CarsMagazine

A prueba: Citroën DS4 1.6 THP

Prueba Citroën DS4
El DS4 llega al país en una única versión, con el naftero 1.6 turbo de 163 caballos.

Por Martín Egozcue
martin.egozcue@cars-magzine.com.ar

El Citroën DS4, lanzado en la Argentina en mayo de 2012, marcó la llegada al país del segundo modelo de la gama DS de la marca francesa, que propone un posicionamiento más exclusivo que la línea convencional.

A fines de la década pasada, Citroën se propuso darle forma a una gama de modelos con un diseño aún más atrevido, con mejorada calidad de construcción y con motorizaciones más potentes. Para ello, reflotó la sigla DS, que identificó al modelo homónimo producido entre 1955 y 1975, un auténtico vehículo futurista para su época.

El primer exponente de la relanzada gama DS fue el DS3, cuyo arribo a la Argentina se produjo a comienzos de 2011. Un año y unos meses más tarde llegó el turno del DS4, modelo que desembarca en el mercado local en una única versión, con motorización naftera turbo 1.6 de 163 CV y caja automática-secuencial de 6 velocidades. Su precio, a julio de 2012, es de $ 207.000.

Desde la óptica de Citroën Argentina, el DS4 compite –por equipamiento, prestaciones y precio– contra rivales como el Audi A3 Sportback, el Alfa Romeo Giulietta y, en menor medida, el BMW Serie 1. Así era, al menos, la visión de la marca francesa cuando presentó al DS4 en nuestro país.

En los últimos días, CarsMagazine realizó una prueba a fondo del DS4 para descubrir cuál es su propuesta, identificar puntos a favor y mejorables, y compartir las siguientes conclusiones…

Prueba Citroën DS4
El diseño es uno de los diferenciales del DS4, en sintonía con lo que ofrece la gama DS.

¿QUÉ ES EL CITROËN DS4?
El DS4 es un vehículo especial, cuya segmentación impone un análisis específico. En Citroën describen al modelo como una “coupé polifacética”, algo que no es precisamente así, ya que el DS4 tiene 5 puertas. Es cierto, hay que admitirlo, que su silueta se asemeja a la de una coupé, ya que las manijas de las puertas traseras están ocultas y la carrocería propone una línea bien deportiva.

Citroën también describe al DS4 como un modelo con “prestaciones de berlina” y que propone una posición de conducción elevada, “similar a la de un SUV”. En este caso, ambas cualidades son puramente ciertas, a lo que se suma también un generoso despeje sobre el suelo. Con todo eso, el DS4 tiene bien ganado el título de crossover, aquellos vehículos que combinan características de distintos segmentos.

Prueba Citroën DS4
El DS4 combina características de hatchback, berlina y SUV. Resultado: un crossover.

El diseño del DS4 es impactante y a nuestro juicio, muy atractivo. Sus líneas se perciben musculosas y ello le imprime un porte interesante. Los marcos cromados de las ventanillas terminan de delinear una silueta entre elegante y deportiva, y acentúan su perfil de coupé. Las llantas de 18 pulgadas, de agraciado diseño, completan una imagen que seduce desde cualquier ángulo.

El DS4 comparte la plataforma con el C4 europeo, así como el DS3 lo hace con el C3 del Viejo Continente. En cifras concretas, el DS4 mide 4,27 metros de largo, con 1,81 m de ancho y 1,53 m de alto. La distancia entre ejes llega a 2,61 metros. Su producción se realiza exclusivamente en la fábrica de Mulhouse, en Francia.

Prueba Citroën DS4
Según Citroën, el DS4 compite contra el Audi A3 Sportback y el Alfa Romeo Giulietta.

EL DS4 EN ACCIÓN
Una de las principales características del DS4 es que propone un acertado equilibrio entre dinámica para la ruta y confort para la ciudad.

Por un lado, se muestra firme y seguro al encarar curvas de baja y media velocidad, y responde con rapidez a los cambios de trayectoria. De ese modo, parece ir siempre bien apoyado sobre sus neumáticos Michelin Pilot Sport en medida 215/45 R18.

El DS4 incluye el valioso Programa Electrónico de Estabilidad (ESP), que gobierna el control de tracción y el antibloqueo de frenos (ABS) con repartidor electrónico (EBD) y ayuda al frenado de urgencia (AFU). El ESP puede desconectarse mediante una tecla (si fuera necesario para superar alguna situación específica), pero se activa nuevamente en forma automática al superar los 50 km/h.

Al mismo tiempo, el DS4 transmite buenas sensaciones en el uso diario y urbano. A pesar del bajo perfil de las cubiertas, es confortable en la ciudad y por su buen despeje raramente tocará abajo en lomos o cunetas. La dirección eléctrica, que se endurece a medida que el vehículo toma velocidad, es muy suave en maniobras de estacionamiento o a baja marcha.

Prueba Citroën DS4
Así como DS3 comparte plataforma con C3, DS4 lo hace con C4 (siempre europeos).

Ahora bien, ¿qué ofrece debajo del capot? El DS4 monta el conocido impulsor naftero turbo THP de 1.6 litros, fruto del desarrollo conjunto de PSA Peugeot Citroën y BMW Group. Este impulsor, que anteriormente entregaba 156 CV, fue potenciado hasta 163 caballos a un régimen de 6.000 rpm.

Con 4 cilindros y 16 válvulas, el 1.6 THP entrega un torque máximo de 240 Nm a sólo 1.400 rpm, lo que garantiza buena respuesta a bajo régimen. Así, por ejemplo, el DS4 puede doblar en cualquier esquina en 3ª marcha y responderá sin problemas.

Todo aquello se acopla a una transmisión automática-secuencial Tiptronic de 6 marchas. Sin llegar a la velocidad de una caja de doble embrague, es igualmente rápida en su accionar, ya sea en modo automático o mediante el comando secuencial. Lo que se extraña, y que le imprimiría aún más deportividad al DS4, son unas levas en el volante para el pasaje de marchas.

En modo automático, la caja propone una función Sport, que estira los cambios a mayor régimen; y otro para superficies de poca adherencia (nieve, por ejemplo), que los coloca a bajas vueltas para evitar patinajes. Incluso en el modo secuencial, al llegar al corte la caja pasa siempre a la marcha siguiente, sin retener el cambio.

¿Y las prestaciones? Según cifras oficiales, el DS4 1.6 THP acelera de “0 a 100” en 8,6 segundos y desarrolla 212 km/h. En consumo, medimos 9,5 litros cada 100 kilómetros viajando a 130 km/h constantes. A esa velocidad, en 6ª marcha, el motor gira a 2.750 rpm, y allí percibimos que la insonorización es otro aspecto bien logrado en el DS4. En la ciudad el consumo es mayor y llegamos a promediar 11 litros/100 km.

Prueba Citroën DS4
Más allá del diseño, el rasgo distintivo del interior es el tapizado en cuero bitono.

DS4, PUERTAS ADENTRO
El interior del DS4 propone, decididamente, niveles de calidad y terminaciones superiores a lo que Citroën ofrece en su línea convencional. En este caso, se destacan los materiales inyectados en la plancha de abordo, agradables revestimientos en cuero en las contrapuertas y el volante y, especialmente, un atractivo tapizado en cuero bitono.

La posición de manejo es de perfil deportivo, con una butaca de buena sujeción lateral, que incluye regulación eléctrica lumbar y hasta función masaje. A diferencia del C4, el volante no es de centro fijo, pero incluye igualmente gran cantidad de comandos. El instrumental combina, equilibradamente, indicadores analógicos con otros digitales.

Otro diferencial del DS4 que se aprecia puertas adentro es el parabrisas panorámico, un clásico de la marca del doble chevrón, que se disfruta al desplazar hacia atrás cualquiera de los parasoles. Pero si justo el sol nos apunta en forma directa, será mejor dejarlo para otro momento.

Prueba Citroën DS4
Ventanillas traseras fijas (sí, increíble). El diseño de la puerta, así de particular…

Hasta aquí, todo muy agradable. Pero, ¿qué pasa en las plazas traseras? Allí el espacio resulta justo, tanto para las piernas como a lo ancho. Sin embargo, no está ahí el principal escollo para quienes viajen atrás en el DS4. La gran falencia es que las ventanillas traseras son fijas. Es decir, no se pueden bajar y ni siquiera ofrecen una apertura tipo basculante. Realmente insólito.

¿Y el baúl? De acuerdo con la ficha técnica, ofrece 359 litros de capacidad. No es un número que impacte y además parece más pequeño aún, porque allí se aloja una potencia de audio auxiliar. Debajo del piso del baúl, en tanto, se guarda la rueda de auxilio, de utilización temporal (medida 215/60 R16), otro punto decididamente criticable.

Prueba Citroën DS4
Habitabilidad trasera, sin lucirse . Acceso complicado por el tamaño de la puerta.

QUÉ TIENE, QUÉ LE FALTA…
Algunos de los ítems de confort ya los mencionamos, pero los agruparemos nuevamente: asientos delanteros con función masaje, climatizador automático bizona, dirección asistida eléctrica variable, limitador y regulador de velocidad, y un equipo de audio con CD-MP3, entrada auxiliar, puerto USB, conectividad Bluetooth y amplificador Hi Fi.

Además, dispone de sensores de estacionamiento delanteros y traseros, y de un medidor del espacio disponible para dicha maniobra. El principal faltante, considerando el precio del vehículo, es un sistema de navegación integrado que bien podría estar asociado a una pantalla táctil, en sintonía con la modernidad que busca transmitir el DS4.

Prueba Citroën DS4
El interior transmite calidad de materiales y detalles. El DS4 se fabrica en Francia.

En seguridad, el DS4 se destaca por una interesante dotación, que contempla 6 airbags (frontales, laterales y de cortina), frenos ABS (con EBD y AFU) y controles de tracción (ASR) y estabilidad (ESP). Además, las plazas traseras incluyen anclajes Isofix para sillas de niños.

A todo esto, el DS4 agrega faros de Xenón direccionales y luces antiniebla que también giran acompañando el movimiento del volante (función “corner light”), para iluminar mejor en las esquina o en un garaje. Adicionalmente, dispone de luces de posición delanteras de tecnología LED.

Pero no todo termina ahí… El DS4 también está equipado, de serie, con el sistema de alerta en ángulo muerto, que indica, mediante una luz que se enciende en el espejo retrovisor exterior (el que correspondiera) que un vehículo circula detrás, sobre ese lateral. Esto es muy útil en el tránsito en autopistas para evitar el denominado “punto ciego”.

Prueba Citroën DS4
Le agregaríamos levas al volante a la caja automática-secuencial de 6 velocidades.

CONCLUSIONES FINALES
A julio de 2012, el DS4 tenía un precio de venta sugerido al público de exactamente $ 207.300, con IVA incluido. Como se apuntó, la gama incluye una única versión, sin opcionales de equipamiento. La garantía es de 3 años o 100.000 kilómetros.

A FAVOR

  • Diseño distintivo
  • Dotación de seguridad
  • Equilibrio dinámica / confort
  • Calidad general percibida
  • Posición de conducción
  • Garantía 3 años / 100.000 km

EN CONTRA

  • Ventanillas traseras fijas
  • Visibilidad posterior
  • Sin levas al volante
  • Auxilio temporal
  • Sin navegador

Prueba Citroën DS4
Bonitas llantas de 18”, pero auxilio temporal. Potencia auxiliar quita espacio al baúl.

Prueba Citroën DS4
Parabrisas panorámico, otro sello distintivo de Citroën, también está en el DS4.

Compartir:
CarsMagazine

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *