Ford anticipa un posible futuro de la movilidad

La marca del óvalo trabaja para asegurar la movilidad personal y enfrentar una potencial situación de tráfico permanente, mejorar la seguridad y cuidar el planeta.

ford-movilidad

Ford define la movilidad como la forma de acceder a donde queremos llegar en forma segura, económica y eficiente. Cada vez más personas necesitan y desean tener acceso a la movilidad personal. Sin embargo, con la masificación del uso del automóvil y el crecimiento de la población mundial, la libertad de la movilidad está siendo amenazada.

Con el fin de dar respuesta a los problemas que desafían el acceso a la movilidad, Ford ha desarrollado una visión comprensiva sobre cómo asegurar la movilidad personal en el futuro, para enfrentar una potencial situación de tráfico permanente, mejorar la seguridad y reducir el impacto en el medioambiente. Ford denomina a esta iniciativa bajo el nombre ‘Blueprint for Mobility’.

El enfoque de Ford contempla una asociación global entre industrias, gobiernos, el ámbito académico y los ciudadanos para producir soluciones que hagan evolucionar la movilidad personal, proponiendo objetivos en el corto, mediano y largo plazo.

En el corto plazo (próximos 5 a 7 años)
Ford trabaja intensamente en el desarrollo de tecnología aplicada en sus vehículos, tales como alertas de congestiones y accidentes de tránsito, sistemas de detección de obstáculos e información de puntos ciegos y funciones autónomas para conducir en embotellamientos, entre otros. Los actuales productos Ford incluyen sistemas que les permiten estacionarse solos, comprender los comandos por voz del conductor, detectar situaciones de riesgo y brindar asistencia de frenado en situaciones de emergencia. Desde los sistemas de conectividad multi-premiados como el SYNC –disponible en más de 10 millones de vehículos– hasta los sistemas de asistencia de manejo más avanzados, Ford está poniendo la tecnología más innovadora al alcance de todos.

Otro ejemplo del espíritu innovador de Ford es el desarrollo de un sistema de evasión de obstáculos, una tecnología diseñada para eludir objetos de forma automática siguiendo señales de advertencia. Si el conductor no frena ni esquiva el obstáculo ante dichas advertencias, el sistema maniobra o frena automáticamente para evitar una posible colisión. Otro desarrollo aplicado a mejorar la experiencia de conducción es el control de crucero adaptativo, un sistema de velocidad crucero avanzado que mediante un radar frontal permite predeterminar la distancia temporal que se desea mantener con respecto al vehículo que marcha adelante. Esta tecnología también incluye el sistema de alerta frontal, que ofrece avisos lumínicos y de audio para prevenir accidentes de tráfico, y la función de mitigación de colisión por frenado, que precarga el sistema de frenos para una acción inmediata, permitiendo una respuesta más rápida.

A mediano plazo (hacia 2025)
La visión de Ford contempla la introducción que la comunicación de vehículo a vehículo comenzará a generalizarse. En este contexto, se pondrían en uso sistemas de conducción semi-automatizados, en los que los vehículos viajando en una misma dirección se interconectan para predecir sus movimientos, basándose en patrones de conducción que crean y actualizan simultáneamente. El objetivo de Ford es ofrecer sistemas que permitan al conductor tener el control del vehículo y –al mismo tiempo– disfrutar la experiencia de manejo en forma optimizada, segura y eficiente. Evidencia de ello es el Ford Fusion Hybrid autómata, el vehículo de investigación desarrollado en el Centro de Investigaciones de Ford en Michigan, Estados Unidos, que utiliza sensores integrados a las funcionalidades automatizadas, sistemas de asistencia para eludir obstáculos o el estacionamiento completamente asistido, siendo éstos algunos ejemplos de los elementos que permitirán llegar a la conducción automatizada del futuro. Asimismo, Ford es una de las empresas que participará de un proyecto pionero impulsado por la Universidad de Michigan: el Centro de Transformación de la Movilidad que construirá un espacio para testear vehículos autónomos. El mismo será instalado en 32 hectáreas dentro de la universidad, en los Estados Unidos, y estaría funcionando a fines de este año y simulará un ambiente urbano con pistas de concreto y asfalto, cruces, señales de tránsito, veredas, simulación de edificios, postes y obstáculos como barreras de construcción.

En el largo plazo
Ford prevé que la movilidad del futuro funcionará en base a una red de vehículos conectados que se comunican entre sí y con el mundo alrededor de ellos para mejorar la seguridad, reducir la congestión de tráfico y contribuir con la sustentabilidad y el medioambiente. La conducción y el estacionamiento totalmente automatizados podrían ser características comunes de todos los vehículos. La automatización total aplicada a la conducción de vehículos llevaría a crear hábitos de manejo más seguros, en el marco de un sistema de transporte totalmente interconectado.

La perspectiva de Ford sobre el futuro de la movilidad implica una red totalmente interconectada a través de la tecnología, no sólo para automóviles sino también para todo el sistema de transporte.

Compartir:

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *