Mercedes C-Touring y CLC en Argentina


CarsMagazine.- La automotriz alemana Mercedes-Benz introdujo a su oferta en la Argentina dos nuevos modelos que completaron la familia de la Clase C en el mercado local. Se trata del C-Touring, la versión familiar del nuevo Clase C, y del CLC Sportcoupé, un restyling de la coupé deportiva de la misma línea. El primero de ellos se comercializa desde 53.400 dólares y el segundo, a partir de 54.900 dólares.

El C-Touring (fotos superiores) sólo llega a la Argentina en la versión 200 Kompressor Avantgard, equipada con un motor naftero de 1.8 litros y 184 CV a 5.500 rpm, que entrega un torque máximo de 250 Nm entre 2.800 y 5.500 rpm. La transmisión puede ser manual de 6 velocidades o automática de 5 marchas. Con este impulsor, el C-Touring alcanza una velocidad máxima de 228 km/h y desarrolla una aceleración de 0 a 100 km/h en apenas 8,8 segundos.


En cuanto a su equipamiento, el énfasis, por tratarse de un vehículo orientado a la familia, fue celosamente colocado en la seguridad. De serie ofrece el sistema Pre-Safe, que prepara los dispositivos de seguridad ante la posibilidad de un impacto (por ejemplo, tensiona los cinturones); también incluye una dotación de nada menos que 9 airbags e incorpora un asiento especial para niños. El C-Touring se comercializa a 53.400 dólares en la versión manual, y a 56.900 dólares en la variante automática.

Por su parte, el CLC Sportcoupé llega disponible en dos opciones, la CLC 230, con transmisión manual o automática, y la CLC 350 Sport, únicamente con caja automática. Este modelo presenta un restyling del Sportcoupé que Mercedes-Benz comercializó en la Argentina entre 2001 y 2007, además de estrenar una gran cantidad de componentes (más de 1.100, según el fabricante). Un dato importante es que mientras el C-Touring se fabrica en Alemania, el CLC se ensambla en Brasil con componentes germanos, en la única planta que la marca de la estrella dispuso en el mundo para el armado de los nuevos CLC.


Mecánicamente, hay aquí dos opciones de motor para el CLC, ambas nafteras V6. La del 230 es de 2.5 litros y 204 CV a 6.100 rpm, con 245 Nm entre 2.900 y 5.500 rpm, lo que permite una velocidad máxima de 240 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h de 8,8 segundos. El impulsor del 350, en tanto, es de 3.5 litros y 272 CV a 6.000 rpm, con 350 Nm de 2.400 a 5.000 rpm, que posibilita una máxima de 250 km/h (limitada) y sólo 6,3 segundos de “0 a 100”. Mientras que el 230 está disponible con caja manual de 6 marchas o automática de 7 velocidades, el 350 sólo llega con esta última opción.


En materia de seguridad, todos los CLC cuentan con airbags frontales, laterales delanteros y traseros, y del tipo cortina. ¿Los precios? El CLC 230 manual, por 54.900 dólares; el CLC 230 automático, por 57.500 dólares; y el CLC 350 Sport Automático, por 61.900 dólares.

Compartir:

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *