Naftas: suben los precios y hay temor al desabastecimiento

Falta stock en varias estaciones de servicio y los automovilistas deben hacer largas colas para cargar. YPF, la mayor abastecedora del mercado argentino, deberá importar 50 millones de litros para enfrentar la demanda. La Súper, la que más escasea.

surtidor-ypf
Con una política de precios más bajos que el promedio, YPF sigue liderando el mercado.

La noticia de que YPF deberá importar 50 millones de litros de nafta para abastecer al mercado argentino no sólo confirmó un problema estructural en el sector petrolero –que los expertos vienen anticipando desde hace tiempo– sino que también desató una especie de psicosis entre los consumidores, que en muchos casos abarrotaron las estaciones de servicio para garantizarse combustible para los próximos días.

El problema comenzó a palparse el viernes pasado, cuando la petrolera “de bandera” aplicó un aumento de 6% en el precio de sus combustibles. Un día antes lo había hecho también su competidora Shell y el lunes siguió Esso.

La decisión apuntaría no sólo a obtener mayor rentabilidad (es la que ofrece los precios más bajos entre las estaciones “de marca”). Según los voceros de YPF, busca descomprimir la alta demanda frente a sus surtidores, algo que viene ocurriendo desde el año pasado, merced a una política de precios más bajos que le permitió aumentar 10% su volumen de ventas.

En una entrevista publicada en el diario La Nación, el Director de Comunicación de YPF, Sergio Resumil, responsabilizó a la competencia por la merma en el abastecimiento que, asegura, generó una excesiva demanda para la marca. En ese sentido, confirmó que recurrirá a la importación de 50 millones de litros de combustible para hacer frente a esa sobredemanda, aunque aclaró que será una medida excepcional.

Shell, Esso y Petrobras bajaron la producción, el procesamiento y la distribución de combustible“, indicó, lo cual generó un faltante de 200 mil metros cúbicos durante enero y febrero.

YPF es en muchos casos la única prestadora de combustible y tiene una responsabilidad por volumen y por tamaño de compañía mucho mayor de abastecimiento“, resumió, tras considerar también que el crecimiento de la demanda respondería a una mayor actividad económica.

Por su parte, el director de Asuntos Públicos de Esso, Tomás Hess, aseguró que esa petrolera sí aumentó su abastecimiento de combustibles al mercado interno: 9% en enero, 13% en febrero y 20% en marzo, con lo cual opinó que “no hay razones para que haya desabastecimiento“. De todos modos, admitió que en el inicio del año “hubo una fuerte suba de demanda”, y aseguró que “la refinería está en su máxima capacidad”.

En ese marco, otro problema también amenaza la provisión de combustibles: el gremio de empleados de estaciones de servicio amenaza con un paro de 72 horas en reclamo de aumentos salariales, que en algunos casos llegan hasta el 30 por ciento.

Compartir:

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *