CarsMagazine

Fiat Linea

CarsMagazine (Por Martín Egozcue, desde San Pablo // Fotos exclusivas de Studio Cerri).-Luego de la presentación formal del Fiat Linea para Latinoamérica, desarrollada en San Pablo, Brasil, la prensa local y extranjera tuvo oportunidad de probar el nuevo sedán de la marca italiana para la región. Se trató de un breve contacto de 50 kilómetros, que tuvo como punto de partida y llegada al Jockey Club paulista. Un recorrido entre calles, avenidas y autopistas, que permitió una primera impresión de manejo, en este caso con la versión equipada con motor naftero de 1.9 litros y 130 CV, y la particular transmisión automática Dualogic.


Una vez en el interior, fue posible apreciar que el armonioso y atractivo diseño que el Linea muestra “puertas afuera” tiene la esperada continuación a la hora de abordarlo. En la unidad evaluada la posición de manejo ideal se consiguió en cuestión de segundos: la butaca regulaba en altura, el volante lo hacía en altura y profundidad, y los espejos exteriores tenían regulación eléctrica. Acto seguido, y con fotógrafo abordo, CarsMagazine emprendió el recorrido por la ciudad más grande de Sudamérica, con más de 10 millones de habitantes.


Con la ayuda de un navegador satelital denominado Blue&Me Nav (sólo disponible en Brasil) y desarrollado por la firma Microsoft, se tenía la tranquilidad de llegar a feliz destino en una urbe siempre congestionada por el tránsito y donde las autopistas, pese a que abundan, también están cargadas a toda hora. En los primeros metros fue necesario un breve período de adaptación a la transmisión Dualogic, que no funciona como una caja automática convencional. Con “embrague monodisco a seco con muelle a disco y comando hidráulico”, tal cual lo describe la ficha técnica, la transmisión es un poco brusca en el ascenso de marchas (cinco en total) y ello provoca cierto cabeceo del auto (y de sus tripulantes). Enseguida hizo recordar a la transmisión Easytronic que General Motors ofrece en los Chevrolet Corsa y Meriva.


Esta caja Dualogic –no está confirmado si estará disponible en la gama que se venderá en la Argentina desde diciembre– tiene la opción de un comando secuencial, mediante el cual, con suaves toquecitos a la palanca, es posible subir o bajar de marcha. Sin embargo, el sistema nunca deja de ser automático: no permite que el motor eleve su régimen por sobre el límite, y hará el rebaje necesario si se encara una pendiente o se lentifica el andar. También hay un modo “sport” (se acciona con un simple botón), que eleva el régimen al cual se pasan los cambios, aprovechando lo mejor del torque de 18 Kgm a 4.500 rpm que ofrece el impulsor de 130 caballos. Una planta motriz que es novedad para Fiat en la región y que se fabrica en la planta cordobesa de Ferreyra.


Al margen del diseño, el confort de marcha es otro aspecto destacado del Linea. La suspensión tiene el balance ideal entre suavidad y firmeza, y la insonorización del habitáculo es satisfactoria. En general, los comandos están al alcance de la mano, aunque en la unidad probada el apoyabrazos central terminaba siendo incómodo a la hora de accionar la palanca de cambios. Tampoco es del todo feliz –como se apuntó oportunamente en el Punto– la forma de los espejos retrovisores. Desde afuera lucen modernos, con su terminación puntiaguda, pero en la práctica reducen la visión (algo parecido a lo que, pasando a otra marca y modelo, ocurre en el C4).


La unidad evaluada tenía casi 200 kilómetros recorridos y la computadora de abordo mostraba un consumo promedio de 10,5 kilómetros por litro, o para los que lo prefieren, de 9,5 litros cada 100 km. La cifra resulta algo mayor al consumo que oficialmente informa Fiat (ver ficha técnica), pero habría que ver cómo venía siendo manejado el automóvil, que durante toda la mañana pasó por las manos de decenas de probadores. Tal vez muchos intentaron comprobar la aceleración de 0 a 100 km/h que la versión 1.9 del Linea promete en 10,7 segundos, o la velocidad máxima de 186 km/h. Esto último, difícilmente se haya podido certificar en San Pablo.


Tras concluir el ensayo, una breve inspección del baúl (de 500 litros de capacidad) y una rápida prueba de las plazas traseras permitieron, a simple vista, comprobar que el Linea supera en habitabilidad al Punto, un modelo que resulta “primo” en diseño, pero que es bicuerpo (“hatchback”) y por ende, 530 mm más corto en total y 93 mm más estrecho entre ejes.


Como conclusión inicial, el Linea se perfila para ganar rápidamente terreno en el segmento de los sedanes medianos, con su diseño como principal atributo, seguido del buen confort de marcha, la calidad de materiales y la terminación, al margen de todos los opcionales tecnológicos que ofrece, en sintonía con el Punto (Blue&Me, Bluetooth, etc.). Será cuestión de esperar hasta mediados de diciembre para conocer definitivamente cómo estará compuesta la gama del Linea en Argentina (estaría descartada la versión con motor turbo T-Jet de 1.4 litros y 152 CV) y, al mismo tiempo, descubrir un detalle tan importante como… los precios.

EQUIPAMIENTO DESTACADO (de serie u opcional)
– Airbag doble frontal
– Airbags laterales delanteros y tipo cortina (opcionales)
– Aire acondicionado (como opcional puede ser automático digital)
– Alzacristales eléctricos “one touch” en todas las ventanillas
– Apertura interna de la tapa del baúl y del tanque de combustible
– Asiento del conductor regulable en altura
– Cierre centralizado
– Comando satelital de radio en el volante
– Computadora de abordo
– Dirección hidráulica
– Espejos retrovisores exteriores eléctricos
– Faros antiniebla
– Frenos ABS
– Llantas de aleación de 16” (opcional; de serie son de 15”)
– Interior revestido en cuero (opcional)
– Radio con CD y MP3 integrada al tablero
– Salida de aire para las plazas traseras
– Sensor de estacionamiento, crepuscular y de lluvia (todos opcionales)
– Sistema Blue&Me con navegador satelital, Bluetooth y comando por voz (opcional)
– Sistema de iluminación “Follow me home”
– Transmisión Dualogic
– Volante regulable en altura y profundidad

FICHA TECNICA (datos de fábrica)
Carrocería: sedán, 4 puertas, 5 plazas
Motor: naftero, transversal delantero, 4 cilindros en línea, 16 válvulas
Cilindrada: 1.838 cc
Relación de compresión: 11,5:1
Alimentación: inyección electrónica multipunto secuencial, Magneti Marelli
Potencia máxima/régimen: 130 CV/5.750 rpm
Par máximo/régimen: 18,1 Kgm/4.500 rpm
Velocidad máxima: 186 km/h
Aceleración 0 a 100 km/h: 10,7s
Tracción: delantera
Dirección: hidráulica, con piñón y cremallera
Transmisión: automática Dualogic de 5 velocidades con comando secuencial
Frenos: a disco en las 4 ruedas; delanteros ventilados, traseros sólidos
Llantas: de aleación liviana de 16”
Neumáticos: Pirelli 205/55 R16
Dimensiones: largo, 4.560 mm; ancho, 1.730 mm; alto, 1.505 mm; entre ejes, 2.603 mm; trocha delantera, 1.476 mm; trocha trasera, 1.482 mm.
Peso: 1.320 kg (en orden de marcha)
Capacidad baúl: 500 litros
Capacidad tanque: 60 litros
Consumo urbano: 8,7 litros/100 km (autonomía: 689 km)
Consumo extraurbano: 6,5 litros/100 km (autonomía: 923 km)

PRECIO Y GARANTIA
La versión probada, 1.9 16V Dualogic, se comercializa en Brasil a 63.900 reales, con una garantía de 3 años sin límite de kilometraje. El precio para el mercado argentino se conocerá recién en diciembre, pero no se basará en una simple conversión de moneda. Aquí, la garantía será de 3 años o 100.000 kilómetros. Las otras versiones ofrecidas en Brasil son 1.9 16V con transmisión manual, Absolute y T-Jet (esta última no llegará a la Argentina).

ALGUNOS RIVALES
En Brasil, Fiat identifica a los principales rivales del Linea en el Honda Civic, el Chevrolet Vectra y el Toyota Corolla. En la Argentina se medirá también, entre otros, con el VW Bora, Peugeot 307, Renault Mégane II, Nissan Tiida y hasta con el Ford Focus y el Citroën C4.

RELACIONADO: Fiat Linea: lanzamiento oficial para Latinoamérica

Compartir:
CarsMagazine

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *