Cómo cuidar y optimizar las luces del automóvil

Continuando con los consejos de seguridad vial, Cesvi y Citroën elaboraron ahora una guía para que el usuario sepa cómo controlar y mantener en óptimas condiciones el sistema lumínico de su vehículo. Por qué es importante hasta la limpieza exterior.


Una óptica sucia puede reducir hasta el 10 por ciento del poder lumínico de las lámparas.

Las luces son un elemento fundamental para transitar de forma segura en un automóvil. Es necesario que funcionen correctamente y que estén bien reguladas, ya que son las guías en la conducción. En el marco de la ya clásica campaña de seguridad vial, Cesvi y Citroën presentan una serie de recomendaciones para no quedar “a ciegas” al volante. “Aproximadamente, el 80 por ciento de la información que recibimos cuando manejamos ingresa por nuestros ojos”, explican los especialistas. A continuación, los consejos:

LA ALTURA JUSTA
La regulación correcta del sistema de iluminación resulta esencial para ver lo suficiente sin deslumbrar al resto de los conductores. Controle periódicamente la altura de los faros, luces de posición, intermitentes y frenos. Si el reglaje es alto, se deslumbra a los demás, en especial cuando el coche está cargado. En cambio, si los faros están regulados bajos, se produce una falta de visibilidad que se acentúa en la frenada e incrementa la fatiga visual. Otro aspecto a tener en cuenta es la fijación de las lámparas y de los faros, ya que si están mal fijados pueden generar vibraciones que acabarán por destruir su lámpara.

TIERRA A LA VISTA
Si los faros u ópticas están sucios se reduce la distancia de alumbrado y aquella desde la cual es visto. Apenas una capa de polvo puede disminuir la eficacia en un 10 por ciento. Por eso, mantenga limpios los cristales para permitir una buena visibilidad y evitar reflejos y deslumbramientos. Algunos vehículos vienen provistos de un sistema lava-faros que, accionado por el conductor, mantiene limpia la superficie. Además, controle que no se acumule humedad ni condensación en el interior de los faros y ópticas porque también pueden perjudicar el funcionamiento de estos elementos.

INTENSIDAD Y EFICIENCIA
Es conveniente verificar la intensidad de las luces y reemplazar la lámpara si ésta fuera deficiente. Esta práctica preventiva le permitirá tener una óptima visibilidad en todo momento y no se verá sorprendido ante una repentina rotura de la lámpara. Por lo tanto, si una de ellas dejara de funcionar, se deberían cambiar ambas, ya que el reemplazo de una sola tendría como resultado una iluminación despareja.

Para conocer todas las recomendaciones de Cesvi y Citroën, ambas compañías invitan a visitar el sitio www.programa-acs.com.ar

Compartir:

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *