Oficial: el impuesto interno automotor, sin cambios en la base no imponible

El Gobierno extendió hasta fin de año el actual esquema del tributo sin elevar el “piso” a partir del cual comienza a pagarse. Así, más modelos serían alcanzados.

aspen-motors-2

El Gobierno decidió mantener sin modificaciones el esquema del impuesto interno automotor, a pesar de que se creía que elevaría la base no imponible en función del índice inflacionario del primer semestre del año.

De este modo y hasta el 31 de diciembre, todo seguirá tal cual comenzó a regir desde el 1° de enero de 2016: alícuotas del 10% (tasa efectiva 11%) para vehículos con precio mayorista (cuando la terminal lo vende al concesionario) desde $350.000; y del 20% (tasa efectiva 25%) para vehículos desde $800.000 (también precio mayorista).

Para el público, esto significa que el impuesto se aplica en vehículos con precio final en torno a $515.000 en adelante para la primera escala, y desde $1.300.000 (aprox.) en la segunda escala.

En este contexto, es probable que durante el transcurso del segundo semestre del año algunos vehículos de gama media, incluso de producción nacional, ingresen nuevamente al impuesto en su primera escala. Algunos modelos afectos podrían ser el Renault Fluence, Ford Focus, Honda HR-V, Citroën C4 Lounge o Peugeot 308 y 408, entre otros.

Es importante señalar que los vehículos comerciales –camiones, buses, utilitarios y pickups– siguen estando fuera del alcance del impuesto interno automotor.

Compartir:

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *