Prueba: Chevrolet Sonic Hatchback LTZ A/T

Prueba Chevrolet Sonic
El Sonic arriba desde Corea. De allí llega hoy lo mejor de Chevrolet en la Argentina.

Por Martín Egozcue
martin.egozcue@cars-magzine.com.ar

El Chevrolet Sonic es la nueva apuesta de General Motors en la franja alta del segmento compacto. Se trata, ni más ni menos, que del esperado rival para el Ford Fiesta Kinetic Design, hoy por hoy el referente en ese segmento. En los últimos días, CarsMagazine probó a fondo al Sonic y a continuación te contamos todo lo que tenés que saber…

El Sonic arriba a la Argentina importado desde Corea (se comercializa desde marzo pasado) y tal como ocurre con modelos de ese mismo origen (Cruze, Captiva, Spark), se destaca por su buena calidad de construcción, su diseño actualizado y motorizaciones modernas y eficientes.

La gama del Sonic comprende dos versiones de carrocería –hatchback y sedán– y de esa forma ataca directamente al Fiesta KD, también disponible en siluetas de 4 y 5 puertas. Honda Fit y Honda City, ambos renovados en los últimos meses, son otros jugadores del mismo partido.

En cualquiera de sus versiones, el Sonic llega al mercado argentino con motorización naftera de 1.6 litros y 115 caballos, y opciones de transmisión manual de 5 velocidades o automática-secuencial de 6 relaciones. Los niveles de equipamiento son LT y LTZ.

La unidad que evaluamos, Hatchback LTZ Automática, se comercializaba, a julio de 2012, a $ 117.980. La garantía es de 2 años sin límite de kilometraje.

Prueba Chevrolet Sonic
El diseño es uno de sus diferenciales: es moderno, juvenil y deportivo. Nos gusta…

EL SONIC, POR FUERA
A nuestro juicio, el diseño del Sonic es muy atractivo. Sus líneas son modernas, juveniles y ante todo, transmiten dinamismo. Además, lleva impreso el último ADN global de Chevrolet, plasmado previamente en modelos de gama superior como el Cruze.

Uno de los rasgos característicos del Sonic es que las ópticas, tanto delanteras como traseras, no llevan una máscara que las cubra, sino que se presentan despojadas de cualquier protección. Ese detalle –creemos– acentúa aún más su perfil deportivo.

Prueba Chevrolet Sonic
Probamos el Hatchback LTZ con caja automática, que se comercializa a $ 117.980.

Además, el Sonic oculta las manijas de las puertas traseras, un recurso ya conocido, con el que se busca generar la sensación de que el vehículo tiene sólo dos puertas. Y así, otra vez, se acentúa su deportividad.

En números, el Sonic es un hatchback compacto de 4,04 metros de largo, con 1,73 m de ancho y 1,52 m de alto. La distancia entre ejes llega a 2,52 metros. La unidad que probamos calzaba neumáticos Hankook Optimo en medida 205/55 R16. Las llantas son de aleación, con atractivo diseño de 5 rayos dobles.

Prueba Chevrolet Sonic
Con el naftero 1.6 de 115 CV, acelera de “0 a 100 en 11,5 segundos. Motor bien ágil.

Y AHORA, POR DENTRO
El interior del Sonic propone buenos materiales y cuidadas terminaciones, a tono con lo que ofrecen los Chevrolet importados desde Corea. Si bien no hay inyectados en la plancha de abordo o las contrapuertas, se perciben texturas suaves junto a encastres sólidos. Los comandos son agradables al tacto y la vista, y se destacan detalles cromados que aportan categoría.

También nos gustó la posición de manejo. Por empezar, la butaca ofrece buena sujeción lateral. Además, la columna de dirección se regula en altura y en profundidad, y el asiento en altura. Por último, el volante es pequeño y en esta versión LTZ está revestido en cuero.

El instrumental del Sonic es un punto para el debate. Al estilo del Spark, propone un enorme cuentavueltas (ver foto) que domina la escena y cuyo diseño está inspirado en el motociclismo. Sin dudas, hay que acostumbrarse a esa propuesta… El resto de los indicadores son mayormente digitales. En lo personal, preferimos lo analógico.

Prueba Chevrolet Sonic
Recurso conocido: manijas traseras ocultas para simular tener apenas dos puertas.

Las plazas traseras del Sonic ofrecen decente habitabilidad para dos pasajeros adultos. Se destaca, especialmente, el buen espacio en altura para la cabeza. La habitabilidad del Sonic es superior a la del Fiesta KD, ya que si bien el modelo de Chevrolet es 3 cm más corto, su distancia entre ejes es casi 4 cm mayor.

El baúl ofrece 253 litros y ahí queda en desventaja frente al Fiesta KD, que llega a 281 litros. En el Sonic, el respaldo trasero también puede rebatirse en proporción 60/40, para aumentar la capacidad de carga conservando cierta modularidad.

Debajo del piso del baúl se encuentra la rueda de auxilio, que como ocurre en el rival de Ford, es de utilización temporal. Se trata de otra cubierta Hankook, esta vez en medida 115/70 R16.

Por último, la visibilidad trasera del Sonic es compleja, no sólo por el tamaño de la luneta, sino por el grosor del parante trasero (pilar C) y por el caprichoso formato de los espejos retrovisores.

Prueba Chevrolet Sonic
Interior en línea con el Cruze. Se destaca por la calidad de materiales y acabados.

AL VOLANTE DEL SONIC
La motorización del Sonic es naftera de 4 cilindros, 16 válvulas y 1.6 litros, de la familia Ecotec, de origen Opel. Con 115 caballos a 6.000 rpm, y en este caso con transmisión automática-secuencial de 6 velocidades, entrega agilidad en el tránsito urbano y respetables reacciones en ruta.

GM Argentina no informa sobre las prestaciones del Sonic. Por cuenta propia, en aceleración de “0 a 100” registramos 11,5 segundos. Otro dato: viajando a 130 km/h, en 6ª marcha, el motor gira a 3.000 rpm. En esa instancia también se percibe una lograda insonorización.

Prueba Chevrolet Sonic
Instrumental para la discusión. En lo personal preferiríamos algo más convencional.

La caja automática propone un modo secuencial, con la particularidad de que para el pasaje de cambios se debe presionar una tecla en la parte superior de la palanca (con los signos “+” y “-”). Nos llamó la atención dicha solución, que entendemos no es del todo natural y, además, le quita deportividad.

Al margen de aquello, la transmisión es aceptablemente rápida. La excepción puede darse si, por ejemplo, se frena ante una cuneta y al salir de ella se pisa el acelerador a fondo. En esa instancia puede generarse cierto “vacío” hasta que la caja rebaja a 2ª velocidad y se retoma la aceleración.

Un punto a destacar es que la caja, al llegar al corte de revoluciones (6.500 rpm), no pasa al cambio siguiente sino que “retiene” la marcha que elije el conductor. Eso permite un mejor dominio del vehículo, por ejemplo, en caminos sinuosos de montaña o si simplemente el conductor quiere divertirse.

Prueba Chevrolet Sonic
En modo secuencial la palanca no se mueve y en cambio, tiene botones “+” y “-”.

En curvas de mediana velocidad, el Sonic dobla bien apoyado y transmite seguridad, con respuestas rápidas a los cambios de dirección. El esquema de suspensiones prioriza la dinámica antes que el confort. Así, en la ciudad puede resultar algo “saltarín”, por ejemplo en calles empedradas.

En cualquier caso, el Sonic es muy divertido de conducir y por sus dimensiones compactas se mueve con mucha soltura casi en cualquier ámbito.

Prueba Chevrolet Sonic
Sin olvidarse que es un compacto, ofrece buen espacio atrás, sobre todo en altura.

QUÉ TIENE, QUÉ LE FALTA…
El equipamiento de seguridad del Sonic es bastante completo, pero si se lo compara con el del Fiesta KD queda en desventaja. Para que se entienda: una dotación de seis airbags, con frenos ABS y anclajes ISOFIX para sillas de niños es una muy buena oferta en el segmento B.

Sin embargo, al Sonic le falta un elemento diferencial que sí incluye el Fiesta KD: el programa electrónico de estabilidad (ESP), un dispositivo de suma importancia en seguridad activa y que puede marcar la diferencia entre involucrarse en un accidente o evitarlo.

Prueba Chevrolet Sonic
La capacidad del baúl llega a 253 litros. La rueda de auxilio es de uso temporal.

Otros faltantes del Sonic son el quinto apoyacabezas y el tercer cinturón inercial de tres puntos, dos ítems con los que también se diferencia el Fiesta KD en la comparativa directa. Por el contrario, ninguno de ellos incluye antiniebla trasero.

En confort, el Sonic propone tapizado de cuero, techo solar eléctrico, computadora de abordo, sensor de estacionamiento y un sistema de audio con CD-MP3, Aux, USB y Bluetooth. El volante incluye comandos satelitales de audio y control de velocidad crucero.

Hasta allí, la dotación es similar a la que ofrece el Fiesta KD. Sin embargo, éste se diferencia en el apartado tecnológico con el sistema de conectividad SYNC, que permite operar comandos mediante órdenes de voz.

Prueba Chevrolet Sonic
Nos gustó la posición de manejo, con varias regulaciones y buena sujeción lateral.

CONCLUSIONES FINALES

A FAVOR

  • Diseño e imagen
  • Dotación de seguridad
  • Comportamiento dinámico
  • Posición de conducción
  • Habitabilidad trasera
  • Texturas y acabados

EN CONTRA

  • Sin control de estabilidad
  • Instrumental discutible
  • Visibilidad posterior
  • Auxilio temporal

Prueba Chevrolet Sonic
Los espejos exteriores son chicos (prevalece el diseño) y la visibilidad, mejorable.

Compartir:

9 comentarios en “Prueba: Chevrolet Sonic Hatchback LTZ A/T

  1. Estimad@s
    les comento que hasta el momento el sonic se viene comportando bastante bien, en la ciudad donde los baches son imposibles de esquivar su despeje y cubrecarter te salvan en ruta una sexta no le vendria mal ( el mio es lt manual) su instrumental , si bien es opinable, te acostumbras al toque y es bastante sencillo, lo del matafuego encontre una solucion facil y practica.

    saludos

  2. hola a tod@s ya tengo mi sonic lt hb una belleza, me decidi luego de comparar con el fit,ford kd y el punto, la relación, precio( habia una buena promo),calidad de sus terminaciones , seguridad, confort y espacio inclinaron la balanza a favor, si bien no existe el auto ideal traten de disfrutar con la compra de un auto( no importa la marca, cada uno tiene sus motivos para la elección) y pasarla lindo.
    Necesito data , como se las arreglaron para colocar el matafuegos dentro del habitaculo?
    El auto tiene antinieblas trasero,mirandolo de atras es el faro izquierdo, uno solo igual que la luz de marcha atras, fari derecho(siempre le encuentran una vuelta para “ahorrar” ). Saludos

  3. Hola fer,coincido con vos que el punto sería un referente junto al ford kd, el producto de fiat es muy lindo pero los opcionales para tener un auto completo me molestan un poco, del sonic lo más discutible es el tablero.lo demás me hace acordar a mi corsa 3ptas un poco más grande y tecno…en cuanto al control de estabilidad , el auto fetiche de muchos “honda fit ” no lo tiene ( tampoco faros antinieblas) y nadie se corto las venas…el sonic no me parece mal auto,el precio es elevado por los aranceles extras (35%), pensemos que es un auto que fue hecho al igual que el fit,el ford kd como autos de bajo precio para los mercados de europa y americano, si tenés en cuenta esto cierra un poco más la calidad del producto…suerte con tu punto, avisa si hay fotos o data para verlo

  4. referente el fiesta’??….para mi es el fiat punto “el referente”..y si tengo que elegir?? mil veces el PUNTO o espero el nuevo punto que ya llega…

  5. Gente de Car Magazine, porque no hacen un informe de la situación actual de los modelos que fueron afectados por la decisión Argentina de rescindir el contrato de libre cambio automotor con México.
    ¿Que pasa con el precio de dichos modelos?
    ¿Automáticamente suben un 35%?,
    ¿Subieron un porcentaje menor al 35%?
    O los autos que hay en Stock, ¿se venden a precio viejo y los nuevos que van entrando con el aumento ?
    Saludos, un fiel lector.

  6. Excelente auto, me gusta mucho !!!
    Quiero saber una cosa del Fiesta, ya que el precio es unos 5 mil menos, pero ahora que va a tener un 35% de arancel de mexico, subira ese precio o lo mantendra ford????
    si lo sube, le saca ventaja este Sonic (siempre que mantengan el precio chevrolet)

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *