de velocidad crucero con limitador
– Climatizador automático de doble zona
– Audio Hi Fi JBL® con radio AM/FM, CD-MP3, USB, Aux y Audiostreaming
– Computadora de abordo
– Conectividad Bluetooth
– Butacas deportivas, calefaccionadas y con regulaciones eléctricas
– Tapizado de cuero en butacas, plancha de abordo y paneles de puertas
– Sensores de estacionamiento delanteros y traseros

FICHA TÉCNICA
Carrocería:
coupé “2+2”
Cilindrada: 1.598 cc, 4 cilindros, 16 válvulas
Alimentación: inyección directa y turbocompresor
Potencia máxima/régimen: 200 CV a 5.500 rpm
Par máximo/régimen: 275 Nm desde 1.700 hasta 4.500 rpm
Velocidad máxima: 237 km/h
Aceleración 0 a 100 km/h: 7,5 segundos
Tracción: delantera
Dirección: con asistencia electro-hidráulica variable
Transmisión: manual de 6 marchas
Frenos: a discos en las cuatro ruedas; delanteros ventilados
Llantas: de aleación ligera en 18”
Neumáticos: Continental ContiSport Contact 3, medida 235/45 R18
Rueda de auxilio: de idénticas características a las montadas
Dimensiones: largo, 4,29 m; ancho, 1,84 m; alto, 1,36 m; entre ejes, 2,61 m
Peso: 1.297 kg (en orden de marcha)
Capacidad baúl: 384 litros (ampliable a 760 litros)
Capacidad tanque: 55 litros
Consumo urbano: 8,9 litros/100 km (autonomía: 617 km)
Consumo a 100 km/h: 5,6 litros/100 km (autonomía: 982 km)
Consumo a 130 km/h: 8,1 litros/100 km (autonomía: 679 km)

PRECIO Y GARANTÍA (*)
La versión evaluada, 1.6 THP de 200 caballos, se comercializa a $ 217.413 y es la única opción de la gama disponible en la Argentina. La garantía es de 2 años sin límite de kilometraje para la parte mecánica, de 3 años para la pintura y de 12 años contra la corrosión.
(*) Valores actualizados a octubre de 2011.

POSIBLES RIVALES
Audi TT, Hyundai Genesis Coupé, Renault Mégane III Coupé RS, Volkswagen Scirocco, Volvo C30

Compartir:
CarsMagazine

4 comentarios en “Test Drive: Peugeot RCZ

  1. Muy bonito el diseño sin dudas, pero como dice Chegui, una drapie para vender. De todos modos la reventa no es algo que preocupe demasiado al comprador de esta clase de autos.
    A mi gusto JAMAS compraría ni este ni el TT, me parecen de un snobismo rayano en lo mersa, son autos de cafiolo por lo menos para Argentina. Con 50 mil verdes voy por la Giulietta, un Q5 incluso.

    Muy bueno el Test y la nota, las fotos excelentes como siempre ;)

  2. A la hora de revenderlo al audi lo vendes y no cae tanto el precio, de este no lo se!! eso pasa en todos los modelos de alta gama generalista vs los premium. El diseño del auto es muyyyyy bonito!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *