CarsMagazine

Test Drive: Alfa Romeo Giulietta

Seduce con sus curvas… Enamora por prestaciones y dinámica… La última joya de la marca italiana ya está en la Argentina y CarsMagazine fue uno de los primeros medios locales en probarla. Sensaciones al volante de 170 caballos y 35.500 euros.

[media id=85 width=590 height=478]

Texto y fotos: Martín Egozcue
martin.egozcue@cars-magazine.com.ar
Cámara y edición: Luis Gindre
audiovisuales@cars-magazine.com.ar

LA BALANZA

Diseño
y estilo
Motor y transmisión
Desempeño dinámico
Prestaciones y consumos
Equipamiento de seguridad
Dotación de confort
Garantía de 5 años


Confort de marcha en ciudad
Auxilio de uso temporal
Sólo versiones nafteras
Escasez de portaobjetos


La Giulietta
genera fuertes emociones, en una relación “hombre-máquina” casi adictiva.

A poco más de un año de su lanzamiento internacional, el Alfa Romeo Giulietta ya está en la Argentina y al momento de esta publicación, Centro Milano, el representante oficial de la marca italiana en el país, ya había entregado casi 50 unidades. Se trata de la última novedad del “Cuore Sportivo”, un hatchback mediano (segmento C) que tomó el lugar del 147 en la oferta de Alfa Romeo y cuya aceptación en la Argentina ha superado todas las expectativas. De hecho, los primeros clientes compraron el auto sin haberlo visto en persona, guiándose por información de catálogos. CarsMagazine fue uno de los primeros medios locales a los que Centro Milano invitó a probar una Giulietta (de aquí en adelante, hablaremos de “ella”). Fue un corto pero intenso contacto con la versión 1.4 MultiAir de 170 CV y caja manual de 6 marchas, que entregó una primera impresión de lo que es capaz de generar esta bellísima máquina que cotiza en euros, a 35.500 en esta versión.


Lo mejor ocurre con el “Alfa DNA” en modo “Dynamic”: allí se vuelve divinamente rabioso.

HISTORIA Y DISEÑO
Quedó dicho: la Giulietta es el modelo que sucede al 147 como oferta del segmento mediano de Alfa Romeo. Se fabrica en Italia, en la planta de Fiat Cassino, sobre una plataforma completamente nueva, denominada C-Evo. Sobre ella, comparte algunos elementos con el Fiat Bravo. Así es que resulta más grande en dimensiones respecto del 147, con 13 centímetros más de largo, un baúl más grande y mayor espacio interior. En efecto, la Giulietta –que sólo se ofrece en silueta de 5 puertas– apunta a conquistar un público más familiar. Desde Centro Milano consideran que el perfil del cliente va de 35 a 50 años (hombre casado, con hijos), a diferencia de lo que ocurre con el MiTo, otro hatchback pero más pequeño y de 3 puertas, que apunta a un cliente de 25 a 35 años. Hubo incluso casos de clientes de MiTo que pocos meses después de haber retirado su unidad, no dudaron en encargar una Giulietta y cambiar por ésta, en búsqueda de mayor espacio interior y la comodidad de las puertas traseras. Pero tal vez lo más llamativo sea que no es ésta (la de 170 caballos) la versión más vendida de la Giulietta en la Argentina, sino la más potente de la gama, denominada Quadrifoglio, que entrega 235 CV y que cuesta 42.300 euros. Está claro: hablamos de clientes en condiciones y dispuestos a pagar por “lo mejor de lo mejor”.


En parte del diseño participó el argentino Juan Manuel Díaz. De allí su parecido con el MiTo.

Alfa Romeo ya había utilizado el nombre “Giulietta” en otros modelos. Fue entre 1954 y 1965, y luego de 1977 a 1985. En esta tercera oportunidad tuvo una importante participación el diseñador argentino Juan Manuel Díaz, quien previamente trazó las líneas del MiTo. Por eso hay tanta similitud y un claro “family feeling” entre estos dos modelos. Uno de los rasgos más distintivos de la Giulietta es que simula ser una coupé, ya que las manijas de las puertas traseras están ocultas en el pilar C (el trasero). La Giulietta se presentó internacionalmente a comienzos de 2010, en el Salón de Ginebra, como parte de los festejos por el centenario de vida de Alfa Romeo (24 de junio de 2010), y unos meses más tarde salió a la venta en Europa. En la Argentina se la mostró por primera vez en octubre pasado, en Autoclásica 2010, y las entregas comenzaron en los últimos meses, tras el acuerdo al que Centro Milano llegó con el Gobierno para liberar sus importaciones. Desde entonces, los pedidos que recibe el importador superan la cantidad de unidades disponibles, lo que hoy por hoy genera listas de espera.

MOTOR / PRESTACIONES / CONSUMO
La oferta de Giulietta en la Argentina incluye tres opciones de motorización, todas nafteras (en Europa hay versiones diesel). Se trata de los impulsores 1.4 de 120 CV, 1.4 MultiAir de 170 caballos y el tope de gama, 1.8 GDI de 235 CV. Todos se asocian a una caja manual de 6 velocidades. La intermedia de 170 CV se ofrecerá pronto también con la transmisión automática TCT, de doble embrague (la misma que ya está disponible en la gama del MiTo). Con este motor turboalimentado de 170 “burros”, que utiliza la tecnología MultiAir (un sistema electrohidráulico de gestión de válvulas), la Giulietta acelera de “0 a 100” en 7,8 segundos y alcanza una velocidad máxima de 218 km/h. Es un motor (“Engine of the Year 2010” en Europa) que empuja con decisión una vez que su régimen alcanza las 2.000 rpm y que pega un tirón fuerte hacia las 2.500 rpm, cuando el turbo entra en máxima acción. A partir de allí se genera lo mejor, con un resto de potencia siempre disponible para disfrutar de una conducción bien deportiva.


Ya hay casi 50 unidades de Giulietta patentadas en Argentina y muchas más por entregarse.

Probablemente, el consumo de combustible no sea una preocupación para quien vaya a invertir 35.000 euros en un auto. Además, el tanque de 60 litros de la Giulietta asegura buena autonomía en cualquier escenario. Pero contrariamente a lo que uno podría imaginar, no es elevado el consumo de este motor de 1.368 cc, cumplidor de la norma anticontaminación Euro 5. Y eso se debe, básicamente, a dos soluciones. La primera es la mencionada tecnología MultiAir, que reduce el consumo 10% respecto de un motor similar convencional, lo que implica también 10% menos de emisiones contaminantes. Todo esto, con 10% más de potencia y 15% más de par motor. Es, en definitiva, un claro ejemplo de lo que se denomina “downsizing”: motores cada vez más pequeños, que reducen el consumo y la contaminación, pero sin sacrificar prestaciones. La otra solución clave es el sistema “Start & Stop” (disponible en los impulsores 1.4, no así en el 1.8), que apaga el motor cuando el vehículo está detenido (por ejemplo, en un semáforo) y lo enciende al presionar el embrague. Si se desea, el sistema puede desactivarse. A todo esto, se agrega el alerta de marcha recomendada, mediante una flecha que se enciende en el tablero y que sugiere el pase inmediato al cambio superior. En ese marco, CarsMagazine realizó mediciones de consumo que siempre entregaron valores inferiores a 9 litros cada 100 kilómetros, cifra más que aceptable considerando la relación “prestaciones vs. consumo”.

AL VOLANTE: DE LA CIUDAD A LA RUTA
Lo más atractivo de conducir una Giulietta está en el sistema denominado “Alfa DNA”
, que también incluyen otros modelos de la marca, como el MiTo. Se trata de un programa que según la necesidad y/o el ánimo del conductor, modifica el comportamiento del vehículo. Se opera mediante un interruptor ubicado en la parte baja de la consola central, junto a la palanca de cambios, que presenta tres posiciones: “Dynamic”, “Normal” y “All Weather” (de allí, la sigla “DNA”). En modo “Normal”, el motor entrega la potencia de forma progresiva y la asistencia de la dirección es la habitual, siempre con las ayudas electrónicas preparadas para intervenir ante cualquier desliz conductivo. El modo “Dynamic”, en cambio, le “suelta la rienda” a la máquina, retrasando la entrada en acción de los controles de tracción y estabilidad. Esto permite divertirse con algún derrape controlado pero siempre con el respaldo del ESP que, cuando sea necesario, entrará igualmente en ejercicio (es decir, no puede desconectarse). En este modo también se modifica la respuesta del turbo, que entrega el máximo torque disponible (250 Nm), y la dureza de la dirección, lo que convierte a la Giulietta en un animal salvaje listo para ser “domado”.


Con el 1.4 MultiAir de 170 CV, la Giulietta acelera de “0 a 100” en 7,8 segundos y hasta 218 km/h.

Por el contrario, el modo “All Weather” (“Todo Clima”) maximiza todas las asistencias electrónicas y convierte a la Giulietta en una “niña domesticada” que jamás patinará o cometerá un exceso sobre piso mojado, carreteras heladas o cualquier superficie de baja adherencia. El turbo reduce aquí su intervención, la asistencia de la dirección se incrementa y los controles de tracción y estabilidad permanecen en estado de máxima alerta. Lo interesante es que el conductor puede cambiar de un modo a otro entre los tres disponibles con el vehículo en movimiento, siempre que se circule a menos de 120 km/h. Así, el único lugar donde el conductor puede llegar a “sufrir” al volante de una Giulietta es en esas calles porteñas que piden a gritos repavimentación, allí donde las llantas de 18 pulgadas con neumáticos de perfil 40 pasarán indefectiblemente su factura en el rubro confort de marcha.


También se ofrece con motor 1.4 de 120 CV y 1.8 de 235 HP. Esta última versión es la más vendida.

POSICIÓN DE MANEJO / HABITABILIDAD / BAÚL
El puesto de conducción de la Giulietta transmite toda la deportividad que uno espera. Lo mejor de todo, tal vez, sean las butacas, con tapizado en Cuero Milano en este caso, y de muy buena sujeción lateral. Las regulaciones para el conductor son eléctricas y hay tres memorias de posiciones (igualmente, nos preguntamos: ¿será habitual que el dueño de una Giulietta lo ande prestando por ahí?). El volante está forrado en cuero y ofrece un agradable grip. Los comandos están al alcance de la mano y el instrumental es claro y fácil de interpretar (predominan velocímetro y tacómetro, con indicadores analógicos). La calidad percibida a la vista y el tacto está al nivel de lo que uno espera en un vehículo de segmento Premium. Lo que no abunda son los espacios portaobjetos, sobre todo para el conductor, y en general los que se cuentan son pequeños.

Puertas adentro, el otro gran diferencial de la Giulietta respecto del 147 es la ganancia en espacio interior, sobre todo en las plazas traseras y en la capacidad del baúl. La comodidad de las puertas posteriores convierte a la Giulietta en un vehículo más cercano al uso familiar (por ejemplo, a la hora de fijar un asiento para niños). De todas formas, tampoco estamos ante un sedán de gran porte. Atrás viajarán cómodos dos adultos y no mucho más que eso. Además, pasajeros altos podrían rozar el techo con su cabeza. El baúl ofrece 350 litros (60 litros más que el del 147) y la posibilidad de ampliarlo hasta poco más de 1.000 litros rebatiendo los asientos, aunque el fondo no quedará del todo plano y la boca de carga es alta. Debajo del piso del baúl se guarda la rueda de auxilio, que es de uso temporal (medida 125/80 R17). Esto, lamentablemente para nuestra región, es algo habitual en los vehículos importados de Europa.


Por dentro se percibe el clásico sello Alfa Romeo. Calidad de materiales acorde al nivel Premium.

EQUIPAMIENTO DE CONFORT Y SEGURIDAD
La Giulietta obtuvo 5 estrellas (la máxima calificación posible) en pruebas de impactos realizadas por el EuroNCAP, lo que brinda una idea del nivel de seguridad que ofrece. De serie para todas sus versiones, incluye frenos ABS, seis airbags, controles de tracción y estabilidad, diferencial electrónico, apoyacabezas delanteros activos, medidor de presión de neumáticos y anclajes Isofix para sillas de niños. Además, el nivel de equipamiento Distinctive agrega faros delanteros de Xenón direccionales. En resumen, no hay lugar para grandes objeciones a excepción de que el quinto apoyacabeza es un opcional (¿será para reforzar la idea de que atrás sólo viajan cómodos dos adultos?).


Las llantas son de 18” y 15 rayos; el rodado de bajo perfil contribuye al desempeño dinámico.

En confort, algunas de las perlitas más destacadas son el sistema multimedia “Blue and Me” (incluye Bluetooth y navegador satelital), cuyas funciones se visualización en una pantalla retráctil sobre el tablero; el climatizador automático, los tapizados de cuero, el sensor de estacionamiento trasero y un equipo de audio con entradas USB y SD, seis parlantes y sonido “Hi-Fi”. La unidad que evaluamos tenía la mayor parte de los opcionales que ofrece la gama de la Giulietta, aunque no incluía el techo solar eléctrico, cuyo valor asciende a 1.500 euros. En suma, y como suele ocurrir en vehículos de este segmento, no hay mucho para discutir. Ofrece todo o casi todo, y lo que no se incluye de serie se puede agregar pagando un plus. Por todo esto, la Giulietta fue elegida como “Auto del Año 2010” por la Unión Italiana de Periodistas del Automóvil.


Otra perlita es el navegador satelital con pantalla retráctil. Una mala: el auxilio es temporal.

CONCLUSIÓN
Centro Milano fija sus precios en euros. Convertido a dólares, el valor de la Giulietta 1.4 MultiAir de 170 CV llega a casi 51.000 “verdes”. Así es como queda parada esta versión ante sus equivalentes en la competencia, Audi A3, BMW Serie 1 y Volvo C30. Un gran diferencial que ofrece la marca italiana en el país es la garantía de 5 años o 100.000 kilómetros (lo habitual en los rivales es 3 años). A todo esto, Centro Milano está en pleno proceso de expansión, ya que hoy por hoy sus puntos de venta se cuentan con los dedos de una mano (son exactamente cinco: tres en Buenos Aires, uno en Rosario y el restante en Río Grande). En los planes inmediatos de la empresa figura la puesta en marcha de un nuevo taller de servicio en Núñez, que atenderá la demanda de una clientela que se multiplica día a día. En 2010, Centro Milano vendió cerca de 300 autos y este año duplicará esa cifra. La Giulietta podría significar, tranquilamente, un tercio del total de las ventas de Alfa Romeo en la Argentina en 2011. Por todo esto, no hay dudas de que estamos ante la última joya del “Cuore Sportivo”. Y que, enhorabuena, ya está en nuestro país.

EQUIPAMIENTO DESTACADO
– Sistema “Alfa DNA” (configuración “Dinámica”, “Normal” y “Todo Clima”)
– Dispositivo “Start & Stop” (arranque y parada del motor)
– Navegador satelital con pantalla retráctil integrada
– Frenos ABS con sistema de asistencia en emergencia
– Controles de tracción y de estabilidad, con asistencia en pendiente
– Airbags frontales, laterales delanteros y de cortina
– Diferencial electrónico Q2
– Luces delanteras de Xenón con sistema direccional
– Medidor de presión de neumáticos
– Sistema multimedia “Blue and Me”
– Radio con CD-MP3, puerto USB y 6 parlantes
– Computadora de abordo
– Climatizador automático bi-zona
– Sensor de estacionamiento trasero
– Butaca conductor con regulación eléctrica y memorias
– Tapizados de Cuero Milano

FICHA TÉCNICA
Carrocería:
hatchback, 4 puertas, 5 plazas
Cilindrada: 1.368 litros, 4 cilindros, 16 válvulas
Alimentación: control de válvulas MultiAir, turbo e intercooler
Potencia máxima/régimen: 170 CV a 5.500 rpm
Par máximo/régimen: 250 Nm a 2.500 rpm
Velocidad máxima: 218 km/h (cifra oficial)
Aceleración 0 a 100 km/h: 7,8 segundos (cifra oficial)
Tracción: delantera
Dirección: con asistencia eléctrica
Transmisión: manual de 6 marchas
Frenos: a discos en las 4 ruedas; delanteros ventilados
Llantas: de aleación de 18”
Neumáticos: Pirelli P Zero Rosso 225/40 R16
Rueda de auxilio: de uso temporal; Continental 125/80 R17
Dimensiones: largo, 4,35 m; ancho, 1,79 m; alto, 1,46 m; entre ejes, 2,63 m
Peso: 1.365 kg (en orden de marcha)
Capacidad baúl: 350 litros (ampliable a 1.045 litros)
Capacidad tanque: 60 litros
Consumo urbano: 8,9 litros/100 km (autonomía: 675 km)
Consumo a 130 km/h: 8,5 litros/100 km (autonomía: 705 km)

PRECIO Y GARANTÍA (*)
La versión evaluada, 1.4 Distinctive 170 CV con transmisión manual, se comercializa a 35.491 euros. Hay otras opciones: 1.4 de 120 CV (desde 31.500 euros) y 1.8 Quadrifoglio de 235 CV (por 42.300 euros). En todos los casos, la garantía es de 5 años o 100.000 kilómetros.
(*) Valores actualizados a agosto de 2011.

POSIBLES RIVALES
Audi A3, BMW Serie 1, Volvo C30

Compartir:
CarsMagazine

10 comentarios en “Test Drive: Alfa Romeo Giulietta

  1. Pingback: Alfa Romeo ofrece leasing para Giulietta, con anticipo de $ 78.000

  2. Pingback: Prueba: Alfa Romeo MiTo con transmisión TCT

  3. Pingback: Test Drive: Alfa Romeo Giulietta

  4. vos calificas de Premium solo por la calidad en los materiales?? ese es solo un item Te olvidaste del diseño algo que solo los italianos pueden dar catedra y la mecanica “MOTOR Y AUTO DEL AÑO” en Europa nadamas y nada menos!

  5. en argentina parece que todos los periodistas de automovilismo son hinchas de fiat (y sus derivados) pero lo cierto es que los alfa romeo distan mucho, en calidad, terminación y materiales, de ser verdaderos autos premium. adentro son berretas, y por fuera también. tal vez si trajeran el lancia delta estarían trayendo un real aspirante a premium

  6. Excelente test, muy buena la nota. Una belleza de nave. No me gusta la plancha central del interior, muy retro, el resto mística pura!!

  7. Javier, si me parece feo. El informe estuve excelente, el Alfa Romeo mecánicamente es un buen auto, pero el diseño me parece horrible. Si te fijas bien parece la testa de un caballo. Me parece rarísimo.

  8. Este diseño te parece feo? es sin duda el mejor de su categoría.

    Muy bueno y completo el test, estaría bueno que coloquen la competencia con sus respectivos precios y de esta manera se pueda ver como queda posicionado con respecto a sus rivales.

    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *