A prueba: Ssangyong Actyon A230 Automático

Ssangyong Acyton

Por Martín Egozcue
martin.egozcue@cars-magazine.com.ar

El Ssangyong Actyon es un vehículo extravagante. Su diseño, que puede gustar o no (creemos que no hay punto intermedio…), lo hace realmente llamativo. Todo esto lo experimentamos durante la reciente prueba que realizó CarsMagazine, cuyas conclusiones, con los puntos a favor y en contra, te iremos contando en detalle y a continuación…

¿Qué es el Ssangyong Actyon?
Por empezar, intentaremos definir a este modelo de la marca coreana, que en la Argentina se comercializa a través de la firma Coafi y su red de concesionarios. Técnicamente, es un SUV mediano, para 5 pasajeros, que mide 4,45 metros de largo, 1,88 m de ancho y 1,73 m de alto. Su distancia entre ejes es de 2,74 m.

El diseño del Acyton es muy particular. Su frente, según sostiene la propia marca, busca asemejarse a la trompa de un tiburón. Lateralmente muestra una línea de cintura bien ascendente. Y la cola tiene un remate al estilo de una coupé, con la luneta bien inclinada. Lo dijimos al comienzo: gusta o no gusta, pero desapercibido, jamás.

A todo esto, el Acyton agrega un importante despeje sobre el suelo, de casi 22 centímetros, y llantas de aleación de 16 pulgadas. La unidad que evaluamos tenía neumáticos Nexen Roadian en medida 225/75 R16 adelante, y Road Venture 225/75 R16 atrás.

Otro detalle particular es que el Acyton A230 es un vehículo de tracción trasera, cuando en general el segmento propone modelos de tracción delantera o integral. El Acyton también existe en versión 4×4, aunque por el momento no se ofrece como tal en la Argentina, más allá de que el importador deja abierta la puerta a pedidos especiales.

El motor del Actyon A230
La gama que se comercializa en la Argentina propone un impulsor naftero de 2.3 litros y 147 caballos, en sociedad con una caja manual de 5 velocidades o automática de 6 relaciones, con comandos secuenciales en el volante (no son levas, sino teclas). La unidad que probó CarsMagazine venía equipada con caja automática.

Con este motor, el Actyon A230 desarrolla cerca de 175 km/h y acelera de “0 a 100” en algo más de 12 segundos. Lo probamos en la ciudad y fundamentalmente, en la ruta, donde comprobamos su buena capacidad de reacción en el momento de los sobrepasos. Creemos que la clave aquí es la caja de 6ª, moderna y veloz en los pasajes de marchas, y que además permite que, viajando a 130 km/h, el motor gire relajado a 2.400 rpm. Esto, sin embargo, no evita cierta rumorosidad, tal vez no por culpa del impulsor sino por una insonorización mejorable.

¿Cuánto consume?
La unidad que evaluamos, llamativamente, no disponía de computadora de abordo, siempre útil para realizar mediciones parciales de consumos. Sin embargo, nos quedamos con esta cifra clave: para cubrir los primeros 300 kilómetros de recorrido, el Actyon A230 consumió 35 litros, a razón de 11,7 litros cada 100 km. Esos 300 km fueron un viaje ida y vuelta desde Buenos Aires hasta San Pedro. Por supuesto, respetando las velocidades máximas.

En cambio, si la utilización se restringe sólo al ámbito urbano, ahí el Acyton A230 parece no saciarse nunca, y el propio importador declara un consumo citadino de 15,7 litros/100 km. Al menos, el tanque carga 75 litros y ello asegura una autonomía de 400 kilómetros.

El comportamiento dinámico
No hay que perder de vista que estamos ante un SUV, que pesa casi dos toneladas (1.945 kg), de imponente altura (1,74 m) y con neumáticos de perfil alto. A pesar de ello, el Actyon A230 se muestra estable a velocidad lanzada y dobla bien apoyado en curvas de baja y media marcha, con las inclinaciones casi inevitables para un vehículo de sus características. El ABS respondió en el momento indicado y el Acyton se detuvo en distancias lógicas.

Asimismo, el buen despeje y el perfil de sus neumáticos le confieren un excelente confort de marcha en superficies irregulares o en el tránsito urbano. Allí sortea, sin problemas, hasta las peores cunetas de la Ciudad de Buenos Aires.

¿Cómo es el Acyton por dentro?
Nos causó grata sorpresa encontrarnos con un vehículo de esmerada terminación, con buena calidad de materiales y comandos agradables al tacto. Se destaca el inyectado “soft” de la plancha de abordo e incluso, en la parte superior de las contrapuertas. En ese sentido, el Acyton se lleva el pulgar hacia arriba.

La habitabilidad es acorde a las necesidades de una familia tipo. Las plazas traseras permiten que hasta tres niños viajen sin problemas, aunque ya no ocurrirá lo mismo en el caso de adultos. Quien tenga que ir en la plaza central no tendrá buen espacio para las piernas por el túnel de la transmisión y porque el respaldo es en realidad un apoyabrazos; o sea, es bien duro.

El baúl, que según la ficha técnica ofrece 321 litros de capacidad, parece en la práctica más grande. Lo bueno es que su piso es totalmente plano y eso permite aprovecharlo al máximo. Además, los respaldos traseros se rebaten en formato 40/60 y eso amplía el volumen a más de 1.600 litros. Lo complicado es introducir objetos muy pesados, ya que la boca de carga, por el despeje del auto, queda realmente muy alta.

Hablemos de equipamiento…
Un detalle a tener en cuenta es que, más allá de las configuraciones propuestas, el importador de Ssangyong deja siempre la puerta abierta a pedidos especiales, a gusto o criterio del cliente, tanto en confort como en seguridad. Al margen de ello, la gama del Actyon A230 contempla, ya predeterminados, dos niveles de equipamiento para la versión manual y hasta cuatro para la automática.

La unidad que probamos se encuadraba dentro del equipamiento N° 2, siendo el N° 1 el “base” y el N° 4 el “full”. Así, en seguridad disponía de frenos ABS y doble airbag frontal, pero carecía del Programa Electrónico de Estabilidad (ESP), que sí figuran de serie en los niveles “3” y “4”. Un faltante que, junto a un cinturón trasero central de sólo dos puntos (abdominal), no le perdonamos a un vehículo de más de 40.000 dólares. Los airbags laterales o de cortina se pueden incorporar a pedido.

En confort, en cambio, la propuesta es más interesante. Al menos en la unidad que probamos, nos encontramos con espejos exteriores eléctricos y calefaccionados, regulación lumbar para el conductor, sensor de estacionamiento trasero, comandos de audio en el volante, asientos delanteros calefaccionados, climatizador automático, entre otros.

¿Hay faltantes en este rubro? Sí, uno ya lo mencionamos y es la computadora de abordo. El otro, considerando la versión con caja automática, es el control de velocidad crucero.

Por último, una mención especial para la pantalla táctil multifunción que incorporaba la unidad evaluada. No es un equipamiento disponible al público en lo inmediato, aunque Coafi evalúa incorporarlo como dotación de serie. Se trata de un sistema multimedia que conjuga el navegador satelital, la visualización de la cámara de retroceso, el reproductor de audio en múltiples formatos y también de video, la conectividad Bluetooth y casi todo lo que uno pudiera imaginarse. Sencillamente, impecable.

Precio, garantía y rivales
El Acyton A230 con caja automática y equipamiento N° 2 se comercializa a 41.000 dólares. A través de sus concesionarios, Coafi propone un anticipo en moneda estadounidense y el saldo, financiando en 24 cheques en dólares “pesificados”. La gama del Acyton, que como apuntamos contempla en total seis versiones, tiene valores, a junio de 2012, de entre USD 35.960 y USD 45.080.

La garantía del Acyton A230, que inicialmente era de 2 años o 50.000 kilómetros, se amplió para la Argentina desde el 1° de enero de 2012, y ahora contempla 3 años o 100.000 kilómetros, en sintonía con lo mejor que ofrece el mercado local.

¿Cuáles son los rivales del Acyton A230? El segmento de los SUV medianos en la Argentina es realmente muy amplio, pero más allá de las características particulares del modelo coreano (por su tracción trasera, por ejemplo), podría competir, entre otros, con Hyundai Tucson, Kia Sportage, Mitsubishi Outlander Sport, Nissan X-Trail, Subaru Forester y Toyota RAV4, por citar sólo a productos de marcas asiáticas.

Conclusiones finales
A continuación, el resumen de los puntos a favor y en contra que identificamos en la unidad que probamos…

A favor
Dotación de confort + opcionales
Calidad y terminación de materiales
Transmisión automática de 6 velocidades
Equilibrio entre dinámica y confort de marcha
Posibilidad de personalizar el equipamiento
Garantía de 3 años o 100.000 kilómetros

En contra
Diseño controvertido
Sin control de estabilidad
Consumo urbano elevado
Visibilidad trasera limitada
Rueda de auxilio temporal

Compartir:

5 comentarios en “A prueba: Ssangyong Actyon A230 Automático

  1. ES UN VEHICULO ESPECTACULAR, LA SUAVIDAD ES INIGUALABLE. REALMENTE HE TENIDO VARIOS VEHICULOS Y CAMIONETAS Y ES INCREIBLES LAS SORPRESAS TAN AGRADABLES ENCONTRADAS EN ESTA CROOSSOVER DEMASIADO SUAVE, SEGURA, SILENCIOSA, DE UNA CAPACIDAD DE CARGA GRANDE, FUERTE PERO SAUVE A LA VEZ, SU MOTORIZACION ES SENSACIONAL Y RESPONDEPERFECTO A LA SOLICITUD DE LOS TERRENOS Y NECESIDADES DE CONDUCCION, LOS TERRENOS EN COLOMBIA SON BASTANTE DIFICILES COMPARADOS CON OTROS PAISES DONDE LA TOPOGRAFIA NO ES TAN EXIGENTE Y EN CUANTO AL CONSUMO ME PARIO BAJO Y APENAS NORMAL PARA UNA CAMIONETA CON ESTE MOTOR Y SU PESO, ESTAMOS FELICES EN CASA PUES NO IMAGINAMOS QUE FUES UN VEHICULO TAN BIEN ACABADO, CON TAN BUENA REPRESENTACION Y CALIDAD INIGUALABLES, ADEMAS SU MOTOR Y CAJA DE 6 VELOCIDADES AUTOMATICA DE LA MERCEDEZ BENZ LO ENALTECEN EN TODO SENTIDO GENIAL MUCHO MAS DE LO ESPERADO SI GENIAL

  2. Hola! Ya tengo mi nuevo Actyon. Estoy realmente contento. Es una camioneta muucho mas grande que la Eco y de calidad superior. Un Saludo!!

  3. Acabo de señarlo, version mas básica.
    Fui a verlo por la financiación fija en pesos ( es realmente cero interes con cheques ).
    Realmente las ventajas que ofrecen en la venta de este vehículo me hicieron decidir. Ni hablar del tamaño de esta camioneta, es mucho mas grande de lo que parece en las fotos y terminaciones muy buenas. Cuando lo tenga varios meses comentaré al respecto. Saludos!!

  4. me parece malicimo el diseño! la verdad que me compraría la tucson o la sportage…la verdad que no lo veo com un buen negocio en argentina creo que ninguna persona se atreveria a comparlo una por el dinero y otra por el diseño que deja mucho de que hablar!

  5. Pingback: Estamos probando el Ssangyong Actyon…

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *