CarsMagazine

Prueba: Nueva Suzuki Grand Vitara 2.4 JLX-L

Evaluamos al actualizado SUV que, con su regreso al país, también implica el relanzamiento de la marca japonesa en el mercado argentino. Qué ofrece y qué le falta al producto.

suzuki-grand-vitara-1

Por Martín Egozcue
martin.egozcue@cars-magazine.com.ar

Si buscabas una prueba a fondo de la Nueva Suzuki Grand Vitara en Argentina, llegaste al lugar indicado.

A continuación, te brindaremos un video introductorio sobre el renovado SUV de la marca japonesa, donde te contaremos cuáles son sus características principales.

Luego del video analizaremos al producto a fondo para identificar sus puntos destacables y mejorables. Además, te brindaremos el cuadro de prestaciones y consumos medidos por CarsMagazine.com.ar.

En consecuencia, aquí encontrarás todo lo que tenés que saber de la Nueva Suzuki Grand Vitara en Argentina. ¡No te lo pierdas!

Para destacar

  • Tracción 4×4 permanente (con reductora)
  • Robustez y comportamiento off road
  • Desempeño dinámico en asfalto
  • Habitabilidad y versatilidad
  • Equipamiento de seguridad
  • Pantalla táctil con GPS
  • Dotación de confort

Para mejorar

  • Sin sensor de estacionamiento
  • Recuperaciones en sobrepasos
  • Auxilio de utilización temporal
  • Sin faro antiniebla trasero

PRESTACIONES (*)
Velocidad máxima: 182 km/h (en 5ª a 5.100 rpm).
Aceleración 0-100 km/h: 11,1 segundos.
Frenada 100-0 km/h: 40,4 metros.
Recuperación 80-120 km/h en 4ª: 12,9 segundos.
Recuperación 80-120 km/h en 5ª: 18,7 segundos.
Error de velocímetro: a 100 km/h, la velocidad real es 95 km/h (5%).
(*) Mediciones de CarsMagazine.com.ar con instrumental GtechPro.

suzuki-grand-vitara-4

CONSUMOS (*)
A 100 km/h: 8,3 litros/100 km. Régimen: 5ª a 2.800 rpm. Autonomía: 795 km.
A 130 km/h: 11,9 litros/100 km. Régimen: 5ª a 3.650 rpm. Autonomía: 554 km.
Ciclo urbano: 12,6 litros cada 100 km. Autonomía: 523 km.
Combustible: 95 RON (o Grado 2), según indicación del fabricante.
Tanque: 66 litros.
(*) Mediciones a velocidades reales con instrumental GtechPro.

suzuki-grand-vitara-2

POR FUERA
La Nueva Grand Vitara se encuadra en el segmento de los SUV medianos, con 4,50 metros de largo. Así resulta 44 cm más extensa que la versión de 3 puertas, que también acaba de lanzarse en Argentina. La distancia entre ejes llega a 2,64 metros. En ancho acusa 1,81 m y en alto, 1,69 metros. A la hora del tránsito en off road son importantes también sus ángulos de entrada, ventral y salida, de 29, 19 y 27 grados, respectivamente. El despeje mínimo es de 20 centímetros. Con todo esto, la Nueva Grand Vitara se presenta bien preparada para sortear dificultades de mediana complejidad al abandonar el asfalto.

Estéticamente, la actualización del modelo contempla un leve rediseño de la parte frontal, apreciable en las ópticas, la parrilla y el guardabarros. En la vista trasera también hay sutiles modificaciones. Al menos en la unidad que probamos, las ventanillas posteriores y la luneta tenían aplicado un polarizado en nivel medio. Además, se destacan elementos como las barras de techo, baguetas cromadas en las puertas, espejos con luz de giro incorporada, spoiler trasero con tercera luz de stop y, desde luego, la clásica rueda de auxilio colgada del portón, con un protector plástico y el emblema de Suzuki.

La unidad que evaluamos estaba equipada con neumáticos Bridgestone Dueler en medida 225/65 con llantas de aleación de 17 pulgadas, en atractivo diseño de diez rayos. El auxilio es de utilización temporal, en medida 225/70 R16. Si bien no es de esas ruedas que parecen de motocicleta, en caso de utilizarse sólo es posible circular hasta 80 km/h como máximo, según indicación del fabricante.

suzuki-grand-vitara-3

POR DENTRO
Si bien no hay lujo ni ostentación, el interior de la Nueva Grand Vitara denota que estamos ante un producto de calidad, bien ensamblado y terminado, como cualquiera esperaría de un automóvil made in Japan. Reinan los colores oscuros matizados con algunas terminaciones en gris símil aluminio y en general, los materiales son rígidos, a excepción de los inyectados en la parte alta de las contrapuertas.

El instrumental es totalmente analógico, con indicadores grandes y de excelente escala, muy amigables a la lectura. Además, incluye medidor de temperatura de agua del motor. La computadora de abordo ofrece funciones básicas como consumo instantáneo y promedio, autonomía y velocidad promedio. Para pasar de una función a otra hay que presionar una perilla en el instrumental, en una ubicación algo incómoda (sería más práctico desde uno de los brazos del volante).

La posición de manejo es correcta para personas de estatura mediana, pero seguramente los más altos criticarán que no disponga de regulación en profundidad para el volante. La butaca ofrece buena sujeción lateral, aunque en los viajes largos se extraña la regulación lumbar.

suzuki-grand-vitara-5

En general los comandos están bien ubicados y son fáciles de utilizar. La visibilidad es correcta gracias a los grandes espejos exteriores, a la luneta de respetable tamaño y los apoyacabeza traseros que se ocultan sobre el lomo del respaldo cuando no se utilizan. Los pilares delanteros tampoco tienen excesiva inclinación y la vista en 3/4 hacia adelante no se complica en demasía.

Un punto a destacar de la Grand Vitara es su habitabilidad, sobre todo en las plazas traseras. Allí podrán viajar dos adultos de hasta 1,80 metros sin que sus cabezas toquen el techo y con respetable espacio para las piernas. La quinta plaza no es tan incómoda como podría pensarse, ya que cojín y respaldo no son excesivamente duros y además el piso no presenta gran desnivel. Tanto adelante como atrás se dispone de numerosos espacios portaobjetos y posavasos.

Según la ficha técnica, el baúl ofrece 398 litros de capacidad, aunque rebatiendo los asientos el volumen crece hasta 758 litros (y en medición al techo, hasta 1.386 litros). Los asientos traseros pueden rebatirse en proporción 40/60 y además, los respaldos son reclinables, lo que permite ganar algunos litros de carga sin resignar ninguna de las plazas.

Hay que tener en cuenta que para abrir el portón por completo se necesita 1,30 metros libres detrás del vehículo. Atención a la hora de estacionar cuando se deben bajar cosas del baúl… El portón es grande pero no resulta pesado porque dispone de un amortiguador que hace muy suave tanto la apertura como el cierre.

suzuki-grand-vitara-6

AL VOLANTE
Debajo del capot, la Grand Vitara esconde un motor naftero de 2.4 litros que con 4 cilindros y 16 válvulas entrega una potencia máxima de 166 caballos, a un régimen de 6.000 rpm. Asociado a una caja manual de 5 velocidades (también hay una versión automática de 4 relaciones), este impulsor ofrece su mejor “momento” a partir de las 3.500 rpm. De hecho, su torque máximo está apenas por encima, en 3.800 rpm, con 227 Nm.

En mediciones de CarsMagazine.com.ar (ver recuadro completo más arriba), obtuvimos una aceleración de “0 a 100” en 11,1 segundos, un valor respetable considerando que es un vehículo con un peso en orden de marcha de más de 1.600 kg. Sin embargo, las recuperaciones son un tanto lentas, con casi 13 segundos para el “80-120” en 4ª y casi 19 segundos en 5ª. Creemos que una caja de seis velocidades le imprimiría mejor reacción y además, ayudaría a reducir el consumo en ruta (ver cifras en la tabla).

suzuki-grand-vitara-7

La Grand Vitara propone un sistema de dirección hidráulica que, en una primera impresión, podría resultar un tanto pesado para quien esté acostumbrado a conducir un vehículo con asistencia eléctrica, un recurso más moderno y que también reduce el consumo. Pero esto apenas sería válido para maniobras de estacionamiento, ya que la dirección en sí es agradable y precisa. Por cierto, siempre a velocidades legales, la insonorización también es correcta.

Si bien estamos ante un SUV con el peso y las dimensiones que impone dicho segmento, la Nueva Grand Vitara propone un desempeño dinámico que lo asemeja bastante al de un automóvil. Con un esquema de suspensión de poco recorrido, sistema multibrazo en el eje trasero y tracción integral permanente, la Grand Vitara transita y dobla con mucha firmeza en curvas de media y alta velocidad. Su tendencia es neutra, sin vicios extraños (no se va de “cola” ni de “trompa”), ya que el reparto de torque es permanente entre ambos ejes. Además, el control de estabilidad (ESP) es poco permisivo, lo que incrementa aún más la seguridad dinámica.

Este esquema de suspensión podría resultar un tanto áspero en la ciudad, ya que la Grand Vitara se percibe durita en el tránsito por empedrados o asfaltos desparejos. No es algo para alarmarse, pero claramente no es un SUV que tenga al confort de marcha como una de sus prioridades, como sí ocurre en otros productos del segmento.

suzuki-grand-vitara-8

EN OFF ROAD
Como apuntamos, la Grand Vitara ofrece un sistema de tracción integral permanente, por lo que en todo momento ambos ejes reciben torque. El selector para operar el sistema de tracción, ubicado en la parte baja de la consola central, propone los modos 4H, 4H Lock y 4L Lock.

En situación normal de marcha, por ejemplo en asfalto seco con óptima adherencia, el modo indicado es el 4H (es decir, 4×4 en “alta”). En esa instancia, el 57% del torque se envía al eje trasero, pero la proporción puede ir variando en función de la necesidad que imponga el camino.

suzuki-grand-vitara-9

A la hora de sortear situaciones de complejidad, como un barro denso o un camino con mucha nieve, se puede colocar el selector en el modo 4H Lock (4×4 “alta-bloqueado”), lo que en efecto bloquea el diferencial central y reparte la tracción en forma solidaria entre ambos ejes.

Y si el terreno se pone aún más difícil o hay que ir cuesta arriba, la Grand Vitara tiene un as en la manga: la reductora, un dispositivo que diferencia al modelo de sus rivales de segmento y que potencia aún más la capacidad de avance y tracción. Técnicamente, la reductora, también llamada “baja”, reduce la velocidad de giro de las ruedas motrices sin variar el régimen de giro del motor; es decir, permite avanzar a poca velocidad sin que el impulsor se caiga en rpm y se pierda reacción. En esta instancia, al utilizar 4L Lock, el ESP se desconecta automáticamente.

suzuki-grand-vitara-10

EQUIPAMIENTO
En seguridad, la Grand Vitara JLX-L, tal como se denomina a esta versión “full”, contempla una dotación de seis airbags (frontales, laterales y de cortina), frenos ABS con repartidor electrónico y asistencia en urgencia, control de estabilidad (ESP), anclajes Isofix para sillas infantiles y apoyacabezas delanteros activos. Además, faros de xenón y antiniebla delanteros.

Como faltantes identificamos al faro antiniebla trasero. Además, se le podría demandar un sistema de monitoreo de presión de neumáticos, considerando que éstos están más expuestos en situaciones de off road.

A nivel confort, la dotación también es abundante, aunque con un faltante que, ya veremos, resulta poco comprensible. Entre lo que tiene, se destaca ante todo el sistema multimedia con pantalla táctil de 7 pulgadas, que incluye GPS, sintonizador de TV, conectividad Bluetooth, reproductor de CD y DVD, y puerto USB y toma Auxiliar, entre otros. Más destacados: climatizador automático, tapizados de cuero, techo solar eléctrico y sistema de arranque y apertura sin llave (sólo hay que tenerla en el bolsillo pero no es necesario introducirla).

¿Faltantes? No entendemos por qué no incluye, de serie, un simple sensor de estacionamiento trasero, considerando además que es un vehículo con el auxilio colgado del portón, lo que eleva la posibilidad de daños en maniobras ajustadas. En cualquier caso, Suzuki ofrece la posibilidad de equipar a la Grand Vitara en versiones “full” con el opcional de cámara de retroceso. También sería más cómodo disponer de sistema “one touch” (up/down) en las cuatro ventanillas y no únicamente en la del conductor en función descendente. Ya en un terreno de mayor exigencia, podría incluir regulaciones eléctricas para la butaca del conductor y directamente, una cámara de retroceso aprovechando la pantalla multimedia.

suzuki-grand-vitara-11

CONCLUSIÓN
Como señalamos en el video introductorio a este análisis, el segmento de los SUV medianos es muy amplio, ya que casi todas las marcas tienen presencia allí en el mercado argentino. Pero lamentablemente, también se trata de uno de los segmentos más castigados por los nuevos impuestos internos que aplicó el Gobierno desde el 1° de enero de 2014. En ese contexto, hay una profunda distorsión de precios, incluso entre distintas versiones de un mismo modelo, que pueden llegar a duplicar el valor entre una y otra.

La Nueva Suzuki Grand Vitara en versión 5 puertas 4×4 Manual cotiza, a marzo de 2014, a $ 390.000, mientras que la variante automática se posiciona en $ 404.000. Sólo debido a los nuevos gravámenes se explica el salto respecto de la versión 5 puertas 4×2 Manual, que todavía se ofrece a $ 239.000, el límite justo antes de la aplicación del impuesto (idéntico valor conserva aún la versión 3 puertas 4×4 Manual).

¿Es cara la versión que evaluamos? Sí, pero también se disparó el precio de sus competidores directos. Siempre en versiones 4×4, una Toyota RAV4 hoy cuesta $ 745.000. Y una Honda CR-V llega a $ 800.000. Está claro, ninguno de esos vehículos vale ese dinero.

suzuki-grand-vitara-12

Revisando precios de otros rivales, detectamos que la Nueva Grand Vitara está alineada con la versión 4×4 más accesible de la Renault Koleos, hoy en $ 385.000 (2.5 Dynamique Plus 4×4 M/T). Y en sintonía con la Mitsubishi Outlander Sport y la Nissan X-Trail, que con precios convertidos a moneda nacional (según listado de ACARA), rondan los $ 400.000, siempre en versiones 4×4. Allí las cifras ya son más parejas entre unos y otros.

¿Quién debería elegir la Nueva Grand Vitara? Muchos fanáticos estaban esperando el retorno de la marca japonesa a la Argentina y con ello, al renovado SUV, que ya vendió cerca de 50 unidades desde su relanzamiento en enero pasado. Si sos de esos usuarios que realmente se le animan al off road y lo practican con frecuencia, ya sea en el barro, la nieve o la arena, sin duda el plus de la reductora y el sistema de tracción 4×4 permanente son dos factores que bien podrían inclinar la balanza a favor de la Nueva Grand Vitara.

La garantía de producto de 3 años o 100.000 kilómetros y el flamante centro de atención de Posventa inaugurado en Martínez, en la casa central del nuevo importador, son otros argumentos válidos para decidirse por Suzuki, una marca que a pesar de las dificultades del contexto actual, parece decidida a sostener su apuesta por el mercado argentino. Y eso, en los tiempos que corren, no es poco.

Compartir:
CarsMagazine

3 comentarios en “Prueba: Nueva Suzuki Grand Vitara 2.4 JLX-L

  1. Muy buen análisis Martín.
    Me parece que debería mencionarse también a la Forester (si bien es más cara) como alternativa dado que también tiene 4×4 permanente.
    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *