Autoclásica 2015: crónica de una fiesta mágica e impredecible

Más que una exposición, es la celebración de la cultura motor. Sensaciones, imágenes y sorpresas de un evento que genera alegría y emociones en chicos y grandes.

autoclasica-1Los Porsche 911 se lucieron en el centro de la exposición.

fede-somozaPor Federico Somoza (texto y fotos)
Editor de @Autazos

La exposición más importante de vehículos clásicos de la Argentina –Autoclásica–realizó su edición 2015 en los jardines del Hipódromo de San Isidro, del 9 al 12 de octubre. A continuación, la crónica de una fiesta repleta de invitados de lujo y música de motores…

UN LUGAR, INFINITOS RECORRIDOS
Autoclásica es un evento tan grande y diverso que admite múltiples formas de recorrerlo. Y –hay que decirlo– una sensación muy común es querer correr desesperado para estar en todos los stands al mismo tiempo. O a pesar del cansancio tras horas de caminar, querer dar “una vuelta más” antes de emprender el regreso.

¿Qué tiene de especial Autoclásica? Hay algo que es cierto: la calma de los jardines y la arboleda asemejan la experiencia del visitante a lo que sería recorrer un museo al aire libre, repleto de bestias metálicas de diferente belleza. Pero cuando se encienden los motores y comienzan las pruebas dinámicas en el pequeño circuito, Autoclásica se transforma, recibe una inyección de pasión y nos recuerda por qué somos fanáticos de los autos. Es que la velocidad, el sonido de un V8 y las sensaciones que el cuerpo recibe cuando un auto de carreras pasa acelerando son imborrables, no envejecen. Y si tenemos ese recuerdo tatuado en la memoria, el sonido lo hace regresar al instante. Mágico.

Además Autoclásica vive, respira y se mueve mientras uno la recorre. No hay dos jornadas iguales, y quizás el auto que hasta hace minutos no llamaba para nada la atención, de repente se pone en marcha y acelera para dejar boquiabierto a un chico que apenas llega con sus ojos a la altura del capot. Impredecible.

autoclasica-2Alfa Romeo Giulia TZ 64, figura del stand del Club de Autos Sport.

LAS SORPRESAS DE 2015
Hay que reconocer que Autoclásica siempre sorprende, incluso para los habitué de la muestra, aquellos que no se pierden una edición y reconocen –de lejos– a los autos que suelen estar casi todos los años.

Este 2015 hubo cambios en la ubicación de algunos stands, lo que benefició sin duda a las motos, que ganaron el enorme pulmón verde detrás del boulevard. Hubo círculo de la muerte, venta de cerveza y mucha música para ambientar la cultura motoquera. Sin dudas un acierto. En contrapartida, los clubes que exponían en este sector pasaron al jardín central y algunos sufrieron la falta de espacio para lucir mejor sus vehículos, casi estacionados uno al lado del otro.

autoclasica-3Entre las motos sobresalió esta agresiva Ducati SD 900.

Entre las gratas sorpresas se destacó el despliegue de Citroën con siete míticos DS, un auto que hizo historia en el diseño mundial y, por ejemplo, fue expuesto en el MOMA de Nueva York. También fue emocionante encontrar (y ver desfilar el sábado) al Baufer DB, auto también mítico pero de la capacidad creativa nacional. Un “one off” de llamativas formas y colores que seguramente será expuesto de aquí en adelante en numerosos encuentros para que lo vean en todo el país.

Ferrari se volvió a lucir como no sucedía desde 2012 convocando a 15 ejemplares (cuatro actuales que pusieron la piel de gallina al que tuvo la suerte de escucharlas rugir). Del resto, elijo destacar la 250 GT Lusso plateada y la Testarossa blanca, aunque todas tienen argumentos de sobra para ser elegidas y admiradas.

autoclasica-4El Torino 1 fue pintado sin restaurar y se puede ver su pasado bajo la pintura.

Porsche demostró en un reducido espacio por qué es otra marca que despierta enorme pasión. Sin presencia de clubes y sólo con el aporte de coleccionistas particulares, se exhibieron una docena de 911, la mayoría de variantes deportivas. El RS Clubsport (993) negro sin dudas fue el más fotografiado, agresivo y con el alerón más grande de todos.

Para paladares negros, las diez Bugatti expuestas junto a las Ferrari derrocharon glamour (muy llamativo fue ver la que corrió en Indianápolis en los años ‘20), al igual que el Mercedes 300 SL “Alas de Gaviota” gris oscuro que llegó al país desde Paraguay.

autoclasica-5Contrapunto entre el 911 RS Clubsport y el RS blanco de Hugo Pulenta.

Hilando más fino, la sorpresa agridulce de este año se podría decir que la dieron los Torino de Nürburgring. Los autos con más historia del automovilismo nacional, que recibieron un lugar especial en la muestra, volvieron a rugir en la pista y hasta dispusieron de una pantalla gigante donde un documental relataba en continuado su epopeya durante todo el fin de semana (siempre había decenas de personas que se enganchaban con su apasionante historia). Pero el apretado espacio no permitió apreciarlos con comodidad (el número 1 merece una nota aparte por su estado de parcial restauración luego de pasar años abandonado) y la cita no fue completa dado que el número 3 estaba en otro evento, en la ciudad de Azul, donde Cacho Franco era homenajeado el mismo fin de semana. Un problema de agenda que dejó trunco el homenaje.

Siguiendo con las buenas noticias de esta edición, Autoclásica volvió a mejorar en las pruebas dinámicas, que se hicieron cada 50 minutos con gran organización. Además, se sumaron gradas para que el público aprecie mejor el espectáculo. Lo raro fue el cambio de día para la ceremonia de premiación, del domingo al lunes. ¿Cuánta gente se enteró allí mismo que no podría presenciar el desfile de los ganadores?

autoclasica-6Lamborghini 400 GT 1968, único representante de la marca italiana.

TAMAÑO (Y VALOR) DE LOS JUGUETES
Esta conocida frase sobre lo que diferencia al niño del adulto quizá sirva para reflexionar acerca de qué propone Autoclásica y qué tienen en común todas las generaciones que están representadas allí. Seguir jugando a pesar de los años, preservar la pasión por un vehículo que quizá marcó la infancia de quien ahora lo puede exhibir orgulloso…

No se trata sólo de nostalgia por un pasado que se recuerda ideal (también la hay, con el “autojumble” que permite volver el tiempo atrás y encontrar literalmente “partes” de la historia de cada uno). Sino que también es un hobby que mantiene viva la llama de la pasión, permite un sano (y costoso) disfrute que se puede compartir en familia, con amigos y –por qué no– contagiar a los más chicos, quienes bien saben de juegos, sin necesidad de explicaciones.

Y LOS MEJORES FUERON…
El Best of Show de Autoclásica 2015 fue para el inmaculado Mercedes-Benz 300 SL 1955. Ya había ganado en la categoría post guerra europeos pequeña serie y así se repitió el resultado de la edición de 1999, cuando otro ejemplar del año 1957 se quedó con el trofeo. Entre las motos el máximo trofeo fue para una Brough Superior 11/50 1000 cc de 1938.

A continuación, el listado completo de los ganadores de cada categoría en Autoclásica 2015…

AUTOS

  • Post Guerra Europeos Gran Serie: Porsche 356 A Cabriolet
  • Post Guerra Europeos Pequeña Serie: Mercedes Benz 300 SL 1955
  • Contemporáneos Europeos Pequeña Serie: Aston Martin Db6
  • Contemporáneos Europeos Gran Serie: Citroen Id 19, 1962
  • Contemporáneo Americano: Ford Mustang 1966 Fastback
  • Competición Argentina: Baufer Chevrolet
  • Competición Argentina Monoplazas: Crespi Nsu Mini Junior
  • Competición Internacional: Torino 380 W Nro.2
  • Turismo Carretera: T.C. Ford Motor F 100 Ex Tuqui Casá
  • Artesanía Argentina: Baufer Dv
  • Industria Argentina Origen Europeo : Peugeot 403 1973
  • Industria Argentina Origen Americano: Torino 380 W
  • Micro coupé: Joseso
  • Ancestro: Krieger Electric 1898
  • Veterano: Austin 1911
  • Vintage Americanos: Packard 1929 Modelo 640 Custom Coupé
  • Vintage Europeos: Bentley 4,5 Lts
  • Mención Especial Categoría Vintage Europeos: Lancia Lambda Carrocería Zagato
  • Post Vintage Americanos: Cord 810, 1936
  • Post Vintage Europeos: Fraser Nash 1934
  • Post Guerra Americano: Cadillac 1956 Serie 62, Coupé Convertible
  • Maquinarias: Locomobile 1906 2 Hp Marca Rucston
  • Vehículos Comerciales: Peugeot D 4 A Furgon
  • Mención Especial Vehículos Comerciales: Colectivo Mercedes Benz Ho 317 1961
  • Vehículos Militares: Jeep M38 A 1, 1953

MOTOS

  • Vintage Europeas: All Right 1903
  • Vintage Americanas : Harley Davidson Boutrack
  • Pre Guerra Europea: Brough Superior 11/50, 1938
  • Post Guerra Europea: Moto Guzzi Airone 250 Cc 1949
  • Post Guerra Americana: Indian Cheef 1200 Cc Con Sidecar 1946
  • Contemporáneas Europeas: Ducati 900, 1977
  • Contemporáneas Japonesas: Honda Four Cb 750, 1977
  • Industria Argentina: Gilera 150, 1958
  • Scooter: Vespa 150 Cc, 1957
  • Ciclomotor: Inocentti 48 Cc, 1958
  • Motos de Competición: Norton Es2 500 cc. 1960
  • Personalizada: Honda Bfr 400, 1984
  • Sin Restaurar: Guzzi Airone 220 cc, 1949
  • Motos Artesanales: Gilera Jubileo 500 4 Cilindros

autoclasica-7Autounión que participó del reciente GP Histórico Argentino.

autoclasica-8La Bugatti Type 29/30 que corrió en Indianápolis en 1922.

autoclasica-9Ferrari se lució con más de 15 ejemplares. Una 308 y la Testarossa.

autoclasica-10Los Citröen DS fueron homenajeados. El rojo fue premiado por el jurado.

autoclasica-11Un Stuz acelera por el circuito de pruebas dinámicas.

autoclasica-12Detalle del Baufer DB, joya argentina que volvió a brillar.

autoclasica-13Honda CBX 1047, bestia de 6 cilindros con sólo 70 mil kilómetros.

autoclasica-14Abundaron los BMW Isetta pero este Heinkel se destacó entre los microautos.

autoclasica-15El premio Best of Show fue para este Mercedes Benz 300 SL de 1955.

Compartir:

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *