CarsMagazine

Mercedes GLK 300 City 4MATIC

El todoterreno compacto de la marca alemana ganó una versión que sacrifica equipamiento estético y de confort en pos de un precio más accesible, pero que mantiene el potente motor V6 de 231 CV. Virtudes y defectos en la ciudad, la ruta y el “off road”.

[media id=43 width=590 height=478]


Texto y fotos: Martín Egozcue
editor@cars-magazine.com.ar

La oferta de vehículos utilitarios deportivos (SUV, por Sport Utility Vehicle) es cada vez más amplia. Todas las marcas, ya sean generalistas o Premium, tienen algo para ofrecer en un segmento en pleno auge. A raíz justamente de la diversificación de las propuestas, las marcas de alta gama han establecido nuevas estrategias con versiones más “accesibles”, a fin de lograr mayor volumen y penetración de mercado. Así, por ejemplo, lo hizo Mercedes-Benz con el GLK, su todoterreno compacto que ahora se ofrece en la versión City, que sacrifica equipamiento respecto de la variante Sport pero con una reducción del precio en 20.000 dólares, para llegar a una cifra final de USD 55.900. De ese modo, el GLK 300 City se convierte en el SUV de tracción integral más accesible del segmento Premium en la Argentina si se considera la oferta de las tres clásicas marcas germanas, Audi, BMW y Mercedes-Benz.

LA BALANZA

– Relación precio-producto
– Conjunto motor-transmisión
– Desempeño en ruta y en ciudad
– Equipamiento de seguridad


– Auxilio temporal (y desinflado)
– Capacidad de carga del baúl
– Garantía limitada a 2 años


El Mercedes-Benz GLK 300 compite directamente contra el BMW X3 y el Audi Q5, entre otros.

DISEÑO
La historia del GLK es relativamente reciente, ya que el modelo surgió en 2008. Fue a comienzos de ese año, en el Salón de Detroit, cuando se lo presentó formalmente, aunque sus líneas ya habían sido anticipadas mediante el concept Vision GLK. Este SUV de Mercedes-Benz se ubica por debajo en tamaño del Clase M, el todoterreno grande de la estrella, y comparte la plataforma mediana con el Clase C de tercera generación. Fabricado en Alemania, el GLK muestra un diseño en sintonía con el más reciente “family feeling” de la marca. Puntualmente, en este modelo las líneas son elegantes y modernas, pero más sobrias que, por ejemplo, las que proponen algunos de sus rivales, ya sean Premium o generalistas de alta gama. En resumen: el GLK tal vez seduzca más por ser un Mercedes-Benz que específicamente por su imagen.


Esta versión City cuesta 55.900 dólares. La Sport, de mayor equipamiento, llega a USD 75.900.

MOTOR / PRESTACIONES / CONSUMO
Uno de los principales atributos de la versión City es que mantiene el conjunto motor-transmisión de la variante Sport. Es decir, el naftero de 6 cilindros en V, que con 231 caballos le permite al GLK movilizarse casi con la misma agilidad de un sedán deportivo. La clave está en que su torque máximo, de 300 Nm, aflora en forma constante desde 2.500 rpm, y en la efectiva transmisión automática 7G-Tronic con comando secuencial. El pase de marchas resulta casi imperceptible y la entrega de potencia, muy pareja. Además, la caja cuenta con un modo “S” (deportivo), que estira el régimen casi hasta la zona roja del cuentavueltas, lo que genera aún más deportividad. Así es como el GLK, a pesar de pesar más de 1.800 kg, tarda sólo 7,5 segundos para el “0 a 100” y alcanza 210 km/h de velocidad máxima. En ciudad, el consumo es de 14 litros cada 100 kilómetros; y en ruta, a 130 km/h, de 10 litros para la misma distancia.


El GLK 300 City se posiciona por debajo en precio de las opciones más accesibles de X3 y Q5.

ASFALTO Y OFF ROAD
El sistema de tracción del GLK es integral permanente con reparto automático. Esto significa que el conductor no debe preocuparse por conectarlo. En todo momento se aplicará torque a ambos ejes, en una proporción por defecto del 45% en el delantero y el 55% en el trasero. Desde luego, en caso de pérdida de tracción en alguna de las ruedas, el sistema 4MATIC de Mercedes-Benz distribuirá el torque según sea necesario para maximizar la capacidad de tracción. En la evaluación que realizó CarsMagazine por caminos de tierra –con bastante piedra suelta–, se comprobó la eficiencia del dispositivo y también, la correcta estanqueidad del habitáculo, ya que no ingresó nada de polvo. Hay que aclarar que el GLK no tiene caja reductora, como ocurre en los denominados SUV “Light”. Esto significa que no se trata de un todoterreno de estirpe, sino más bien de un “todocamino”, preparado para abandonar el asfalto rumbo a un “off road” de baja a media complejidad.


El motor naftero V6 de 3.0 litros entrega 231 CV. La caja es automática-secuencial de 7 marchas.

POSICION DE MANEJO / HABITABILIDAD / BAUL
El confort de marcha del GLK está asegurado. En primer lugar, gracias a una cómoda posición de manejo, ya que hay múltiples regulaciones para la butaca del conductor (con comandos eléctricos) y la columna de dirección; y en segundo término, merced a un nivel de insonorización acorde a un vehículo Premium. El motor casi no se siente a excepción de cuando se lo exige en la parte alta del tacómetro. Los comandos, de agradable tacto y que transmiten la calidad esperada de un Mercedes-Benz, están bien ubicados, excepto el brazo que opera las luces de giro, el limpiaparabrisas y el lavaluneta. Curiosamente, está colocado unos centímetros debajo de la posición ideal, lo que obliga a mover la mano izquierda sobre el volante para operarlo, cuando lo lógico sería poder hacerlo con sólo un pequeño movimiento de dedos.


El GLK se destaca por la firmeza de las suspensiones, sin descuidar el confort de marcha.

Por sus dimensiones, el GLK ofrece buen espacio para dos adultos en las plazas traseras, incluso para los más altos, ya que es generosa la altura para la cabeza. Pero no viajará del todo cómodo el ocasional quinto tripulante, ya que el túnel de transmisión complica el espacio para las piernas. Incluso, el respaldo trasero central no resulta cómodo, sino más bien algo duro, porque en realidad se trata de un apoyabrazos que en su interior incluye posa-vasos y porta-objetos. El baúl, con 450 litros de capacidad, no es chico pero podría ser más grande por el tamaño del vehículo, y considerando que sus rivales directos ofrecen más: 550 litros el recientemente renovado BMW X3, y 540 litros el Audi Q5. Mención específica para el auxilio temporal, porque además de la complicación propia de un rodado de ese tipo, en el caso del GLK se guarda desinflado. Para cuando sea necesario utilizarlo, se incluye un compresor de aire en el baúl, lo que implica un paso extra en caso de pinchadura.


El sistema de tracción es integral, con reparto automático de torque, aunque sin reductora.

EQUIPAMIENTO DE CONFORT Y SEGURIDAD
A la hora de analizar lo que ofrece y lo que sacrifica el GLK City en materia de confort, hay que considerar la diferencia de precio respecto de la versión Sport. Algunos de los elementos que se perdieron para reducir el precio son el techo solar eléctrico, las barras de techo, detalles cromados en la carrocería y el interior, las llantas de 19 pulgadas (reemplazas por las de 17”) y el CD changer. Pese a eso, esta versión de entrada de gama propone un equipamiento igualmente atractivo, con climatizador automático de doble zona y salida de aire para las plazas traseras; tapizados de cuero, control de velocidad crucero, volante multifunción y equipo de audio con entrada auxiliar y conexión Bluetooth. Pero hay un faltante difícil de justificar en un vehículo de alta gama y este tamaño: el sensor de estacionamiento trasero.


El interior denota alta calidad de materiales y terminación, aunque su diseño es más bien sobrio.

Incluso más interesante resulta la dotación de seguridad, ya que es mucho menos lo que se resignó en pos de la reducción del precio: apenas los airbags laterales traseros. Así, el GLK City propone airbags frontales, laterales y de cortina delanteros, y hasta de rodilla para el conductor. A eso se suman los apoyacabezas delanteros activos, controles de estabilidad y tracción, y desde luego, frenos ABS. Otra perlita es el sistema de aviso al conductor en caso de pérdida de presión de algún neumático. En suma, un “pack” al nivel de un vehículo de alta gama.


Instrumental de fácil lectura; volante multifunción para operar, entre otros, la conexión Bluetooth.

CONCLUSIÓN
El GLK 300 City cuesta casi un 30 por ciento menos que la versión Sport, pero lo que pierde, a primera vista, pareciera no valer 20.000 dólares. Así, la propuesta de un SUV de segmento Premium por USD 55.900 resulta tentadora y posiciona al City por debajo de las versiones más accesibles del X3 y el Q5, que a la fecha superan los 60.000 dólares. De ese modo, la relación precio-producto es el principal atractivo del GLK City, ya que le podrá faltar el techo corredizo o el CD changer, pero no deja de ser un Mercedes-Benz. Donde la propuesta podría ser más generosa es en la garantía, de sólo dos años. Si bien no hay límite de kilometraje, tiene “sabor a poco” por tratarse de un producto Premium, y considerando también que hoy varias marcas generalistas ya ofrecen en la Argentina garantías de 3 años, y en algunos casos puntuales, de hasta 5 años.

EQUIPAMIENTO DESTACADO
– Airbags frontales, laterales y de cortina delanteros, y de rodilla (conductor)
– Alerta de pérdida de presión de neumáticos
– Apoyacabezas delanteros activos
– Climatizador automático de doble zona
– Control de velocidad crucero y volante multifunción
– Equipo de audio con entrada auxiliar y conexión Bluetooth
– Espejos exteriores eléctricos y calefaccionados
– Frenos ABS + controles de estabilidad y de tracción
– Limpiaparabrisas con sensor de lluvia
– Tapizados de cuero

FICHA TECNICA
Carrocería:
tipo SUV, 5 puertas, 5 plazas
Motor: naftero, 6 cilindros en V, 24 válvulas
Cilindrada: 2.996 cc
Alimentación: inyección directa
Potencia máxima/régimen: 231 CV/6.000 rpm
Par máximo/régimen: 300 Nm/2.500 a 5.000 rpm
Velocidad máxima: 210 km/h
Aceleración 0 a 100 km/h: 7,6s
Tracción: integral permanente 4MATIC
Transmisión: automática de 7 velocidades 7G-Tronic
Dirección: de cremallera, paramétrica
Frenos: a discos ventilados en las cuatro ruedas
Llantas: de aleación de 17”
Neumáticos: Bridgestone Dueler H/L 400, 235/65 R17
Dimensiones: largo, 4,52 m; ancho, 1,84 m; alto, 1,69 m; entre ejes, 2,75 m
Peso: 1.830 kg
Capacidad baúl: 450 litros (ampliable hasta 1.550 litros)
Capacidad tanque: 66 litros
Consumo urbano: 14 litros/100 km (autonomía: 470 km)
Consumo a 130 km/h: 10 litros/100 km (autonomía: 660 km)

PRECIO Y GARANTIA
La versión evaluada, 300 City 4MATIC, se comercializa a USD 55.900. La variante de mayor equipamiento, denominada 300 Sport 4MATIC, cuesta USD 75.900. En ambos casos, la garantía es de 2 años sin límite de kilometraje.

ALGUNOS RIVALES
BMW X3, Audi Q5, Land Rover Freelander, Volvo XC60

Compartir:
CarsMagazine

7 comentarios en “Mercedes GLK 300 City 4MATIC

  1. Hola tengo una glk, con 57000 km, hace unos días cuando la pongo en marcha, se enciende todo el tablero como si no funcionara nada, se reacelera y se enciende el electro ventilador, no me deja poner ningún cambio, luego de unas cuantas veces que la apago y la vuelvo a encender, si tengo suerte enciende, en uno de esos momentos la lleve a un mecánico, y me dice que es el modulo SAM, que lo puedo llegar a cambiar pero que puede llegar a seguir fallando. a alguien le paso algo similar?
    Si me pueden dar alguna dirección de MB para preguntar o quejarme, se lo agradeceré.
    Gracias
    RODOLFO

  2. ¿Alguien ha tenido problemas con los sensores de la Mercedes GLK?, la mia con 52000km, (300 city )buen trato” comenzo a alumbrar el icono del motor consultando concesionario (de terror) me dicen que el motor -a de levas- esta descentrado; la garantía fenecio en Enero (dos años) con un arreglo de varios “ceros” “en puerta”, decepcionado por lo uno presuponia de esta marca. Dicen haran reclamo a Alemania, pero me parece que he sido timado

  3. yo compre una spor glk con radado 19 235/45/19 y 255/45/19 las cubiertas son continental y me entere tarde que no se consiguen en argentina

  4. Yo hice el test y me alucinó la posicion de manejo y la agilidad. Ojo con lo del gasoil ya que no economiza tanto. Tengo una SW4 y en ciudad pura te consume entre 12 y 13 litros. El punto es que en las marcas europeas tenés que poner la mierda de eurodiesel y ahí se te va todo el ahorro. A esta le pongo la super de YPF y listo, y no tiene problemas.

  5. Si vivís en pilar y le hacés 120 km por día, son 1200 pesos por mes de nafta solamente, con un diesel lo hacés con 700 pesos y con la diferencia pagás la cochera.
    Que tenga un Mercedes no quiere decir que sea paganini.

  6. Si a este mismo auto le ponen el diesel de 140 hp, que traía el clase B, estaría en precio y sería un golazo, pero a 14 litros cada 100km, solo lo comprás si lo usás el fin de semana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *