A prueba: Fiat Qubo Dynamic (con video)

http://www.youtube.com/watch?v=v-OayKCBDqw

Por Martín Egozcue
martin.egozcue@cars-magazine.com.ar

El Fiat Qubo, vehículo multipropósito de la marca italiana de reciente lanzamiento en la Argentina, se presenta como una nueva alternativa entre los modelos familiares. En CarsMagazine lo probamos a fondo y a continuación te contamos todo lo que tenés que saber…

Durante una semana evaluamos al Qubo en la versión de máximo equipamiento, Dynamic. Su precio, a junio de 2012, era de $ 95.600. La garantía de fábrica es de 3 años o 100.000 kilómetros.

La otra alternativa es la versión Active, de menor dotación de confort pero idéntica en seguridad, por $ 88.000.

Toda la gama del Qubo, incluidas las versiones Fiorino Qubo (furgón de carga), proponen únicamente motorización naftera de 1.4 litros y 73 caballos. La transmisión es manual de 5 velocidades.

Fiat Qubo Prueba
El Qubo llega desde Turquía. El precio de la versión Dynamic, la más completa, es de $ 95.600.

Aunque es más compacto en dimensiones, el Qubo llega a la Argentina desde Turquía para competir en el segmento que integran Renault Kangoo, Peugeot Partner y Citroën Berlingo.

Su habitabilidad no es tan buena como en los tres mencionados, justamente, por ser más pequeño. Sin embargo, el Qubo ofrece un nivel de equipamiento, tanto en confort como en seguridad, que lo posiciona favorablemente frente al trío de producción nacional.

Exhibido en el Salón de Buenos Aires 2011 y presentado oficialmente en diciembre pasado, su lanzamiento oficial en la red de concesionarios de Fiat Auto Argentina se concretó recién en abril. En Europa se vende desde 2008.

Fiat Qubo Prueba
La motorización es naftera de 1.4 litros y 73 caballos. Poca potencia y prestaciones discretas.

Un Qubo original y simpático
Las líneas del Qubo lo diferencian claramente de sus rivales. Sigue siendo un furgón acondicionado para pasajeros, pero mucho más atractivo visualmente. El gran diferencial está en esa trompa voluminosa, con el paragolpes como adosado y una prominente parrilla. A nosotros, al menos, nos resulta simpático.

Las barras de techo, un diseño de portón bien resuelto (apertura vertical) y las llantas de aleación de 16 pulgadas de la versión Dynamic terminan de redondear una figura atractiva considerando el tipo de vehículo.

El Qubo también se caracteriza por ofrecer una gama de colores variados y divertidos, con opciones de verde, naranja, rojo y azul, junto a los más tradicionales gris, blanco y negro. Con este modelo, Fiat apunta al público joven y a parejas con hijos pequeños.

Fiat Qubo Prueba
El comportamiento dinámico del Qubo es más que aceptable considerando el tipo de vehículo.

El Fiat Qubo, puertas adentro
La habitabilidad del Qubo es buena, aunque no llega al nivel que ofrecen Kangoo y sobre todo, Partner y Berlingo. El multipropósito de Fiat mide 3,96 metros de largo, con 2,51 m entre ejes. La dupla de PSA Peugeot Citroën, en cambio, llega a 4,14 m de longitud, con 2,60 m entre ejes.

Todo esto implica que las plazas traseras del Qubo no sean tan amplias como las de sus rivales. En realidad, hay que ser justos y aclarar que el modelo de Fiat que por dimensiones competiría directamente contra Kangoo/Partner/Berlingo es el Dobló, cuyo arribo a la Argentina se concretaría en el corto plazo. Por ahora, el que está aquí es el Qubo.

Fiat Qubo Prueba
El Qubo mide 3,96 metros de largo y resulta más pequeño que Kangoo, Partner y Berlingo.

Gracias a la doble puerta lateral corrediza, el acceso al Qubo es muy simple. En el interior hay varios espacios portaobjetos, una guantera de buen tamaño y un baúl que, en configuración normal, ofrece 330 litros. No es una cifra que deslumbre, pero si se aprovecha hasta el techo la capacidad llega a 650 litros.

Desde luego, el Qubo permite rebatir los asientos traseros (proporción 60/40) y hasta extraerlos si fuera necesario. Rebatiendo también la butaca del acompañante, el volumen de carga podría llegar hasta 2.500 litros. Esta cifra es, poco más, poco menos, lo mismo que ofrece el mencionado trío de rivales.

Un detalle a tener en cuenta es que las ventanillas traseras del Qubo no se pueden bajar, sino que apenas se abren en forma basculante. Los claustrofóbicos, mejor abstenerse de viajar atrás.

Fiat Qubo Prueba
Con menor distancia entre ejes, su habitabilidad no llega al nivel de Kangoo/Partner/Berlingo.

Al volante del Qubo
La posición de manejo es la clásica de los vehículos tipo furgón: butaca elevada y pedalera poco profunda. En el caso del Qubo, el asiento se regula en altura y el volante, en altura y profundidad. Además, se dispone de ajuste lumbar para el conductor.

La plancha de abordo presenta materiales rígidos, pero bien terminados. Los comandos son grandes, simples y fáciles de operar. Se los percibe firmes y de calidad.

Fiat Qubo Prueba
Interior con materiales rígidos, sin inyectados, pero con buenas terminaciones y encastres.

Por su amplia superficie vidriada, la visibilidad del Qubo es envidiable. Sin embargo, detectamos que el espejo retrovisor interno resulta chico en relación con el tamaño de la luneta trasera. Podría ser más alto y así, generar un campo visual superior.

El volante del Qubo, de agradable tacto (dirección con asistencia hidráulica), presenta comandos para operar el sistema de audio y el dispositivo Blue&Me, que incluye, entre otros, conectividad Bluetooth y la posibilidad de operar el teléfono mediante órdenes por voz.

Fiat Qubo Prueba
El portón trasero se abre verticalmente. La versión Dynamic incluye sensor de estacionamiento.

El Qubo en acción
La ciudad parecería ser el ámbito ideal para moverse con el Qubo. El motor, de 1.360 cc y 8 válvulas, entrega su torque máximo (momento de mayor empuje) a un régimen bajo, de 2.600 rpm. Así reacciona bien, casi como si fuera un diesel, en el tránsito urbano, cuando se lo exige en 2ª o 3ª velocidad.

Distinto es el panorama cuando se encara la ruta. Allí el Qubo se muestra perezoso en las recuperaciones. Como la 4ª y la 5ª velocidad son en realidad sobremarchas y la potencia es escasa –como apuntamos, apenas 73 CV–, le cuesta tomar envión, por ejemplo, a la hora de superar a un camión.

Fiat Auto Argentina declara una velocidad máxima de 155 km/h y una aceleración de “0 a 100” de 15,2 segundos. Si el Qubo circula cargado y/o con viento en contra es difícil alcanzar tales registros.

Fiat Qubo Prueba
Los asientos traseros pueden rebatirse en proporción 60/40 y, si es necesario, hasta extraerse.

Medimos los consumos del Qubo en distintas instancias. En ciudad el gasto fue de casi 12 litros cada 100 kilómetros. Una cifra elevada para un motor de apenas 1.360 cc. En ruta, a 100 km/h, la computadora marcó 9 litros/100 km. En autopista, a 130 km/h (el motor gira a casi 4.000 rpm en 5ª velocidad), la ecuación arrojó 11 litros/100 km.

Otra particularidad del Qubo es que incluye un dispositivo denominado Eco:Drive, un software desarrollado entre Fiat y Microsoft que brinda consejos al conductor para reducir el consumo y por ende, las emisiones. Según la marca italiana, se puede ahorrar hasta un 15% de combustible.

En prestaciones, entonces, es donde el Qubo queda en clara desventaja frente al Kangoo, Partner y Berlingo, que además de proponer alternativas diesel, en los nafteros ofrecen potencias superiores, de hasta 110 caballos, como es el caso de los modelos de PSA Peugeot Citroën.

Fiat Qubo Prueba
Atrás irán cómodos dos adultos o tres niños. Más espacio para la cabeza que para las piernas.

El Qubo no es un deportivo ni mucho menos. Lo complica el viento lateral y también le cuesta avanzar si viene de frente. Sin embargo, sorprende por una dinámica más que aceptable considerando que estamos ante un furgón cuya altura es casi igual a su ancho (1,72 y 1,73 m, respectivamente). La insonorización en ruta nos pareció satisfactoria.

La versión Dynamic calza neumáticos de perfil relativamente bajo (medida 195/55) y eso también contribuye a su aceptable estabilidad en curvas de baja y media velocidad.

Fiat Qubo Prueba
Comando de caja de recorridos largos pero precisos, y ubicado al final de la consola central.

Hablemos de equipamiento
La dotación de seguridad es uno de los grandes diferenciales del Qubo frente a la competencia. Ya sea en el nivel Active o el Dynamic, ofrece, de serie, frenos ABS con repartidor electrónico (discos adelante, tambores atrás) y airbags frontales y laterales para conductor y acompañante. Con esto ya supera ampliamente a sus rivales. Además, incluye anclajes Isofix para sillas de niños.

¿Qué más se le podría pedir? En Europa el Qubo se vende con Programa Electrónico de Estabilidad (ESP), uno de los mejores inventos en seguridad activa, un dispositivo que puede evitar un derrape, un trompo y hasta un vuelco, siempre dentro de los límites de la física. ¿Se hubiese encarecido mucho el Qubo si también llegaba con ESP a la Argentina?

En confort, la versión Dynamic dispone, como diferencial respecto del Active, de control de audio en el volante, espejos exteriores eléctricos y calefaccionados, ajustes en altura y lumbar en la butaca del conductor, y apoyabrazos delantero. Además, sensor de estacionamiento y equipo de audio con CD-MP3 integrado al panel, con el mencionado sistema Blue&Me, Bluetooth y puerto USB.

Ambas versiones, en tanto, proponen aire acondicionado, cierre centralizado y automático en rodaje, alzacristales eléctricos delanteros, volante regulable en altura y profundidad, computadora de abordo y asiento trasero bipartido.

Fiat Qubo Prueba
Sistema de apertura de capot que suprime la varilla. Auxilio de tamaño normal, debajo del chasis.

Conclusiones finales
El Fiat Qubo luce y –definitivamente– es más moderno que el trío Kangoo/Partner/Berlingo. Se lo percibe mejor terminado y los supera a todos en confort y seguridad. Además, ofrece garantía de 3 años o 100.000 kilómetros, otro plus sobre sus rivales.

Sin embargo, el Qubo no ofrece la misma habitabilidad que los modelos fabricados en la Argentina ni tampoco las prestaciones de aquellos (aceleración, velocidad máxima, etc.).

Si la compra estuviese enfocada en un vehículo recreacional, para disfrutarlo en familia en la ciudad y a la hora de viajar hacerlo sin apuros, el Qubo es, sin duda, una altamente recomendable.

Como cierre, y tal cual lo prometido, el detalle con los puntos a favor y en contra que identificamos durante nuestra evaluación del Fiat Qubo:

A favor

  • Diseño original
  • Seguridad y confort
  • Desempeño urbano
  • Acceso y habitabilidad
  • Relación precio/producto
  • Plazo de la garantía

En contra

  • Potencia y prestaciones
  • Plazas traseras justas
  • Consumo en ciudad
Compartir:

2 comentarios en “A prueba: Fiat Qubo Dynamic (con video)

  1. Buenas tarde , tengo interes en comprar u a qubo para transportar pasajero , anexando gas como medio de alimentacion , es correcto la eleccion.Gracias

  2. Pingback: Estamos probando el Fiat Dobló Pasajeros…

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *