CarsMagazine

Doble Prueba: Chevrolet Onix y Prisma 1.4 LTZ

Prueba Chevrolet Onix Prisma
Onix y Prisma, dos nuevas propuestas de Chevrolet entre los compactos.

Texto y fotos: Martín Egozcue
martin.egozcue@cars-magazine.com.ar

Para destacar

  • Relación precio-producto
  • Sistema MyLink de serie
  • Diseño de ambas siluetas
  • Equilibrio confort/dinámica
  • Insonorización en autopista
  • Selector de la transmisión
  • Tamaño del baúl (Prisma)

Para mejorar

  • Competencia confusa en Chevrolet
  • Seguridad para la quinta plaza
  • Auxilio de utilización temporal
  • Sistema de apertura del baúl

prueba-onix-prisma-2
El Onix compite contra el Volkswagen Gol Trend y Peugeot 207 Compact.

Si estabas buscando información sobre Chevrolet Onix y Chevrolet Prisma, llegaste al lugar indicado. CarsMagazine realizó una prueba a fondo de los dos nuevos modelos compactos de General Motors –el primero un hatchback, el segundo un sedán– para identificar sus puntos favorables y mejorables, y las diferencias entre uno y otro modelo.

En una coproducción especial junto a www.16valvulas.com.ar, evaluamos sin concesiones al Onix y al Prisma, midiendo sus prestaciones y consumos reales con nuestro instrumental GtechPro, y exigiendo a los productos para descubrir hasta dónde son capaces de satisfacer al usuario.

La dupla Onix-Prisma fue desarrollada sobre la nueva plataforma de arquitectura global de General Motors, denominada GSV (por “Global Small Vehicle”). En consecuencia, comparten la base estructural y varios componentes con modelos como Spin, Cobalt y Sonic.

prueba-onix-prisma-3
Y el Prisma rivaliza frente al Volkswagen Voyage y el Fiat Grand Siena.

En Argentina, Onix y Prisma se lanzaron comercialmente en abril de 2013, con una gama que comprende dos niveles de equipamiento, LT (base) y LTZ (full). Las unidades que evaluamos correspondían a la dotación más completa.

Mecánicamente, ambos modelos ofrecen un evolucionado motor naftero 1.4 de 98 caballos con transmisión manual de 5 velocidades. Para noviembre de 2013, Chevrolet promete sumar a la gama la caja automática-secuencial de 6 marchas, la misma que ofrecen el Spin y el Sonic.

A junio de 2013, los precios del Onix eran de $ 96.690 en versión LTZ y de $ 87.440 en LT; por su parte, el Prisma cotizaba a $ 99.870 en versión “full” y a $ 90.580 en la base. Para ambos productos, la garantía es de 2 años sin límite de kilometraje.

prueba-onix-prisma-5
Onix y Prisma, idénticos hasta la puerta trasera; desde allí, la diferencia.

La pregunta que muchos consumidores se realizan es cómo se posicionan Onix y Prisma en la cada vez más amplia gama de modelos que Chevrolet ofrece en el segmento compacto. Y en cierto punto, no es fácil de explicar…

En GM Argentina sostienen que el Onix se ubica entre el Agile y el Sonic, y allí no hay discusión: como producto, el Onix es más que el primero pero menos que el segundo, y en precio está posicionado $ 5.000 por encima del Agile tomando como referencia a las versiones base.

Sobre el Prisma, General Motors señala que se ubica entre el Aveo y el Cobalt, pero al mirar los precios… el Aveo ¡es casi $ 5.000 más caro que el Prisma!, siempre confrontando a las versiones de entrada de gama (al menos así ocurría hasta mediados de junio 2013, según los precios publicados en la web oficial de Chevrolet). Además, un Cobalt LT es sólo $ 3.790 más caro que un Prisma LT, y así habría peligro de “canibalización”.

prueba-onix-prisma-6
El Onix se posiciona entre Ágile y Sonic en la oferta de GM Argentina.

Por un lado, es para destacar la decisión de GM Argentina de ofrecer distintos productos en un mismo segmento y de ese modo, satisfacer a clientes de diferentes perfiles. Pero para quien no esté del todo informado, entrar a un concesionario de la marca y preguntar por un modelo compacto puede resultar en una gran confusión a la hora de entender la oferta y la política de precios. Y aquí damos fe: ya han sido varios los lectores que nos han preguntado “cómo se ordenan los autos chicos de Chevrolet”.

Al menos, en General Motors parecen tener más claro contra qué rivales buscan competir con Onix y Prisma: en el caso del hatchback, se miden en primera instancia frente al Volkswagen Gol Trend y el Peugeot 207 Compact; y con el sedán, se fijan principalmente en el Volkswagen Voyage y el Fiat Grand Siena.

POR FUERA
Creemos que tanto el Onix como el Prisma proponen un diseño atractivo, superador de lo que Chevrolet venía ofreciendo en el segmento compacto de producción regional.

Aunque este punto es siempre subjetivo, vemos al Onix mucho más logrado y moderno que el Agile, y entendemos que el Prisma luce una silueta de armónico de sedán, no como ocurre cuando a un modelo que nació como hatchback le agregan, a posteriori y forzadamente, un tercer volumen. Aquí está claro que las líneas de ambos se trazaron al mismo tiempo.

prueba-onix-prisma-7
El Prisma, por su parte, se ubica entre Aveo y Cobalt en la gama local.

Dicho esto, y ya entrando en el detalle puntual, ambos modelos exhiben el último ADN de diseño de Chevrolet, claramente apreciable en la parrilla dividida a la mitad por una franja horizontal. En el lateral, la diferencia está en las llantas, que si bien son las mismas, en el Onix están pintadas de negro para transmitir más deportividad. Hasta la puerta trasera, ambos son exactamente iguales y recién se diferencian a partir del tercer pilar.

En dimensiones, el Onix mide 3,93 metros y el Prisma es 34 centímetros más largo, con 4,27 metros. Las restantes proporciones son idénticas para ambos: 1,96 m de ancho (espejos incluidos), 1,48 m de alto y 2,52 m de distancia entre ejes.

Los dos modelos montan de fábrica neumáticos Bridgestone Turanza en medida 185/65 R15, con llantas de 15 pulgadas (en las versiones LT son de acero con embellecedor). Ambos productos, en cualquiera de sus niveles, vienen equipados con rueda de auxilio temporal; es decir, de medida más pequeña que las montadas y para ser utilizada hasta 80 km/h como máximo.

El Onix propone una gama de seis colores –uno de ellos, el Naranja Flame de la unidad que probamos–, y el Prisma ofrece cuatro alternativas; una de ellas, la Plata Switchable que nos tocó conducir.

prueba-onix-prisma-8
En llantas y ópticas, las diferencias de diseño entre el hatch y el sedán.

POR DENTRO
Ya lo habíamos percibido cuando probamos el Spin (ver aquí) y el Cobalt (ver aquí), y lo ratificamos con esta doble evaluación de Onix y Prisma: General Motors mejoró la calidad y presentación interior de sus modelos fabricados en la región, que si bien no llega a lo que se percibe en los importados desde Corea (Sonic o Captiva, por ejemplo), ahora está mucho más cerca de ese ideal.

Puertas adentro, el Onix y el Prisma proponen un ambiente agradable, con materiales que si bien son rígidos, se aprecian bien encastrados y terminados, a excepción de algún borde puntual en la parte baja de la consola central. También es positiva la sensación que transmiten los comandos cuando son accionados; se los percibe firmes, suaves y silenciosos.

El instrumental de Onix-Prisma es el ya conocido y característico de los últimos modelos de Chevrolet, como Sonic, Spin, Colbat y Spark. Inspirado en el motociclismo, propone un enorme cuentavueltas analógico sobre la izquierda, y un velocímetro digital sobre la derecha, también con ese formato para el medidor de combustible. A esta altura, seremos sinceros, nos hemos acostumbrado a la propuesta y la lectura nos resulta clara y veloz.

prueba-onix-prisma-9
El Onix y el Prisma se fabrican en Brasil sobre la plataforma global GSV.

La posición de manejo nos pareció cómoda, con una butaca de buena sujeción lateral, que se regula en altura al igual que la columna de dirección. Pero para los más altos (+ 1,80 m), la posición más baja del cojín puede resultar incluso elevada. A tener en cuenta ese detalle.

La visibilidad trasera es superior en el Onix porque la luneta tiene un grado de inclinación más recto que en el Prisma. En este último, el sensor de estacionamiento que ofrece la versión LTZ es muy útil porque, sencillamente, no se ve dónde termina el auto.

En general, los comandos están bien ubicados y al alcance de la mano, aunque no así la manija interna en las puertas delanteras, que está muy retrasada y demasiado baja; así, para cerrar la puerta hay que estirarse más de la cuenta en un movimiento poco natural.

Una de las diferencias interiores entre Onix y Prisma se aprecia en los tapizados, con una costura en rojo para el primero, buscando otro toque de deportividad, en sintonía con el de las llantas.

prueba-onix-prisma-10
Agradable presentación del interior. GM ha evolucionado en el segmento.

Ambos modelos incluyen variados portaobjetos, en el medio y al pie de la consola central, entre las butacas delanteras y en las contrapuertas, que compensan el pequeño volumen de la guantera.

La habitabilidad trasera es buena en espacio para las piernas, aunque algo justa en altura para la cabeza, sobre todo para quienes midan más de 1,75 m. En este último ítem, encontramos una mínima diferencia a favor del Onix, de no más de 1,5 cm, producto de su línea de techo más elevada sobre el tercer pilar.

Finalmente, la principal diferencia entre Onix y Prisma está en la capacidad del baúl. En el hatchback son 280 litros, en sintonía con lo que ofrecen sus rivales, pero en el sedán la cifra es realmente destacable, con 500 litros. En sus versiones LTZ, ambos modelos disponen de asientos traseros rebatibles en proporción 1/3 y 2/3 (en las LT el respaldo se pliega pero de forma enteriza).

Un punto a mejorar es el sistema de apertura del baúl, que obliga siempre a detener el motor y quitar la llave para presionar el comando a distancia en ella misma, o bien bajarse para introducirla en la cerradura. Le faltaría un botón de destrabe interno en la consola central.

prueba-onix-prisma-11
Butaca de buena sujeción lateral, aunque de posición demasiado elevada.

AL VOLANTE
Debajo del capot, Onix y Prisma proponen una bienvenida evolución del motor naftero de 8 válvulas y 1.4 litros que montan el Agile, el Classic y el Celta. General Motors denomina SPE/4 a este renovado impulsor, por “Smart Performance Economy” y los 4 cilindros del block. Con inyección multipunto, entrega 98 caballos –es decir, 6 CV más que en su configuración anterior– a un régimen de 6.000 rpm. El torque tope llega a 126 Nm y se obtiene desde 2.800 rpm (antes, 120 Nm a 3.200 rpm).

En la práctica, nos encontramos con un motor ágil en la ciudad, de suave entrega y silencioso funcionamiento, que sin duda muestra una evolución respecto de la versión anterior. En la ruta, a la hora de los sobrepasos, lógicamente no brilla en los registros, pero rebajando a 4ª velocidad se obtienen tiempos coherentes para su potencia y cilindrada.

En las siguientes tablas te contamos, en detalle, cuáles han sido las prestaciones y los consumos que identificamos en los Onix y Prisma. Aquí es importante aclarar que ambos modelos demandan la utilización de combustible Grado 3 –nafta Premium de YPF o V-Power de Shell, por ejemplo– debido a la reformulada gestión electrónica del motor.

prueba-onix-prisma-4
Arriba, aceleración y frenada en el Onix; debajo, los valores del Prisma.

PRESTACIONES (*)
Velocidad máxima: 179 km/h (en 5ª a 5.600 rpm) para ambos modelos.
Aceleración 0-100 km/h: Onix, 11,5 segundos; Prisma, 11,9 segundos.
Frenada 100-0 km/h: Onix, 41,4 metros; Prisma, 42 metros.
Recuperación 80-120 km/h en 4ª: Onix, 12,7s; Prisma, 12,8s.
Recuperación 80-120 km/h en 5ª: Onix, 18,9s; Prisma, 19,1s.
Error de velocímetro: a 130 km/h, la velocidad real es 125 km/h (diferencia: 4%) para ambos modelos.
(*) Mediciones de CarsMagazine con instrumental GtechPro.

CONSUMOS (*)
A 100 km/h: 5,7 litros/100 km. Régimen: 5ª a 3.100 rpm. Autonomía: 947 km.
A 130 km/h: 7,5 litros/100 km. Régimen: 5ª a 4.000 rpm. Autonomía: 720 km.
Ciclo urbano: 9,7 litros/100 km. Autonomía: 556 km.
Combustible: Grado 3 (Premium o V-Power), según indicación del fabricante.
Tanque: 54 litros.
(*) Consumos válidos para ambos modelos, Onix y Prisma.
(*) Mediciones a velocidades reales con instrumental GtechPro.

Como se aprecia en “Prestaciones”, también realizamos la habitual prueba de frenada de 100 a 0 km/h y allí obtuvimos valores de entre 41 y 42 metros, que se posicionan en el promedio para este segmento. Onix y Prisma frenan derecho y sin perder la trayectoria en la exigencia –el ABS incluye distribución electrónica de la fuerza de frenado–, aunque el pedal presenta un taco esponjoso y se hunde llamativamente…

La transmisión, manual de 5 velocidades, se destaca por la suavidad y precisión del selector, algo que ya habíamos detectado y elogiado en el Cobalt. La dirección, con asistencia hidráulica, tal vez resulte un poco pesada en maniobras a muy baja velocidad, pero no llega a incomodar.

prueba-onix-prisma-12
El sistema de conectividad MyLink, con pantalla táctil, se incluye de serie.

Otro punto que nos sorprendió gratamente es la muy buena insonorización en autopista, a 130 km/h. Se debe en parte al doble burlete de las puertas y al motor de sonoridad mejorada, como mencionamos previamente.

En ruta, la dupla Onix-Prisma exhibe un correcto desempeño dinámico –doblan seguros y sin vicios extraños en conducción racional– sin sacrificar confort de marcha en la ciudad. En este ámbito, se valoran los neumáticos de perfil alto (65) y el buen despeje a la hora de sortear imperfecciones del asfalto, baches y cunetas.

SEGURIDAD
Desde las versiones LT, Onix y Prisma incorporan frenos ABS y doble airbag frontal, adelantándose así a la ley que regirá en Argentina desde el 1° de enero de 2014, que convertirá en obligatorios a dichos elementos de seguridad en todos los vehículos 0 Km. El nivel LTZ adiciona faros antiniebla delanteros, cierre automático en rodaje y alarma.

Entre los faltantes anotamos el quinto apoyacabeza y el quinto cinturón inercial de tres puntos (es abdominal, de sólo dos puntos de fijación), el faro antiniebla trasero y los anclajes Isofix para una mejor sujeción de sillas infantiles. Ningún modelo del segmento Onix-Prisma dispone hoy en nuestra región de ESP (control de estabilidad), de modo que no es un faltante de estos productos en particular.

prueba-onix-prisma-13
Buen espacio atrás, pero falta el 5° apoyacabeza y cinturón de 3 puntos.

CONFORT
Sin duda, la estrella del equipamiento de la dupla Onix-Prisma es el sistema de conectividad MyLink, que mediante una pantalla táctil de 7 pulgadas permite reproducir música (incluye puerto USB y entrada auxiliar, y deja en el pasado al reproductor de CD), pero también fotos y hasta videos. Además, dispone de conexión Bluetooth para teléfonos celulares. Lo más interesante es que MyLink forma parte del equipamiento de serie desde las versiones LT.

Otros destacados en confort para toda la gama son el aire acondicionado, la dirección asistida y la doble regulación en altura para volante y butaca del conductor. En los LTZ se agrega cierre centralizado con comando a distancia, computadora de abordo, espejos exteriores eléctricos y alzacristales eléctricos en las cuatro ventanillas, todos con función “one touch” ascendente y descendente. El Prisma LTZ adiciona el ya mencionado sensor de estacionamiento.

¿Qué faltantes presentan Onix y Prisma en este rubro? El principal, la ausencia de comandos en el volante para operar el equipo de audio, al menos para subir y bajar el volumen. El sistema MyLink es tan moderno que merecería complementarse con dicha función. Además, MyLink queda en desventaja frente a su competidor más directo, el Media NAV de Renault, porque éste incluye además navegación satelital integrada por GPS.

prueba-onix-prisma-14
Diferencias en baúl (500 vs. 280 litros); auxilio temporal; motor 1.4 SPE/4.

CONCLUSION
Si estás buscando un auto compacto y en esta franja de precios, ya sea en silueta hatchback o sedán, definitivamente el Onix y el Prisma deberían estar en tu lista de modelos a considerar. Con diseño moderno, buen equipamiento y una atractiva relación precio-producto, entendemos que son propuestas superadoras dentro de la propia oferta de Chevrolet.

Frente al Agile, el Onix es solamente $ 5.000 más caro, pero mucho mejor producto que esa diferencia de dinero. Y versus el Aveo, el Prisma no sólo es más barato, sino también más moderno y atractivo. En cuanto sea posible, te brindaremos un comparativo Onix vs. Gol Trend por un lado, y Prisma vs. Voyage por otro, para ver cómo quedan parados directamente ante sus principales rivales.

Compartir:
CarsMagazine

21 comentarios en “Doble Prueba: Chevrolet Onix y Prisma 1.4 LTZ

  1. Hola. Tengo en venta un plan de fiat con 20 cuotas pagas al dia si a alguien le interesa… Me puede consultar… Luciana

  2. Hola gente

    Mido 1,88 y leí en varios lugares que hay que tener en cuenta esto porque es un auto bajo, alguno tuvo problemas con esto?

    Saludos

    • Comprate uno con techo solar, así sacas la cabecita por arriba. No se si te será cómodo pero el resto nos vas a sacar una risa a todos.

  3. Adquirimos un prisma LT se le incorporo cierre centralizado,pero hay una puerta trasera que no cierra la derecha,sera un problema mio? o tiene una falla de origen? como se destraba la la función que es para niños?

  4. hola a todos la verdad es muy buen auto no tengo la posibilidad todavia de comprarme uno ,si lo alquilo para irme de vacaciones y me resulto muy comodo cargue de todo,el baul es especial para llevar a la suegra de vacaciones.

  5. Hola gente, retire en Octubre pasado un Prisma ltz, en lineas generales altamente recomendado, en todos los test menciona que no tiene apertura interna del baúl siendo que el mio ya vino con eso, lo que no es bueno es el encastre de las dos puertas delanteras, no se que pasó con eso, si uno mira de costado las lineas no se siguen , y al mirar el tablero con la puerta ( interior) las lineas no se unen por ende da a entender que hay algún error en las matrices de fabricación.
    Mas allá de eso andar increíble, silencioso, económico en ruta aunque un poco glotón en la ciudad, el diseño es muy atractivo, el equipamiento bastante completo.
    Recomendado, antes de comprar fíjense en el detalle que les mencioné.

    Saludos todos!!!

    • Retire mi Prisma LTZ en enero 2014, Y viene con abertura interna de baúl, es un auto con lindo diseño, su peor defecto es la dirección ya que en ruta es muy blanda cualquier distracción el auto pierde su trayectoria. Es un punto que deberían corregir.
      (Asistencia variable a medida que aumente la velocidad) Lamentablemente esta crítica no aparece en ningún road test)

  6. Gente compre un prisma LTZ y la verdad no me arrepiento de nada y cave destacar la direccion en la ciudad yel confort de marcha urbano es exelente ni hablemos del baul tengo 2 chicos de 3 años y nueve meses van con sillita atras y nos sobra lugar. Baul: una mesa tres sillas bolsos varios heladerita y un cochecito todo bien acomodado sobra lugar para unos bolsos mas.

  7. a pesar de las criticas. todos tienen algun defecto pero ami me gusta el baul del ltz especial para salir de vacaciones

  8. Son 2 buenos autos, quizás con precios (reales en los concesionarios, no los que GM publica engañosamente) un poco elevados y algunos defectos que debieran haberse evitado antes de su lanzamiento.
    Viendo la competencia, o sea Gol y Palio por un lado y Voyage y G.Siena por otro, en todos los casos tienen cosas positivas y negativas. El tema es como encaja cada uno en las prioridades (por gustos, necesidades y posibilidades) de cada comprador. La ponderación que cada uno da a los distintos rubros es distinta, por lo cual es muy difícil hacer un juicio general.
    Lo bueno es que en este y otros segmentos haya cada vez más opciones para decidir.
    Saludos.

  9. HOLA CREO QUE ES PRISMA COMPITE DE MANERA DIRECTA CON EL FIAT GRAND SIENA MAS QUE CON EL VOYAGE.
    ES MUCHO MAS AUTO EL SIENA

  10. Ante todo felicitaciones por el doble test, excelente como siempre y es de destacar la fotografía, siempre en ángulos diferentes a las imagenes que uno googlea y se repiten hasta el cansancio.
    Personalmente me gusta más el Prisma, no pierde deportividad con el baúl (que en algún momento uno agradece tenerlo)y tiene un aire elegante a la vez.
    Creo que van a vender MUCHISIMO ambos modelos. El voyage tiene un buen diseño exterior pero necesitás ansiolíticos para tolerar el interior ( idem el Trend) El Grand Siena sin dudas mejoró mucho, silueta discreta e interior que no parece Fiat, pero termina resultando anodino frente a estos diseños con más personalidad.
    sin dudas el motor E-Torq de Fiat es un GRAN motorcito, pero convengamos que el Palio ha ido perdiendo con los años la hermosa silueta que lo caracterizaba.
    Chevrolet deberá agregar y corregir los faltantes mencionados, pero si empezamos a pedir nunca terminamos, luego el auto termina costando 40 mil pesos más.
    A mi entender son dos muy buenas opciones para el segmento y una gran mejora de Chevrolet en cuanto al diseño que venía reclamando el cliente.
    Es un auto 1.4 con abs, doble airbags, conectividad, pack eléctrico…un combo que muchísima gente va a considerar.
    Conste que soy hincha de Fiat, pero en definitiva más allá de las marcas, lo importante es que como usuarios sigan apareciendo mejoras y opciones que nos sumen, al menos en estos momentos en que no podemos disponer de opciones extranjeras.
    Gracias por el test, saludos cordiales!

  11. De a poco me va gustando el prisma LTZ , ESO SI esperaria la version con cja 6 at , lo ideal seria esperar uno o dos años ya que supuestamente en ese lapso se corrigen los errores de diseño y se perfeccionan detalles.
    Si es asi en el 2015 cambiaria mi Aveo Mexicano 2011 g2 hoy , no tiene sentido esl Mexicano esta un escalon arriba en cuanto a terminaciones y calidad general.
    Marche este aviso para GM , hay muchos que piensan lo mismo….

    Salus

  12. no no laburo, ojalá!! jajaja…es lindo el onix ahora….. “precio-producto-equipamiento” el abc de los coches..pierde con los 2 tanto sea el palio o el trend y al lado del sporting en facha!!…bue..no veo que sea mas lindo!!..desde el vamos trae unas llantas 16 espoiler frente lateral atras.. doble salida de escape..y miles de terminaciones internas mucho mas lindas que el onix..lo único novedoso es el mylink pero ( SIN NAVEGADOR!!!)..lo viste el sporting..viste lo que trae?¿??¿?..ahora del palio attractive o essence puede que si..sobre gustos??
    Lo fui a ver hace 2 semanas atrás al onix, me olvidé de aclararles que si abren el capot la pintura interna dónde va el capot, parte del motor..es opaca sin terminación..o sea cataforesis y gracias..eso no me gusto para nada!!!..menos en este segmento!!..
    Motor del palio 1.6 etorq 16v 115 cv
    Motor del trend 1.6 8v de 101 cv
    Motor del Onix 1.4 8v 95 cv
    NI LO DUDO…

  13. me olvidaba..!! El NUEVO PALIO SPORTING 1.6 5 puertas SALE $94.500, y con el Pack Seguridad (ABS y Doble airbag) TE SALE $97.000,NI HABLAR AGREGÁNDOLE “Airbags laterales”($2.800) QUEDARIA EN 99.800… O SEA EL ONIX PIERDE POR AFANO…

  14. Bueno…hay que agregar que no tiene aguja de TEMPERATURA..sino una luz testigo…eso es inadmisible!!! por otra parte un botón para abrir el baúl!!….con autos de este precio, no puede faltar algo tan simple..
    Y sería bueno agregar al comparativo al NUEVO PALIO ESSENCE 1.6 16v que esta a ese precio y creo a mi ver es superior del vamos,en motor y prestaciones..y no puse palio attractive 1.4 8v ya que es mucho mas barato..

  15. Pingback: Anticipo: estamos probando los Chevrolet Onix y Prisma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *