CarsMagazine

Faros de bi-xenón direccionales: cuáles son las ventajas

Comparados con las lámparas halógenas, tienen un rendimiento luminoso tres veces superior con el mismo consumo. Al acompañar el movimiento de la dirección, iluminan mejor en curvas y en definitiva, incrementan la seguridad activa.


El Citroën C5, que se comercializa en la Argentina, es uno de los modelos con bi-xenón direccional.

Las automotrices cada vez equipan más a sus vehículos de alta gama con faros de bi-xenón direccionales. Para entender de qué se trata, CESVI Argentina y Citroën Argentina elaboraron un breve informe al respecto, que a continuación reproducimos:

“La tecnología xenón es un sistema que genera una iluminación clara y brillante que mejora la visibilidad tanto de lejos como de cerca. Hablar de faros bi-xenón direccionales implica que tanto las luces altas como las bajas emplean este tipo de tecnología y al ser direccionales, contribuyen a una mejor iluminación al doblar esquinas o al recorrer curvas.

Esto permite aumentar la seguridad activa del vehículo, ya que al poder ver con anticipación se dispone de más tiempo para reaccionar. Además, asiste la conducción para hacerla menos estresante al brindar una iluminación superior a la entregada por las lámparas halógenas convencionales, aun en situaciones meteorológicas desfavorables.

Las ventajas de esta nueva generación de faros, en comparación con la tecnología de las lámparas convencionales, son las siguientes:

  • Rendimiento luminoso hasta tres veces superior, con el mismo consumo
  • Más caudal de luz: mayor superficie iluminada con distancias longitudinales y transversales mayores, lo que ayuda a reducir el cansancio visual del conductor
  • Duración 5 veces mayor que una lámpara halógena

A todo esto, para evitar la posibilidad de deslumbrar a los demás conductores, los vehículos equipados con xenón deben contar con un sistema que regula automáticamente la altura del haz de luz. Este dispositivo permite mantener constante la elevación del haz de luz, independientemente de la distribución del peso en el vehículo y los cambios verticales de la calzada (lomo de burro, pendientes inclinadas, entre otros).

Si tenemos en cuenta que gran porcentaje de la información que recibe el conductor le llega a través de los ojos, podemos concluir entonces que los faros de bi-xenón direccionales aumentan la seguridad activa del vehículo. Comparada con las lámparas halógenas convencionales, aporta un alcance aún mayor y una mejor iluminación”.

Compartir:
CarsMagazine

Un comentario en “Faros de bi-xenón direccionales: cuáles son las ventajas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *