CarsMagazine

AMG: ¡1.327 CV bajo el pie derecho!


CarsMagazine (Por Martín Egozcue).- No es cosa de todos los días disponer de 1.327 caballos de fuerza (repartidos en tres autos, eso sí…) para exprimir a pleno en un circuito de competición. Dicha posibilidad la ofreció la firma AMG –perteneciente al grupo Daimler y que acaba de presentarse como marca independiente de Mercedes-Benz en la Argentina–, en una jornada destinada a la conducción de algunos de sus modelos de reciente lanzamiento local. La cita, en el Autódromo de Buenos Aires, resultó en un derroche de adrenalina que permitió comprobar, más allá de la brutal performance de cada uno de los vehículos, la efectividad de las ayudas electrónicas a la conducción. Es que el ABS, el control de estabilidad y el de tracción no tuvieron respiro a lo largo del día…

AMG acaba de iniciar en la Argentina la comercialización en forma oficial de cuatro modelos. Se trata del C 63 AMG, un sedán de 457 CV; del SLK 55 AMG, un roadster de 360 CV; del ML 63 AMG, un todoterreno de 510 CV; y de la berlina CLS 63 AMG, de 514 CV. Mientras que este último sólo estuvo en exhibición, los tres primeros se colocaron a disposición del periodismo para evaluar su potencial en el circuito Nº 5 del autódromo porteño. Una pista de recorrido corto (apenas algo más de 2.000 metros), pero que combina curvas lentas con otras exigentes o súper veloces, como el clásico “Tobogán”.



En el caso de CarsMagazine, uno de los primeros medios en salir a la pista en la mañana del miércoles 23, la experiencia comenzó con el C 63 AMG. Con un instructor como guía, cinco vueltas permitieron una primera aproximación al potencial del auto, difícil de explotar de entrada para quien no está acostumbrado a la conducción deportiva y de vehículos de semejante performance. Sin embargo, bien pudo comprobarse el bestial poder de aceleración del motor V8 aspirado de 6.2 litros, que entrega nada menos que 457 CV a 6.800 rpm, con un impresionante torque máximo de 600 Nm a 5.000 rpm, que resulta muy generoso en todo el rango de revoluciones. Con una aceleración de “0 a 100” de sólo 4,5 segundos, la sensación es, literalmente, la de hundirse en la butaca cuando se lo acelera en recta. Así, saliendo prolijamente de la Horquilla, se alcanzó unos 210 km/h al final de la recta principal. Una cifra que puede llegar hasta 285 km/h de acuerdo al limitador que se le aplicó al auto para el mercado argentino (en Europa se “planta” en 250 km/h).

Tras una pausa para reponerse de la conmoción, matizada con una carrera en el simulador de Fórmula 1 (decididamente tan complejo como la conducción real de unos momentos antes), el segundo desafío fue con el SLK 55 AMG. Allí, ya con la compañía de un piloto profesional como Martín Ponte (de experiencia en el automovilismo de fórmula a nivel internacional, y en la Argentina en categorías como TCP y TRV6), fue posible comprender rápidamente diferencias entre el SLK 55 y el C 63 manejado anteriormente. Al ser el “55” más liviano, su poder de frenado resulta mayor, pero por ser más corta su distancia entre ejes, el comportamiento resulta mucho más nervioso. Antes de recibir algunos consejos de Ponte, CarsMagazine hizo entrar en acción el ESP en varias de las curvas del circuito. Luego, aplicando las enseñanzas del valiente “coach” de turno, fue posible exprimir más de los 360 CV que entrega el motor V8 de 5.5 litros. Con 4,9 segundos para acelerar de “0 a 100”, la velocidad máxima al final de la recta fue similar a la del C 63 AMG, orillando los 200 km/h.



A falta de una tercera experiencia distinta sobre el imponente todoterreno ML 63 AMG de 510 CV, bien valió una segunda salida a la pista con el C 63 AMG, nuevamente con Ponte como instructor. Ya más confiados, se dejó de lado el modo “Directa” de la transmisión para ser uno mismo quien dispusiera de las siete marchas de la caja 7G Tronic, utilizando las levas ubicadas en el volante. A su vez, se pasó el ESP al modo “Sport”, que permite un cierto grado de sobreviraje (el paso siguiente sería la posición “Off”, sólo recomendada para expertos). Bajo esa configuración, otras cinco vueltas “a buen ritmo” y siguiendo al pie de la letra los consejos del “teacher” terminaron de convencer al periodista de que resultó realmente muy bueno… a la hora de poner a prueba todas las ayudas electrónicas a la conducción. Esas que, evidentemente, permiten que hasta el más inexperto pueda divertirse manejando tanta potencia.



NOTA RELACIONADA: Oficial: AMG desembarcó en la Argentina

En el siguiente video, filmado por la cámara de InfoRace, una vuelta al circuito Nº 5 sobre un ML 63 AMG en persecución de un C 63 AMG (duración: 1m34s)


Compartir:
CarsMagazine

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *