Prueba: Nueva Hyundai Tucson – 2.0 CRDi 4×4 Full Premium AT

Te contamos lo que hay que saber de la tercera generación del SUV coreano. Descubrí qué ofrece y qué le falta a la versión tope de gama, por USD 59.400.

prueba-hyundai-tucson-1La Nueva Hyundai Tucson evoluciona en diseño, confort y seguridad.

new-martinPor Martín Egozcue
martin.egozcue@carsmagazine.com.ar

Si buscabas una prueba de la Nueva Hyundai Tucson en Argentina, llegaste al lugar indicado. A continuación analizaremos a la tercera generación del SUV mediano de la marca coreana, identificando sus aspectos destacables y mejorables. Además, te brindaremos el cuadro de prestaciones y consumos medidos por CarsMagazine.com.ar.

Tené en cuenta que la versión que evaluamos fue la diésel 2.0 CRDi de 185 CV, con tracción 4×4, caja automática de seis velocidaes y el máximo equipamiento disponible. Su precio vigente a noviembre de 2016 es de 59.400 dólares. La oferta de la Tucson incluye otras cuatro versiones, con motorización naftera 2.0 de 155 CV y precios desde 42.900 dólares (ver más aquí).

Importada desde Corea, la Nueva Tucson se lanzó en Argentina en julio de 2016 y representa una evolución radical sobre el modelo anterior en términos de diseño, confort y seguridad. En el mercado local, la Tucson compite frente a varios otros SUV medianos, pero esta versión diésel tiene dos rivales específicos.

Por un lado, la Kia Sportage 2.0 CRDi 4×4 AT, que precisamente comparte la misma mecánica y diversos componentes con la Tucson por tratarse de productos “primos” del Grupo Hyundai-Kia. La Sportage CRDi cotiza hoy a 58.490 dólares. El otro competidor diésel es la Chevrolet Captiva, con motor 2.2 de 184 CV, tracción 4×4, caja automática y siete plazas (hoy a $783.300).

La Nueva Tucson es linda por donde la mires. De frente, de atrás y en la vista lateral (debajo, la galería de fotos). De hecho, cambió por completo sobre el modelo anterior. Hoy por hoy, Hyundai está ofreciendo uno de los diseños más atractivos de la industria (al menos eso pensamos en CarsMagazine.com.ar) y la Tucson es una muestra de esa tendencia. El rodado de 18 pulgadas (de serie en toda la gama, presente también en la rueda de auxilio 100% homogénea) le aporta un plus de presencia. Y el color de la unidad que evaluamos, una distinción adicional. Pero la renovación de diseño también se aprecia por dentro, con cambios radicales en la plancha de abordo, el volante, el instrumental y la consola central, entre otros.

Con esta nueva generación, la Tucson volvió a ofrecer motorización diésel en Argentina. Y eso es una gran noticia en un segmento donde (como leíste más arriba) hay poca oferta en ese sentido. Hablamos del motor turbodiésel 2.0 CRDi de 185 caballos, que con ciertas mejoras ahora entrega 402 Nm a 1.750 rpm (antes, 184 CV y 383 Nm a 1.800 rpm). Esto significa que cuando la aguja del cuentavueltas supera las 1.500 rpm, el motor ya comienza a empujar con mucha fuerza, incluso más que antes, y lo hace en forma constante hasta las 3.000 rpm. ¿Resultado? Muy buena respuesta en situación de sobrepaso en la ruta, con apenas 6,1 segundos (medidos por CarsMagazine.com.ar) para recuperar de 80 a 120 km/h; y también asombrosa agilidad para movilizarse por la ciudad. ¿De 0 a 100 km/h? Muy respetables 9,7 segundos para un SUV de este tamaño (4,47 metros) y peso (1.650 kg).

Otro aspecto interesante del motor CRDi es el bajo consumo en ruta: a 100 km/h sólo necesita 5,6 litros cada 100 kilómetros. Con un tanque completo (62 litros) podrías viajar de Buenos Aires a Mendoza sin recargar combustible. En definitiva, uno de esos motores que te hacen pensar “¿para qué quiero un naftero?”. Al tal punto, que ni siquiera debería ser motivo de duda que el consumo urbano resulte algo elevado (por encima de 12 litros/100 km en nuestra medición).

La transmisión es automática de seis velocidades, de pasajes suaves (sistema de convertidor de par), con opcional secuencial desde el selector. Por su parte, el sistema de tracción 4×4 es “a demanda”. Esto significa que en condiciones normales, la potencia se envía al eje delantero y sólo cuando éste pierde adherencia, el sistema desvía tracción al eje posterior. En situaciones puntuales de mayor complejidad, siempre a baja velocidad, es posible bloquear el reparto de tracción en proporción 50:50 adelante/atrás presionando la tecla “Lock”.

Otro valor agregado en excursiones fuera del camino es el sistema de descenso asistido, que regula automáticamente la velocidad en pendientes pronunciadas. La Tucson 4×4 no es un vehículo para un “off road” extremo, pero todo lo enumerado implica un plus de ventaja sobre un automóvil convencional si pensás abandonar el asfalto.

Como ocurre con productos de origen coreano, en la Nueva Tucson vas a encontrar muy buena calidad de terminación, con materiales agradables al tacto y a la vista. Desde luego, no es un vehículo Premium (como los que ofrecen las tradicionales marcas alemanas), pero claramente está un escalón por encima de lo que hoy se produce en el Mercosur.

El confort de marcha es superior al de la Tucson anterior gracias a mejoras en la insonorización y a un esquema de suspensión revisado. Y atención si pensás específicamente en una versión más accesible: la nueva generación de Tucson ahora ofrece sistema multibrazo de suspensión en el tren trasero no sólo en las versiones 4×4, sino también en las 4×2. Sin duda, una evolución bienvenida.

Otras mejoras de la New Tucson se aprecian en la habitabilidad trasera, ahora más amplia (en parte porque la distancia entre ejes creció 3 cm); y en el tamaño del baúl, que aumentó de 465 a 513 litros.

El equipamiento también mejoró en esta nueva generación. Y aquí colaboró la reducción del impuesto automotor, que permitió reconfigurar la dotación sin que el precio se disparara ridículamente, como ocurría durante 2014 y 2015.

En seguridad ahora ofrece seis airbags (antes, sólo doble frontal). Y desde luego, Programa Electrónico de Estabilidad (ESP), el sistema que permite recuperar la trayectoria deseada ante un desvío provocado por una maniobra de emergencia o un exceso de velocidad en curva. Pese a esto, identificamos dos faltantes. Uno imperdonable: el faro antiniebla trasero. Y otro que por ser una versión “full” no debería faltar: faros de Xenón.

A su vez, en confort y tecnología la propuesta se enriquece con una central multimedia con pantalla de 8 pulgadas, que incluye navegador satelital y que también proyecta las imágenes de la cámara de retroceso. La pantalla táctil, que se complementa con botones físicos, tiene una interfaz simple y fácil de utilizar, con rápida respuesta. Como mejora pendiente, le faltaría conectividad “Mirror Link”, para poder espejar allí aplicaciones del celular.

Esta versión Full Premium, de máximo equipamiento, se destaca además por el sistema de ingreso “sin llave” y encendido por botón; y por un gran techo panorámico, que abarca hasta las plazas traseras y que permite apertura eléctrica en la mitad delantera. Tapizados de cuero, asiento del conductor con regulación eléctrica y sensores de estacionamiento delantero son otros ítems exclusivos de esta variante tope de gama. Pero siempre hay un “pero”: sólo la ventanilla del conductor posee sistema “one touch”, y apenas para la función descendente. Un punto fácil de mejorar.

Si querés conocer más detalles sobre la conformación de la gama y el equipamiento de la Nueva Hyundai Tucson en Argentina, descargá la ficha técnica aquí.

CONCLUSIÓN
En el cierre, te brindamos un resumen de los aspectos destacables y mejorables que identificamos en la Nueva Hyundai Tucson en Argentina…

Para destacar

  • Diseño atractivo
  • Motorización y transmisión
  • Elasticidad en sobrepasos
  • Consumo en ruta/autopista
  • Calidad general percibida
  • Dotación de seguridad
  • Confort de marcha
  • Auxilio homogéneo

Para mejorar

  • Consumo urbano
  • Sin faros de Xenón
  • Sin antiniebla trasero

PRESTACIONES Y CONSUMOS (*)
Aceleración 0-100 km/h: 9,7 segundos.
Recuperación 80-120 km/h en Dª: 6,1 segundos.
Ciclo urbano: 12,2 litros/100 km. Autonomía: 508 km.
A 100 km/h: 5,6 litros/100 km. Régimen: Dª a 1.800 rpm. Autonomía: 1.107 km.
Combustible: diésel Grado 3, según indicación del fabricante.
Tanque: 62 litros.
(*) Mediciones a velocidades reales con instrumental GtechPro.

prueba-hyundai-tucson-2Llega importada desde Corea, con precios desde 42.900 hasta 59.400 dólares.

prueba-hyundai-tucson-3Creció 6,5 cm en largo (4,47 metros) y 3 cm entre ejes (2,67 metros).

prueba-hyundai-tucson-4Entre los diseños más atractivos del segmento, a juicio de CarsMagazine.com.ar.

prueba-hyundai-tucson-5Las llantas de 18 pulgadas son de serie para toda la gama (auxilio incluido).

prueba-hyundai-tucson-6Una gran razón para comprarla: el motor turbodiésel 2.0 CRDi de 185 caballos.

prueba-hyundai-tucson-7De “0 a 100” en 9,7 segundos, según la medición de CarsMagazine.com.ar.

prueba-hyundai-tucson-8Se destaca por la calidad general, como suele ocurrir en los vehículos coreanos.

prueba-hyundai-tucson-9Pantalla táctil de 8 pulgadas, con GPS y cámara de retroceso. Le faltaría Mirror Link.

prueba-hyundai-tucson-10Instrumental bien claro y completo, con cuadrantes analógicos y display central.

prueba-hyundai-tucson-11Volante con comandos para audio, telefonía, control crucero y computadora.

prueba-hyundai-tucson-12Caja automática de seis velocidades. Tecla “Lock” para reparto de tracción 50:50.

prueba-hyundai-tucson-13Tapizados de cuero y regulaciones eléctricas, diferenciales de la versión Full Premium.

prueba-hyundai-tucson-14La habitabilidad trasera ya era amplia. Con 3 cm más entre ejes, creció aún más.

prueba-hyundai-tucson-15El baúl también amplió su tamaño: de 465 a 513 litros.

prueba-hyundai-tucson-16New Tucson CRDi: un SUV para salir a recorrer cientos de kilómetros sin parar.

Compartir:

Un comentario en “Prueba: Nueva Hyundai Tucson – 2.0 CRDi 4×4 Full Premium AT

  1. Acabo de ir a ver una Tucson diesel y tengo que discrepar fuertemente con tus comentarios sobre la terminación interior. Los paneles de las puertas estan terminados en plastico rigido, son similares a los de un ford Ka o a cuaqluier auto economico de segmento B. La parte superior de la plancha de instrumentos tampoco me parecio de gran calidad. Las puertas son livianitas, no dan sensación de fortaleza.
    En cambio, fuí a ver la Kia Sportage y me pareció mejor terminada.
    Pagando un precio de casi 1 millon de pesos , se debería exigir otra calidad.
    A aquellos que esten por comprar una SUV yo les recomendaría esperar a que aparezcan otras opciones como la nueva x-trail, el jeep compass 2017 e incluso la nueva Koleos ( la vi en Mexico y parece un auto premium… ) que también es coreana, como la Tucson o la Sportage , pero que es infinitamente de mayor calidad de terminación que las últimas 2 mencionadas.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *