El futuro de GM y la promesa de Obama

CarsMagazine.- El constructor automotor estadounidense General Motors anunció que podría encontrarse en 2009 con un nivel de liquidez que no le permita continuar sus operaciones, por lo que renunció a comprar su competidor Chrysler, pero empleará todas las medidas posibles para evitar la quiebra. En ese marco, el recién elegido presidente de los EE.UU., Barack Obama, se comprometió a trabajar sobre nuevas medidas para ayudar a la industria automotriz norteamericana en estos momentos de crisis.

“La liquidez estimada para el resto de 2008 se aproximará al mínimo requerido para hacer funcionar la empresa. Para los dos primeros trimestres de 2009, incluso con las medidas previstas, la liquidez se situará netamente bajo ese nivel”, explicó GM en un comunicado. El presidente ejecutivo, Rick Wagoner, se declaró más tarde convencido de que “las consecuencias de una quiebra serían terribles y superarían ampliamente a GM; en consecuencia tomaremos todas las medidas posibles para evitarla”.

“GM estudió recientemente la posibilidad de una adquisición estratégica que habría permitido sinergias importantes en materia de costos, y reforzado sustancialmente su situación financiera”, agregó el grupo, sin nombrar en ningún momento a la firma Chrysler. Ni GM ni Chrysler confirmaron hasta ahora la existencia de negociaciones, ampliamente difundidas por la prensa estadounidense. “Aunque la adquisición podía presentar potencialmente ventajas significativas, GM concluyó que era más importante ahora concentrarse en los desafíos inmediatos en materia de tesorería”, indicó.

“La posibilidad de que uno o dos de los tres constructores de Detroit (GM, Ford y Chrysler) cesen sus actividades es totalmente real”, afirmó Dave Cole, presidente del instituto Center for Automotive Research. Ford también anunció grandes pérdidas, por 129 millones de dólares, y una situación de tesorería menos tensa, pero el grupo es deficitario en sus operaciones.

“La industria automotriz en Estados Unidos no puede resistir en estas condiciones económicas excepcionales sin un apoyo complementario”, afirma John Engler, presidente de la Asociación Nacional de Industriales. En ese sentido, el presidente electo de Estados Unidos, Barack Obama, afirmó el viernes “que el equipo de transición va a tener que trabajar sobre nuevas medidas para ayudar a la industria automotriz a adaptarse” a la caída de la demanda. “La industria automotriz es la columna vertebral de la industria estadounidense y tiene un papel clave en nuestro intento por reducir nuestra dependencia del petróleo extranjero”, añadió.

Compartir:

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *