CarsMagazine

Prueba: Hyundai Veloster GLS 1.6 M/T

Hyundai Veloster Prueba
¿Coupé o hatchback? Según cómo se mire, el Hyundai Veloster ofrece ambas facetas.

Texto y fotos: Martín Egozcue
martin.egozcue@cars-magazine.com.ar

Cuando parecía que estaba todo inventado y que no había nuevos segmentos por descubrir, Hyundai pateó el tablero con una inédita propuesta: un modelo que combina las características de coupé y hatchback, con una puerta sobre la izquierda pero dos a la derecha. Se llama Veloster, se vende en la Argentina desde mediados de 2012, y CarsMagazine lo probó a fondo para descubrir sus ventajas y también, sus puntos mejorables.

El Veloster nació ante la inquietud de los diseñadores de Hyundai, que focalizaron su atención en la dificultad para acceder a las plazas traseras que presentan las coupés. ¿Qué hicieron? Diseñaron un auto de configuración asimétrica, con los parantes centrales desfasados. Así, en el lado del conductor presenta una única puerta grande, pero sobre la derecha propone dos puertas más chicas. Además, la tercera esconde su manija en el parante trasero.


Los 130 CV del motor 1.6 aspirado tienen gusto a poco. Por ahora no hay más que eso…

Puede convencer o no, pero nadie podrá negar que el Veloster es un modelo original, que impacta por su diseño y que marca tendencia. “Coupé de tres puertas”, dicen algunos. “Hatchback asimétrico”, sostienen otros. “Combinación de coupé y hatchback”, afirman quienes ven en el Veloster la doble faceta que, en definitiva, busca transmitir Hyundai con este modelo.

Fabricado en Corea, en la planta de Ulsan, el Veloster llega a nuestro país para competir en un segmento que, desde la visión de Hyundai Argentina, integran modelos como el Alfa Romeo MiTo, MINI Cooper, Audi A1, Citroën DS3 y BMW Serie 1, entre otros. “Es el segmento de los ‘hot hatchs’, donde la originalidad y el diseño toman cada vez más importancia”, sostienen desde la filial local de Hyundai.


El Veloster demanda más de 11 segundos para el “0 a 100”, con 195 km/h de máxima.

El Veloster arriba a la Argentina únicamente con motorización naftera de 1.6 litros y 130 caballos, una mecánica que prioriza el bajo nivel de consumo y emisiones por sobre las prestaciones. Existe también una versión turbo que entrega hasta 201 caballos, pero por el momento no está disponible en el país.

El equipamiento del Veloster para el mercado local fue definido por el público, a través de la acción “Proyecto Veloster 2.0” (más info aquí) que llevó adelante Hyundai Argentina para que los propios interesados en el modelo manifestaran sus preferencias. El Veloster se ofrece en versión GLS, con opción de transmisión manual o automática, en ambos casos de seis velocidades. La versión M/T cotiza a USD 35.400, y la A/T a USD 36.900. La garantía es de 3 años o 100.000 kilómetros.


Dobla firme y con pocas inclinaciones. Está claro: el chasis soportaría más potencia.

EL VELOSTER, POR FUERA
Durante la semana en que probamos el Veloster captamos tantas miradas que, por momentos, hasta llegamos a sentirnos incómodos. El diseño del auto es ciertamente impactante y además, el color amarillo de la unidad que evaluamos hacía que fuera imposible pasar desapercibido. Está claro que se trata de un modelo para quien busca destacarse, llamar la atención y mostrarse a tono con las nuevas tendencias.

El Veloster surgió de un concept car del mismo nombre que se exhibió en el Salón de Seúl de 2007, aunque sin la inédita tercera puerta. Más allá de esa diferencia, el diseño atual es prácticamente el mismo que proponía aquel prototipo.


El Veloster GLS 1.6 M/T cotiza a 35.400 dólares. Garantía de 3 años o 100.000 km.

De frente, el Veloster exhibe una imponente parrilla hexagonal que marca el nuevo ADN de Hyundai. Lateralmente, como se apuntó, se destaca su propuesta asimétrica, con una o dos puertas según desde qué lateral se lo aprecie. Visto desde atrás, impactan el techo de vidrio que se continúa en la luneta y la doble salida central del escape. Las llantas de 17 pulgadas con 5 rayos y los neumáticos de bajo perfil (medida 215/45) complementan su imagen deportiva.

Con 4,22 metros de largo, el Veloster es un compacto pero con buena distancia entre ejes: nada menos que 2,65 metros. Su altura llega a 1,40 metros y el ancho, a 1,56 m. En orden de marcha, el peso de la versión manual asciende a 1.220 kg. Su coeficiente aerodinámico es de 0,32, valor acorde a una coupé aunque sin llegar a ser sobresaliente.


Llantas de 17” en diseño de 5 rayos. El equipamiento lo definió el público por Internet.

Y AHORA, POR DENTRO…
Puertas adentro, el diseño del Veloster es también distinto a lo convencional y según explican desde Hyundai, toma elementos del mundo de las motos de alta performance. Así, la plancha central está inspirada en la vista superior del tanque de una motocicleta de elevada cilindrada, y las salidas de aire, en los caños de escape.

Lo interesante es que el Veloster ofrece muy buena calidad en sus materiales y terminaciones. Es cierto que no hay superficies con inyectados blandos, pero incluso siendo rígidas se percibe esmero en los acabados, tanto a la vista como al tacto.


Desde Corea, llega para competir contra Alfa MiTo, MINI Cooper, Audi A1 y Citroën DS3.

El Veloster es un vehículo para cuatro pasajeros, ya que atrás sólo propone dos asientos. Entre las butacas traseras hay un posavasos y no hay alternativa para que alguien viaje en el centro (por eso no incluye el 5° cinturón ni el 5° apoyacabeza).

A pesar de que la tercera puerta facilita el acceso a las plazas traseras, la habitabilidad posterior no deja de ser limitada. No nos referimos al espacio para las piernas, que es aceptable, sino en altura para la cabeza. Con sólo medir más de 1,70 metros, quien viaje atrás tocará el techo y deberá encorvarse para sentarse.


Interior con materiales rígidos pero agradables y con muy buenas terminaciones.

Por otra parte, hay que tener mucho cuidado cuando se cierra el portón trasero porque se puede golpear en la cabeza a quien esté sentado atrás (en el borde de la tapa, una leyenda advierte puntualmente sobre ese riesgo).

La posición de manejo es fácil de encontrar porque el asiento del conductor se regula en altura y el volante, en altura y en profundidad. La sujeción lateral de la butaca es buena y también ofrece ajuste lumbar, con comando eléctrico.


La posición de manejo es deportiva, con múltiples regulaciones, incluida lumbar.

La palanca de cambios, de vástago y recorridos bien cortos, transmite deportividad y precisión en su accionar. Nos encantó desde el primer segundo que manejamos el Veloster. La pedalera de aluminio está sin sintonía con el espíritu “racing”.

La visibilidad es un tanto compleja hacia atrás porque el techo vidriado se continúa en la luneta y se genera un corte (justo donde se ubica el spoiler) que puede ocultar justamente al auto que circula detrás, o interferir en la visión general.


Atrás sólo hay dos plazas (disposición “2+2”), con butacas de buena sujeción lateral.

El baúl del Veloster ofrece 320 litros, una capacidad estándar para el tipo de vehículo, que puede ampliarse a algo más de 1.000 litros rebatiendo los asientos traseros. Debajo del piso del baúl se aloja la rueda de auxilio, de utilización temporal (sólo permite circular hasta 80 km/h).

SENSACIONES AL VOLANTE
Si uno se guía por el aspecto exterior del Veloster, seguramente arriesgará a que se trata de un “pura sangre”, con 200 caballos o incluso más potencia. Como explicamos al comienzo, existe una versión turbo con 200 “burros”, pero que por el momento no está disponible en el mercado argentino.


El espacio para las piernas es aceptable, pero muy escaso en altura para la cabeza.

La oferta del Veloster en nuestro país se limita entonces al motor naftero MPi de 1.6 litros y 130 CV. Es un impulsor normalmente aspirado, de 4 cilindros y 16 válvulas, cuya premisa es lograr bajos niveles de consumo y emisiones contaminantes. Para esto también se vale de una caja con relaciones bien largas; de hecho, la 5ª y la 6ª son sobremarchas.

Con este impulsor, las prestaciones del Veloster no terminan de corresponderse con la imagen del vehículo. Para acelerar de “0 a 100” demanda casi 12 segundos (mediciones propias de CarsMagazine), con una velocidad máxima de algo más de 190 km/h. En contrapartida, el consumo es muy bajo, con 6,8 litros cada 100 kilómetros viajando a 130 km/h. En esa situación, el motor gira a 3.250 rpm, en 6ª marcha.


La visibilidad posterior también es complicada. A veces el diseño pasa su factura…

Por sus largas relaciones de caja y por tener el torque máximo a casi 5.000 rpm, para sacarle “el jugo” al motor hay que llevarlo bien arriba en el cuentavueltas, estirando los cambios hasta las 5.500 rpm (a 6.500 vueltas tiene un corte electrónico). Sólo de esa forma se logran recuperaciones decentes. Para un sobrepaso en ruta, por ejemplo de un camión que circula a 80 km/h, será necesario hacer dos rebajes, hasta 4ª velocidad.

Más allá de las prestaciones discretas este motor, el Veloster demuestra que dinámicamente está para mucho más. En curvas de baja y media velocidad dobla con pocas inclinaciones, y en curvones de permanencia es muy estable, respondiendo siempre a las órdenes del conductor mediante su dirección con asistencia eléctrica. Como cualquier auto de tracción delantera, si se lo acelera de más tiende a “sacar la trompa” (subvirancia), pero en líneas generales el Veloster se percibe bastante neutro.


Motor 1.6 de 130 CV; baúl de 320 litros; puerta de formato inusual; auxilio temporal.

A 130 km/h, el Veloster genera un ambiente bien silencioso, en el que es fácil perder la noción de a qué velocidad se está viajando. No hace falta bajar el volumen de la radio ni elevar el tono de voz para conversar. Sin embargo, al menos en la unidad que probamos, detectamos una filtración de aire a velocidad más elevada, que aparentemente se generaba desde el techo corredizo, estando éste perfectamente cerrado.

SEGURIDAD Y CONFORT
El equipamiento del Veloster en la Argentina se definió sobre la base de la opinión del público y de los interesados en el modelo. Más de 6.000 personas participaron del “Proyecto Veloster 2.0” que invitaba a configurar la dotación de confort y seguridad con un presupuesto virtual, y que arrojó un celebrado resultado: el público priorizó la seguridad antes que el confort.


Nos encantó el selector de la caja y la pantalla táctil, con cámara de retroceso incluida.

La mayoría de los participantes de esta encuesta 2.0 pidieron que el Veloster llegara al país con seis airbags, frenos ABS, controles de tracción y estabilidad (ESP) y anclajes Isofix, entre lo más destacado. Y así arriba al país desde que se inició su comercialización. Además, es importante recordar que el Vesloter recibió 5 estrellas, la máxima puntuación posible, en las pruebas de choque del exigente Euro NCAP.

En confort, lo más destacado que propone el Veloster, siempre de serie, es el techo corredizo eléctrico, con una cortina, también de accionamiento eléctrico, que lo oculta o lo deja al descubierto. También, la pantalla táctil de 7 pulgadas que permite operar distintas funciones, y que además reproduce las imágenes de la cámara de asistencia al estacionamiento. Y por último, las múltiples opciones de conectividad, como la disposición Bluetooth, el puerto USB y la entrada RCA para reproducir fotos y videos.


Volante en cuero; tecla para controla el ESP; contrapuerta y pedalera en aluminio.

CONCLUSIONES
A continuación, los puntos para destacar –y también mejorar– que identificamos tras la evaluación al Hyundai Veloster GLS 1.6 M/T. Veamos…

Para destacar

  • Originalidad y diseño
  • Dotación de seguridad
  • Consumo reducido
  • Posición de manejo
  • Selector de la caja
  • Calidad del interior
  • Plazo de la garantía

Para mejorar

  • Potencia y prestaciones
  • Habitabilidad posterior
  • Visibilidad trasera
  • Auxilio temporal
http://www.youtube.com/watch?v=S6J5HbqbY7U
Compartir:
CarsMagazine

4 comentarios en “Prueba: Hyundai Veloster GLS 1.6 M/T

  1. Pingback: Distinción para el Hyundai Veloster en Medio Oriente

  2. No se porque critican la habitabilidad posterior en una cupe, donde vieron una cupe que sea comoda atras? no existe!

  3. Lukitas,
    Gracias por tu lectura y tus comentarios.
    Trabajamos permanentemente para ustedes y las pruebas de manejo son siempre uno de los ejes principales del contenido de CarsMagazine, de modo que nos tomamos muy en serio las evaluaciones y las producciones fotográficas.
    Con respecto a la Genesis Coupé, lamentablemente por el momento no hay unidades disponibles en la flota de Hyundai Argentina. Esperamos que más adelante sí podamos probarla!
    Saludos,
    M.E.

  4. Carsmagazine, los felicito por las fotos de esta prueba! La verdad que cada dia mejor los tests que hacen de los ultimos modelos. Un placer leerlos y aprender junto a ustedes.
    No les prestan la nueva cupe genesis para la proxima?
    saludos,
    lukitas

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *