CarsMagazine

Prueba: Audi A1 1.4 TFSI S line


El A1 S line tiene un precio base de USD 43.900, con varios opcionales disponibles.

Texto y fotos: Martín Egozcue
martin.egozcue@cars-magazine.com.ar

En CarsMagazine ya habíamos probado el Audi A1, en configuración 1.4 TFSI de 122 caballos (ver aquí). Pero nos había quedado pendiente evaluar la versión más potente y radical, bajo la denominación S line, que entrega nada menos que 185 caballos.

La versión S line se ubica en el tope de gama del modelo más compacto de Audi. Su principal diferencia sobre las variantes de 86 CV (1.2 litros) y 122 CV (1.4 litros) es, justamente, su potencia de 185 caballos, gracias a la doble sobrealimentación del motor TFSI de 1.390 cc.


Comportamiento dinámico y tacto bien deportivos, con muy pocas inclinaciones.

Pero además, el A1 S line dispone de un tren de rodaje específico, más duro y deportivo, y de la caja automática S tronic, de doble embrague y siete relaciones, como equipamiento de serie. Con esta configuración, el A1 S line compite en el mercado local frente a las versiones más potentes del MINI Cooper (184 CV) y el Alfa Romeo MiTo (170 CV).

A octubre de 2012, el precio del A1 S line en la Argentina era de 43.900 dólares, opcionales al margen. La garantía es de 3 años o 90.000 kilómetros, como en toda la gama que Audi comercializa en el país.


El Audi A1 S line alcanza 227 km/h y acelera de 0 a 100 km/h en 6,9 segundos.

3, 2, 1… ¡A LA PISTA!
Al recorrer un circuito –y lo mismo vale para autopistas o caminos en buen estado–, el A1 S line se convierte en una máquina casi perfecta, que devora con increíble aplomo cada curva y contracurva que se le presente.

Aquí hay varios puntos que influyen para que el A1 ofrezca un comportamiento dinámico ejemplar. Uno es su elevada rigidez torsional, producto de una carrocería fabricada en 2/3 de acero de alta resistencia, con reducido peso (apenas 221 kg). Otro, la dirección de asistencia electro-hidráulica, muy directa, rápida y precisa, que se endurece a medida que aumenta la velocidad.


El tren de rodaje del S line es específico de esta versión, más duro y deportivo.

Pero también incide aquí el factor aerodinámico. Para ello, Audi realizó un gran desarrollo con el A1 en el túnel de viento de Ingolstadt y trabajó especialmente en zócalos, faldones y spoiler para lograr gran estabilidad a alta velocidad. Por todo esto, el A1 no sólo genera su excelente adherencia desde lo mecánico (suspensión, neumáticos, etc.), sino también por su tratamiento aerodinámico.

En conclusión, al A1 se lo percibe bastante neutro en términos dinámicos (la tracción es delantera y el reparto de pesos está muy bien distribuido, con 60% adelante y 40% atrás), y si el conductor llegara a sobrepasar los límites recomendados, entonces entrarán en acción los controles de tracción y estabilidad.


Si se sobrepasan los límites entra en acción el ESP, que puede desactivarse…

¿Cuáles son las prestaciones del A1 S line? Audi declara una velocidad máxima de 227 km/h y una aceleración de “0 a 100” en 6,9 segundos. Esto último pudimos corroborarlo en mediciones propias, con registros similares.

Pero lo que tal vez más impresiona del motor 1.4 TFSI de 185 CV es su respuesta en baja. Desde 2.000 rpm ya empuja con mucha fuerza y lo hace en forma pareja hasta casi 5.000 rpm, exprimiendo su torque máximo de 250 Nm.


Parrilla en diseño Singleframe, como en toda la familia Audi, también para el A1.

Por su parte, la caja automática S tronic es una auténtica maravilla de ingeniería. Con siete relaciones y doble embrague, el pasaje de marchas es velocísimo. Esto se debe a que cuando se está utilizando una relación, la siguiente ya está preseleccionada y así, el accionamiento es casi imperceptible, mientras el motor sigue empujando, como endemoniado.

La unidad que probamos disponía de una gran cantidad de opcionales, entre ellos el sistema de levas al volante (a la derecha para subir, a la izquierda para bajar), que permite un manejo aún más deportivo de la transmisión.


Doble salida de escape cromada y spoiler de techo, a tono con el espíritu del S line.

CONFORT Y SEGURIDAD
Como suele ocurrir en todos los modelos que comercializa Audi Argentina, el A1 S line propone una dotación de serie y además, una gran cantidad de opcionales para que el cliente pueda casi personalizar su unidad.

De serie, algunos de los ítems sobresalientes son el sistema de iluminación interior por LEDs, las butacas deportivas con ajuste lumbar, el climatizador automático y el sistema multimedia MMI con pantalla color de 6,5 pulgadas.


Tapizado de cuero (opcional) y alto confort abordo del pequeño Premium de Audi.

Entre los opcionales se destacan las mencionadas levas al volante, faros de Xenón plus con lavafaros, luz de marcha diurna y faros traseros de LEDs, techo corredizo, tapizado de cuero, monitoreo de presión de neumáticos y equipo de audio Bose con 14 parlantes, entre otros.

¿Hay faltantes? En realidad, el listado de opcionales de confort prácticamente incluye todo. Pero creemos que hay un par de ítems que, con un precio base de 43.900 dólares, deberían formar parte de la dotación de serie. Nos referimos puntualmente a los sensores de estacionamiento, la conectividad Bluetooth y el control de velocidad crucero, que en el A1 S line deben pagarse aparte.


Comando de caja S tronic de doble embrague y 7 velocidades. Una gran maravilla.

En seguridad, el A1 S line dispone, de serie, de seis airbags (frontales, laterales y de cortina), frenos con sistema ABS, controles de tracción y de estabilidad (ESP) y anclajes Isofix para sillas de niños, entre lo más sobresaliente.

CONCLUSIONES
A continuación, los puntos para destacar –y también mejorar– que identificamos tras la evaluación al Audi A1 1.4 TFSI S line. Veamos…

Para destacar

  • Dinámica y prestaciones
  • Motorización y caja S tronic
  • Insonorización y terminaciones
  • Dotación de seguridad
  • Opcionales disponibles

Para mejorar

  • Precio de ciertos opcionales
  • Algunos faltantes de serie
  • Auxilio de uso temporal
Compartir:
CarsMagazine

2 comentarios en “Prueba: Audi A1 1.4 TFSI S line

  1. Pingback: Fe de erratas: test drive del Audi A1 S line

  2. que maquina hermsosa! un amigo tiene el a1 de 122 caballos y salvo por el espacio justo atras no hay nada para criticarle me parece
    para un soltero es un chiche
    lo quiero asi en rojo!!
    santiago – san fernando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *