CarsMagazine giró a fondo en el Citroën C-Elysée WTCC

Por invitación de Citroën Argentina, giramos en el auto campeón del Mundial de Turismo. Sébastien Loeb nos llevó a fondo. Y “Pechito López” nos contó el secreto…

co-driving-citroen-1Loeb nos llevó a fondo en el Citroën C-Elysée WTCC en el Autódromo de Buenos Aires.

new-mePor Martín Egozcue
martin.egozcue@carsmagazine.com.ar

Por haber trabajado muchos años como periodista de automovilismo deportivo, ya había vivido la experiencia de subirme a un auto de carrera. Entre otros, giré con Noberto Fontana en TC2000, con Juan Manuel Silva en Turismo Carretera y con Marcos Ligato en WRC. Pero creo que nunca, jamás, había andado tan rápido como en el Citroën C-Elysée campeón del FIA WTCC.

Cuando sonó el teléfono y desde Citroën Argentina me cursaron la invitación para sumarme al Co-Driving que iba a realizarse en el Autódromo de Buenos Aires, creo que no dejé que Soledad Bereciartúa, Responsable de Comunicación, terminara de hacerme la pregunta… “Sí, ¿a qué hora es?”, la interrumpí. ¿Cómo dudar ante la posibilidad de subirme a un WTCC como acompañante de alguno de los pilotos de Citroën Racing en dicha categoría?

Hasta que llegué al autódromo en una mañana de lunes, en la semana de promoción que Citroën realizó ante el arranque del WTCC en Termas de Río Hondo, no sabía con cuál de los tres pilotos iba a subirme. Pero no era algo que me preocupara: con cualquiera de los tres, tenía la certeza de que iba a vivir una experiencia inolvidable. “Pechito” López, el campeón vigente del WTCC y el piloto argentino del momento; Yvan Muller, el máximo campeón, con 4 coronas, y el más ganador, con más de 40 victorias, en la historia del WTCC; y Sébastien Loeb, el nueve veces campeón mundial del WRC que desde 2014 encara un nuevo desafío, ahora acelerando en el automovilismo de pista.

Finalmente, mi nombre estaba anotado en el listado de copilotos que subirían junto a Loeb. En ese momento, faltaba más de una hora para mi turno, ya que la jornada arrancó con celebrities, deportistas y otros invitados especiales. Así, en cuanto vi que “Pechito” hacía una pausa mientras seguían girando sus compañeros (además del C-Elysée de WTCC, el Co-Driving también se realizaba con un DS3 WRC), me apuré para encararlo y averiguar con qué iba a encontrarme…

“Por ejemplo, si comparamos al C-Elysée con un Súper TC2000, que es la categoría más tecnología de Argentina, el auto de WTCC es mucho más rápido en las curvas. Ahora que estoy girando en el Autódromo de Buenos Aires, donde tengo referencias de un STC2000, te puedo asegurar que en el Tobogán el WTCC va mucho más veloz. Está uno o tal vez dos escalones arriba en velocidad de curva… La clave de eso es la mayor adherencia que le imprimen tanto la aerodinámica, por contar con mayor carga, como los neumáticos, que se adhieren más al asfalto”, me explicó “Pechito”, con la misma amabilidad y humildad con la que me atendió allá sobre fines de los ’90, cuando le hice su primera gran entrevista, para la revista Corsa. Por entonces, López se iniciaba en el karting europeo soñando con la Fórmula 1.

Ahora bien, ¿cuál es el secreto para andar rápido en un WTCC? Según palabras del campeón, “la clave es acelerar pero siempre administrando el tren delantero, para evitar que patinen la ruedas”. En concreto, “Pechito” señala que “andar rápido en un auto de tracción delantera no es fácil” y que “es incluso más difícil que hacerlo en uno de tracción trasera”. ¿La razón? “El auto de tracción trasera permite ciertos márgenes, pero en el de tracción delantera no es sólo cuestión de acelerar, sino también de entender muchas otras cosas; hay que comprender qué es lo que quiere el auto y no pelearlo nunca”.

Para entonces, Loeb ingresaba a la calle de boxes del Autódromo de Buenos Aires y sí, el próximo era yo. Le di un apretón de manos a “Pechito”, le deseé lo mejor en la defensa del título en WTCC y salí corriendo hasta el C-Elysée. Segundos después, Loeb me llevaba a fondo en el circuito N° 6 (el que usó la F.1 en sus últimas visitas, a fines de los ’90) y creo que en esos minutos terminé de entenderlo todo.

Los mejores pilotos del mundo no son sólo los que más aceleran. Son los que tienen también la mayor capacidad para pensar mientras manejan y aquellos que logran sentir al auto, literalmente, como parte de su cuerpo, comprendiendo exactamente cada movimiento y reacción del vehículo.

Y estar allí sentado, viendo cómo lo hacen, no tiene precio.
_ _ _

FICHA TÉCNICA
Chasis: Citroën C-Elysée WTCC.
Motor: a nafta, con turbo e inyección directa.
Cilindrada: 1.598 cc, 4 cilindros en línea, 16 válvulas.
Potencia: 380 HP a 6.000 rpm.
Torque: 400 Nm a 4.500 rpm.
Tracción: delantera.
Transmisión: seis velocidades, secuencial con control manual.
Frenos: discos ventilados (delanteros, 380 mm; traseros, 300 mm).
Dirección: con asistencia hidráulica.
Llantas: 18 pulgadas.
Largo: 4,57 metros.
Entre ejes: 2,70 metros.
Tanque: 50 litros.
Peso: 1.100 kg como mínimo, con piloto incluido.

co-driving-citroen-2Además del C-Elysée, también había un DS3 WRC para que se subieran los invitados.

co-driving-citroen-3Muller, López y Loeb, los pilotos de Citroën Racing que pintaron sonrisas en sus copilotos.

co-driving-citroen-4Loeb dibujó espectaculares derrapes con un gran viejo amor, el Citroën DS3 WRC.

co-driving-citroen-5Por la adrenalina, casi olvidamos la “selfie”. La tomamos justo al bajarnos del auto.

Compartir:

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *